Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fernando Pardillo-Director General de Volvo Car Colombia, nos concedió la siguiente entrevista donde hace un balance del año 2018, cuenta su experiencia en el Salón Internacional del Automóvil y comparte las perspectivas de la marca sueca para este 2019.

Asimismo, se refirió al tema de los buses que adquirió Transmilenio, a los altos impuestos que tiene el sector automotriz, al elevado precio de la gasolina y al futuro inmediato de la movilidad.

fernando-pardillo-volvo-a

¿Como fue el balance de Volvo Colombia para el 2018? 

El 2018 fue muy positivo, cerramos creciendo a un 30,5%, lo que está muy bien teniendo en cuenta que para el sector no fue el mejor año. Algo que nos ayudó fue participar en el Salón Internacional del automóvil de Bogotá y el lanzamiento de la XC40 que es la nueva camioneta compacta de nuestra marca.

¿Qué impacto tuvo el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá para Volvo?

Participar en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá representa para nosotros más o menos un mes de ventas. O sea, un incremento comercial por este periodo, lo cual es excelente para nuestra marca. Otra ventaja de participar en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá es que al ser Volvo una marca que quizás no es de las más conocidas del mercado, siempre es bueno estar en un evento con nuestros competidores directos y que los consumidores nos comparen.

¿Qué diferencias encuentra usted entre el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá con los que se realizan en otras ciudades del mundo?

La diferencia fundamental es que el de Bogotá es un salón de venta; en cambio, en los otros países se trata de un salón de exhibición. Sin embargo, en Bogotá las marcas también están realizando exhibiciones e importantes lanzamientos como el que nosotros hicimos con el S60 que empezará a comercializarse en junio de este 2019.

A nivel de marca ¿qué impacto tiene el participar en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá?   

En cuanto a impacto de marca, creo que el participar en el salón de Bogotá es muy importante porque como dije, los modelos de Volvo no son tan conocidos y lo bueno es que allí los clientes potenciales podrán apreciar mejor nuestros diferentes automóviles.

¿Desde hace cuánto está Volvo oficialmente en Colombia? 

Volvo debe llevar unos 40 o 50 años en Colombia. Bajo el paraguas del consorcio hispano-chileno SKBergé que es un importador multinacional, llevamos desde mediados del 2013.

¿Qué cambios tuvo la marca Volvo al ser adquirida por una compañía china? 

Los cambios han sido muchos, pero muy positivos. Para resumir esto, hay que aclarar que la empresa china hizo una inversión financiera pero no se mete en la producción. Actualmente el presidente de la compañía y los demás directores son suecos y europeos en general.

Tal vez uno de los aspectos más positivos de esta inyección de capital, es que se pudo hacer una nueva plataforma y crear así la nueva gama de productos. Por tanto, nuestros carros aún se siguen construyendo en Suecia bajo estándares europeos. Próximamente tendremos una fábrica en China que estará enfocada en el mercado de ese país y otra en Estados Unidos la cual exportará a todo el continente americano.

¿Los vehículos Volvo son ensamblados en Colombia?

No, todos se importan. A Colombia traemos vehículos de las fábricas de Suecia y Bélgica y a partir de junio de este año, traeremos el S60 de la planta de Estados Unidos.

¿Qué tanto representa el mercado colombiano para Volvo? 

Bueno, para Volvo el mercado colombiano es muy pequeño. Sin embargo, pese a su tamaño en números, es muy importante porque es uno de los principales de la región. A nivel regional somos el cuarto mercado, el primero es Brasil, luego va México, Chile y enseguida nosotros.

¿Qué expectativas tiene Volvo en Colombia para este 2019? 

El futuro es bastante brillante, sobre todo por la renovación constante de la gama de productos que estamos haciendo. Por ejemplo, tenemos variedad de vehículos SUV que es uno de los segmentos que más crece en el mercado y adicionalmente, todos nuestros automóviles son muy tecnológicos, algo que le gusta mucho al consumidor colombiano.

Yo creo que Volvo tiene productos muy adaptados al consumidor colombiano y a la vez, va a la vanguardia de lo que quiere la población más joven como es un automóvil tecnológico, ecológico y conectado con su entorno.

En Colombia las expectativas son muy altas. En el 2019 esperamos crecer entre un 15% y un 20%, planeamos abrir nuevos concesionarios y esperamos seguir consolidando la marca en el país.

¿Qué opina de los altos impuestos que tienen los vehículos en Colombia? 

No es un secreto que en Colombia los vehículos son más caros que en otros países y que esto se debe a los altos impuestos. Por ejemplo, al precio de un vehículo importado hay que sumarle un IVA del 19% y un impuesto al consumo del 16%. En otros países, el porcentaje del IVA es muy reducido o no aplica y el impuesto al consumo no existe. Entonces, el consumidor colombiano paga como mínimo ese 16% de más.

Aunque ya se han venido reduciendo los aranceles en Colombia -y en el caso de Volvo no son tan altos-, este país sigue teniendo unos impuestos muy elevados. Aquí se ven desde productos traídos de Japón con el 35%, hasta de Europa que están en el 8.8%. Eso ocasiona que en Colombia haya un mercado más pequeño del que debería existir, la penetración de vehículos per cápita en Colombia es muy baja y sólo es comparable con países menos desarrollados de la región como puede ser Bolivia o Ecuador. Entonces, los altos impuestos están contrayendo el mercado.

Por otra parte, la compra de un vehículo también implica otros impuestos como el de matriculación, el SOAT, la circulación y el gravamen a la gasolina. En otros países lo que han hecho es reducir los impuestos a la compra para incentivar el consumo. Asimismo, en otros países tienen incentivos para renovar el parque automotriz que es uno de los problemas de Colombia porque este es muy viejo y en ese orden, el Estado saldría ganando porque generaría más ingresos por la renovación del parque automotor que por su mantenimiento.

¿En qué porcentaje cree que aumentarían las ventas de Volvo si se redujeran los impuestos que hay en Colombia a un nivel internacional?  

Yo creo que el mercado colombiano podría duplicarse.

¿Y qué opina del alto costo que tiene la gasolina en Colombia? 

El problema que tenía Colombia era que carecía de una refinería, ahora entiendo que cuenta con una muy grande. Por otro lado, es comprensible que se necesite recaudar de algún modo el presupuesto del país y que el impuesto a la gasolina representa una buena entrada para el Estado.

También habría que tener en cuenta el factor ecológico pues tanto la gasolina como el diésel contaminan y normalmente por ello se debe pagar un impuesto. No creo que subvencionar estos combustibles sea la solución, yo creo que el Estado debe subvencionar otro tipo de energías que no contaminen como puede ser el gas natural y la energía eléctrica.

¿Cree usted que en Colombia se deberían subvencionar los vehículos híbridos y eléctricos? 

Sin duda, eso hay que apoyarlo no solo desde el punto de vista comercial sino del ecológico. Si queremos cumplir con los acuerdos de París de los cuales Colombia es uno de los países firmantes, pues hay que implementar estas medidas ya que es la única manera de que la movilidad se vuelva más sostenible.

Esto es lo que ha pasado en el norte de Europa donde prácticamente, la mitad de los vehículos que se venden son eléctricos y eso es porque no tienen impuestos y no tienen restricción de pico y placa. Incluso, en Colombia se debería ir más allá e incluir a las motos eléctricas.

Tengo entendido que para el 2020 Volvo sólo producirá vehículos eléctricos, ¿es así? 

El compromiso de Volvo es que a partir de este 2019, todos los vehículos nuevos que lance nuestra marca tendrán un componente eléctrico. Al hilo de ese compromiso, para el año 2025, Volvo quiere tener en circulación un millón de vehículos que cuenten con algún componente eléctrico.

En Colombia ya estamos ofreciendo dos modelos de camionetas híbridas como es la XC90 y la XC60 y de aquí en adelante, introduciremos los nuevos vehículos híbridos que lance la marca. Creemos que estas dos opciones representan una gran solución para este país al ser vehículos híbridos enchufables que se pueden utilizar en la ciudad sin contaminar en modo 100% eléctrico. Y cuando se necesite salir a la carretera a un viaje largo, se puede utilizar el motor de combustión.

¿Cómo está Colombia en cuanto a cargadores eléctricos para automóviles? 

Hay muy pocos. En toda Bogotá creo que hay 15 o 20 máximo, otros tantos en Medellín y en las carreteras no hay. Yo sé que hay planes de electrificar la carretera que va de Medellín a Cali. Hablando con las empresas de energía me enteré que todas las carreteras de Colombia están electrificadas, sólo hace falta instalar la terminal del cargador.

Si las carreteras colombianas cuentan con electrificación, ¿por qué Volvo u otras compañías no instalan los cargadores?   

Creo que es muy buena pregunta. Habría que consultarlo con las empresas eléctricas. Nosotros por el momento obsequiamos el cargador de casa, es verdad que no hemos pensado en el tema de las carreteras que es un poco lo que hace Tesla en otros países. Su observación es muy buena y creo que Volvo y otras compañías de automóviles y las empresas proveedoras de energía eléctrica tenemos que sentarnos a hablar sobre el asunto.

En Colombia la energía eléctrica se produce en hidroeléctricas lo que la hace en teoría una energía limpia. No obstante, en países como Estados Unidos la energía eléctrica se produce con carbón. ¿Tiene sentido usar un vehículo híbrido o eléctrico en un país como Estados Unidos?  

Lo ideal sería que toda la energía fuera limpia como en Colombia, pero en la mayoría de países no es así. Sin embargo, existen estudios que indican que un vehículo híbrido o eléctrico que se recarga con energía no limpia, emite menos Dióxido de Carbono que un vehículo que utiliza combustibles fósiles como la gasolina o el diésel.

¿Cree usted que el futuro inmediato de la movilidad será eléctrico o existirán otras alternativas? 

Yo creo que de momento la movilidad va a ser híbrida y más adelante todo va a ser eléctrico. También habrá una fase en la que veremos toda clase de vehículos como pueden ser los que utilizan el hidrógeno o el gas natural. Pero sin duda, lo predominante será lo eléctrico porque es una tecnología probada y muy desarrollada. Por ejemplo, los vehículos eléctricos cada vez cuentan con mayor autonomía superando ya los 400 kilómetros y sus baterías se recargan cada vez más rápido.

Hace poco estalló una polémica porque la alcaldía de Bogotá adquirió un lote de más de 1000 buses diésel de los cuales Volvo proveerá gran parte, ¿qué nos puede contar al respecto? 

Dentro de Volvo existen dos divisiones diferentes, una es Volvo Group AB y otra es Volvo Cars. Por un lado, Volvo Goup AB se dedica a la fabricación de buses, camiones, maquinaria amarilla y hasta motores de barco. Por otro lado, Volvo Cars se dedica exclusivamente a la fabricación de automóviles. Sobre esto, debo aclarar que son dos compañías distintas y que incluso tienen accionistas diferentes como el consorcio chino que invirtió capital en Volvo Cars.

Por lo tanto, la empresa que yo lidero en Colombia no tiene nada que ver con los buses que adquirió la alcaldía de Bogotá.

¿En Colombia se comercializan las versiones Polestar y Excellence? 

Polestar empezó siendo la división de vehículos deportivos de Volvo. Sin embargo, ahora también se dedica a la electrificación. O sea, es una marca que le competirá directamente a Tesla con vehículos deportivos eléctricos como el Polestar 1.

Las versiones Excellence tienen un interior tipo ejecutivo para el ocio o el trabajo. Estas cuentan con nevera, mesas de trabajo, pantallas en el respaldo de los asientos delanteros, masajes en las sillas y otras características. Su precio se incrementa en aproximadamente unos 150 millones al valor normal del vehículo.

En Colombia, los vehículos optimizados Polestar y las versiones Excellence se venden bajo pedido. De hecho, ahora mismo nos encargaron una XC90 Excellence. Los vehículos como el Polestar 1 y el Ambience Concept aún no se comercializan en ninguna parte del mundo pero con seguridad, una vez sean lanzados al mercado también llegarán al país.

¿Qué tanta capacidad off-road tienen las camionetas XC90 y XC60? 

Nuestras camionetas tienen muy buena capacidad off road. En Suecia, donde son hechas, se cuenta con mucha nieve y toda clase de terrenos donde se ensayan. Me atrevería a decir que las camionetas Volvo pueden acceder al 99,9% de los caminos de Colombia. De hecho, ya las hemos probado en los llanos orientales en condiciones muy extremas y funcionan perfectamente. Y aunque las camionetas Volvo no cuentan con bajo como otros vehículos todoterreno, normalmente la gente no es tan extrema.

¿Por qué las camionetas XC90 y XC60 llegan a Colombia sin suspensión neumática, sin el equipo de sonido Bowers & Wilkins y sin otras características como el recubrimiento en cuero del salpicadero? 

Esto se debe a que a nivel general, el consumidor colombiano no está dispuesto a pagar el precio que tienen estos opcionales. Sin embargo, sí los vendemos bajo pedido.

¿Qué tanta personalización puede hacer un consumidor en un vehículo Volvo? Por ejemplo ¿puede pedir que la tercera fila de asientos sea abatible de forma eléctrica? 

Sí se puede pedir a través de nuestros concesionarios. Se hace un pedido a la fábrica y en tres meses el vehículo estará en Colombia.

¿Qué mensaje le gustaría enviarle a los clientes potenciales de Volvo que leen este artículo? 

Me gustaría comentar sobre los tres pilares que tiene la marca. Volvo tiene un primer pilar que evidentemente es la seguridad. Nuestra marca adquirió el compromiso de que a partir del año 2020, no habrán muertos ni heridos graves en ningún vehículo de nueva generación y estamos muy cerca de lograrlo.

El segundo pilar de Volvo es el confort y la comodidad para hacerle la vida más fácil a las personas, este pilar lo encarna la conducción autónoma. Nuestra marca es pionera en este tipo de conducción y de hecho ya tenemos vehículos que se manejan solos como los que planea utilizar Uber en Estados Unidos.

El tercer pilar de Volvo es nuestro compromiso con el medio ambiente vía electrificación de los vehículos. Además, nuestras fábricas ya están reduciendo de forma considerable sus emisiones de Dióxido de Carbono y empezando a fabricar con plástico reciclado.

🚘

🚘

🚘

Le invitamos a leer:

Entrevista a Jessica Passos, Gerente General de Jaguar-Land Rover

Entrevista a Daniel Galindo, Gerente de la marca BMW

Entrevista a Héctor Corredor, Director General de Mercedes-Benz Colombia

(Visited 1.374 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Análisis de la nueva realidad de los Estados Unidos

    [caption id="attachment_7180" align="aligncenter" width="1024"] Foto: AFP / El Tiempo.[/caption] La toma del Capitolio de los Estados Unidos, por parte(...)

  • Bogotá

    Conozca la grave conspiración que se fraguó contra la paz en Colombia

    [caption id="attachment_7159" align="aligncenter" width="950"] El Ex-fiscal Néstor Humberto Martínez Neira y el Presidente Iván Duque. Foto: Claudia Rubio /(...)

  • Bogotá

    Los políticos estadounidenses también deben respetar la democracia colombiana

    Mediante el anterior mensaje difundido a través de un tweet, la embajada de los Estados Unidos en Colombia le ha solicitado a los políticos, y particularmente al partido de gobierno, no inmiscuirse en las elecciones presidenciales que se realizarán este 03 de noviembre de 2020. Algo en lo que todos deberíamos estar de acuerdo ya que siempre debe primar el respeto hacia los procesos democráticos de otras naciones. Sin embargo, ¿ese respeto no debería ser mutuo? Es decir, ¿Estados Unidos no debería respetar de igual manera los procesos democráticos de Colombia y de los demás países de América Latina? ¿Acaso se están sobreponiendo las elecciones estadounidenses sobre las de otras naciones del continente? Sin duda, son preguntas difíciles de contestar, pero dadas las circunstancias deberíamos intentar responderlas. En teoría, los procesos democráticos de todos los países deben ser respetados por parte de las demás naciones del mundo. Es un principio básico de la convivencia internacional. Obviamente que también se debe garantizar el derecho a opinar sobre un determinado tema como pueden ser las elecciones de otro país, pues la libertad de expresión es parte esencial de la democracia. Tal vez el problema empieza cuando se traspasa la barrera de la libre expresión para inmiscuirse de manera directa o indirecta en los procesos democráticos de otro país con la intención de obtener beneficios particulares y/o réditos políticos. Barrera que suelen traspasar sin ninguna vergüenza los gobiernos, los políticos, las empresas y hasta personajes de farándula. Lamentablemente, este es un fenómeno propio de la globalización que utilizan las diferentes corrientes políticas para influir en las elecciones. Desde las élites que conforman la ultraderecha internacional que aprovechan casos como el de Venezuela para sembrar miedo con falsas premisas como el “castrochavismo”, hasta movimientos retardatarios que se autodenominan de centro o alternativos, pero que en realidad son élites conservadoras que impiden el cambio. Asimismo, vemos a los pueblos de nuestros países luchando por sus derechos bajo lo que conocemos como fuerzas progresistas. Paulatinamente, la humanidad ha entendido que todo lo que suceda en un determinado país terminará afectando al resto del mundo. Situación que ha sido propiciada por las relaciones internacionales, por las migraciones, por las actividades comerciales, por los medios de comunicación, por las redes sociales y hasta por la actual pandemia. De esta manera, tanto los problemas como las soluciones se han hecho globales. No obstante, siempre debe primar el respeto hacia la soberanía de los demás países. Uno de los ejes de esta coyuntura se evidencia en que los movimientos hegemónicos de ultraderecha se están radicalizando para no perder el poder que siempre han ostentado. Por eso, vemos a unos partidos políticos en decadencia desesperados por no perder las elecciones. Inclusive, al punto de traspasar las fronteras de su propio país afectando los procesos electorales de otras naciones. Una muestra más de que el poder no lo tiene la ciudadanía sino las élites, lo que es muy grave para la democracia. El caso más reciente y al que hace alusión la embajada de los Estados Unidos en Colombia involucra al partido de gobierno. El cual, ha generado una enorme polémica por, presuntamente, haber realizado actividades proselitistas a favor de un candidato a la presidencia de los Estados Unidos tanto en territorio colombiano como en territorio estadounidense. Actividades en las que, incluso, se presume la participación directa del actual embajador colombiano. Un caso que ha sido ampliamente difundido por la prensa y socializado por senadores de ambas naciones. De hecho, el pasado 24 de octubre los congresistas demócratas Gregory Meeks y Rubén Gallego manifestaron en una columna de opinión su rechazo a que varios políticos colombianos, que a su vez son miembros del partido de gobierno, estén abusando de su rol para influir en las elecciones estadounidenses. Una situación sin precedentes en las relaciones bilaterales entre Colombia y Estados Unidos y que denota la gravedad de que el partido de gobierno que preside Colombia ostente el poder desde hace tanto tiempo con la complacencia de los gobiernos de otros países, incluyendo el de los Estados Unidos. Si profundizamos en el tema, entenderemos que este caso es muy grave para la democracia ya que los políticos colombianos no fueron elegidos para realizar actividades proselitistas a favor de candidatos extranjeros ni para interferir en los procesos electorales extranjeros. Asimismo, sería muy grave que el actual embajador colombiano esté ejerciendo un descarado proselitismo a favor de un candidato estadounidense ya que esas no son sus funciones. Además, porque esto se puede interpretar como una interferencia directa del gobierno colombiano en las elecciones estadounidenses. No obstante, el problema es de doble vía ya que el propio presidente de los Estados Unidos y actual candidato a la reelección ha utilizado la estrategia del "castrochavismo" con la intención de captar el voto latino en estados como el de la Florida. De esa manera, ha asociado sin ningún fundamento a su contrincante con el socialismo mediante imágenes descontextualizadas de archivo con personajes como Nicolás Maduro. Asimismo, lo ha señalado de ser socialista por las opiniones que en el pasado manifestó a su favor el también candidato a la presidencia de Colombia Gustavo Petro, quien respondió al señalamiento y quien recibió una nueva respuesta atizando el asunto:     En otras palabras, la campaña reeleccionista del actual presidente de los Estados Unidos también se está inmiscuyendo en los procesos democráticos internos de Colombia al descalificar de forma irresponsable a un candidato presidencial como lo es Gustavo Petro. Del mismo modo, esa campaña está irrespetando a la justicia colombiana al felicitar al señor Uribe y calificarlo como “héroe” cuando salió de su detención domiciliaria en la cual estuvo por, presuntamente, haber cometido una serie de delitos de los cuáles aún no ha sido eximido. "Felicitaciones al expresidente Álvaro Uribe, un héroe, un exgalardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad y un aliado de nuestro País en la lucha contra el CASTRO-CHAVISMO. ¡Siempre estaré con nuestros amigos colombianos!", escribió Trump en su cuenta de Twitter: Otro caso que también valdría la pena recordar es el del senador estadounidense Marco Rubio, quien tuvo el descaro de viajar a la frontera colombo-venezolana para hacer política a costa del tema venezolano. Situación que afecta gravemente al hermano país, pero que también afecta a Colombia. Sin embargo, al populista de Rubio no le importó utilizar el sufrimiento de nuestras gentes para ganar votos en los Estados Unidos mediante un espectáculo deplorable. Además de lo anterior, hay casos que ya se pasan del oportunismo político al fanatismo como es la afirmación que hizo el congresista republicano Mario Díaz Balart a una emisora colombiana donde dijo que el expresidente Álvaro Uribe Vélez es como Abraham Lincoln, pero al estilo colombiano. Claramente, esa afirmación irrespeta tanto a los Estados Unidos como a Colombia al comparar a un personaje histórico como lo fue Lincoln con un personaje tan cuestionable como lo es el señor Uribe. Entonces, a la vez que la embajada estadounidense le solicita a los políticos de ultraderecha de Colombia no interferir en sus elecciones, permite que los políticos de ultraderecha de Estados Unidos interfirieran en los procesos democráticos colombianos. Asimismo, observamos que aunque la embajada estadounidense resalta la relación bipartidista que existe con Colombia, ha centrado esa relación en el partido de gobierno colombiano dejando a un lado a la oposición y a la ciudadanía. Algo que tiene como resultado el abuso de poder dentro de Colombia y la interferencia en las elecciones presidenciales estadounidenses. Es importante que en Estados Unidos se entienda que no está bien apoyar desmedidamente los intereses del partido de gobierno colombiano el cual además de ser extremista, está generando unos niveles de violencia, de corrupción y de pobreza nunca antes vistos. Además, no está bien ignorar a la oposición ni a la ciudadanía colombiana que está desamparada y que carece de garantías democráticas. Del mismo modo, en Estados Unidos deben comprender que quienes realizan lobby político en estados como el de la Florida, no representan al total de los colombianos, sólo a unas élites que buscan su propio beneficio. También sería bueno que los políticos de los Estados Unidos dejen de utilizar el tema de Venezuela para ganar adeptos ya que esa es una práctica propia de los populistas. Asimismo, deberían limitar sus campañas al territorio estadounidense sin inmiscuirse en los asuntos internos de países como Colombia. Del mismo modo, tanto el gobierno estadounidense como sus políticos y su embajada, deben dejar de usar los visados como herramienta de manipulación política, más cuando diversos organismos internacionales tienen sede en ese país. De hecho, los procesos de visado hacia los Estados Unidos deben ser modificados con el fin de que sean más democráticos e incluyentes. Estados Unidos es una gran nación, pero debe recuperar sus valores democráticos. Los estadounidenses necesitan volver a las aulas de clase para recordar que no son dueños del mundo y que deben respetar la cultura, el idioma y la soberanía de los demás países. Asimismo, deben entender que la democracia no consiste en satisfacer a toda costa los intereses de las élites, sino en buscar el beneficio de las mayorías. De igual forma, deben entender que la democracia no consiste en que todos piensen igual o sean iguales, sino en valorar y defender la diversidad y en realizar acuerdos en medio de las diferencias. Independientemente de quien gane las elecciones en los Estados Unidos, es claro que ese país deberá trabajar por optimizar su democracia. Esto incluye desde modificar el lenguaje violento de los partidos, hasta elevar el nivel ético de los medios. Asimismo, es claro que Estados Unidos deberá revisar su relación con Colombia de modo tal que se deje de priorizar la relación con el partido de gobierno, para también interactuar con la oposición y la ciudadanía.  

  • Bogotá

    ¿Cómo mejorar la seguridad vial?

    [caption id="attachment_7142" align="aligncenter" width="950"] Foto: Milton Díaz / EL TIEMPO.[/caption] La seguridad vial es cada vez más importante para(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Recientemente, el reconocido nobel de economía Paul Krugrman publicó en su(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar