Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Es usual pensar en un cuento como un escrito de por lo menos cinco o seis páginas a computador, lo que harían unas diez o doce en un libro mediano.

Pero la realidad nos sorprende cada día y, luego de ver algunos de los relatos más cortos (como siempre, de Borges y otros autores), llegué a lo que llamaré “cuentos verdaderamente cortos” (acabo de ver que les dicen microcuentos). Aquí va uno, como ejemplo.

EL UBICUO

Al salir de la ciudad de Sravasti, el Buda tuvo que atravesar una dilatada llanura. Desde sus diversos cielos, los dioses le arrojaron sombrillas para resguardarlo del sol. A fin de no desairar a sus bienhechores, el Buda se multiplicó cortésmente y cada uno de los dioses vio un Buda que marchaba con su sombrilla.



M. Winternitz, Indische Litteratur (1920).

Listo.

Eso es un cuento. Es decir, si lo dice Borges, yo le creo. Pero… ¿entonces qué es lo que hace cuento a un cuento? ¿No debería tener un inicio, una trama, un enredo, un final… definidos y suficientemente extensos?

En el libro que tengo ahora frente a mí hay muchos ejemplos de cuentos por el estilo. Se llama Cuentos breves y extraordinarios (el nombre es entendible) y contiene una nota inicial escrita por Borges y su amigo y escritor Adolfo Bioy Casares, en la que dan a entender que entre los dos escribieron todos los cuentos que hay en el libro.

Hay muchos, unos setenta u ochenta, creo yo. Encontré esta versión en PDF de todo el libro. Algunos son más largos que dos páginas, pero la mayoría tiene solo algunos párrafos de extensión. Todos los cuentos terminan con una cita, que yo supongo ficticia y que demuestra la diversión que les causaba a estos dos argentinos darle un contexto medio histórico a sus trabajos (entre los “autores” figuran personajes como Franz Kafka, Robert Louis Stevenson y Martin Buber, entre otros). Y más en este caso, cuando algunos cuentos son anécdotas persas de tres renglones, o historias chinas milenarias que hablan sobre reyes y viajeros guerreros. Hay relatos que me atrevería a llamar dadaístas, como éste,


PRESTIGIEUX, SANS DOUTE

El enmascarado subía la escalera. Sus pasos retumbaban en la noche Tic, tac, tic, tac.


Aguirre Acevedo, Fantasmagorías (1927).

y otros del estilo del que sigue;



LA ADVERTENCIA

En las islas Canarias se levantaba una enorme estatua de bronce, de un caballero que señalaba, con su espada, el Oeste. En el pedestal estaba escrito: Volveos. A mis espaldas no hay nada.



R.F. Burton, 1001 Nights, II, 141.

¿”Humorísticos”…?

En fin.

Unas últimas recomendaciones: “Historia de los dos reyes y de los dos laberintos“, que ya había aparecido en el Aleph, “Odín“, y el que sigue, que prefiero pegar completo y no utilizar un vínculo, para asegurarme de que lo lean porque me pareció excelente.

FINAL PARA UN CUENTO FANTÁSTICO

-¡Que extraño! -dijo la muchacha, avanzando cautelosamente-. ¡Qué puerta más pesada! -La tocó, al hablar, y se cerró de pronto, con un golpe.
-¡Dios mío! -dijo el hombre-. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡Cómo, nos ha encerrado a los dos!
-A los dos, no. A uno solo -dijo la muchacha-. Pasó a través de la puerta y desapareció.

I.A. Ireland, Visitations (1919).

dancastell89@gmail.com

(Visited 803 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Quienes tienen seres queridos que están desaparecidos, suelen soñar con ellos.(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. leunamcrowley

    Excelente entrada!
    Esperaba encontrar aquí “El dinosaurio” de Augusto Monterroso, que es el cuento corto mas popular. Qué bueno que nadie lo habia puesto, para tener el placer de ponerlo yo.

    El Dinosaurio.
    “Y cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba ahí”.
    Fin

  2. Muy buena nota , y magnífica referencia . Realmente es un libro (antología de microcuentos ,si se quiere)
    en pequeño formato, pero contiene fantásticas narraciones, paradojas, que, aunque breves , hacen reflexionar al humano que lo recorra. Bien amigo dancastell , esta es la forma ( y el arte ! ) de inducir a la lectura . Ojalá el periódico El Tiempo , dedique más páginas y artículos a este género . Bien, bien .

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar