Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La muerte es responsable de las mejores cosas que tiene la vida. Es una compañía constante y generosa. A veces nos olvidamos de ella a propósito. Le tenemos miedo y repulsión. Hemos creado una imagen de tristeza ante la muerte y es injusto porque la vida no tendría sentido sin ella.

Como nunca antes en la historia reciente, hemos podido compartir un relato común en todo el mundo. El contexto de una pandemia no discrimina sexo, religión o nacionalidad. El temor más grande es que muera un ser querido, uno que otro conocido o nosotros mismos, por supuesto. Pero, ¿Por qué nos acordamos de la muerte hasta ahora si siempre ha estado ahí? Aunque no vemos el virus, sí observamos asombrados sus efectos: desde un primer ministro en cuidados intensivos hasta cientos de muertos a diario y cadáveres en el suelo, como en Guayaquil.

Pareciera que el apego a la vida ignora que el motor de la misma es saber que todos nos vamos a morir. Lo más interesante es que no podremos saber cuándo exactamente. Claro, hay más probabilidades sobre personas con enfermedades terminales, ancianos y ahora víctimas de un nuevo coronavirus. Pero la muerte realmente no tiene consideraciones por ninguna intervención divina, qué bueno, porque si hay algo que no deba ser solemne es la vida y la muerte.

La muerte es una aliada, incuestionable a veces, a quien no le damos razón por sus decisiones, sentimos rabia con ella, nos destroza en mil pedazos por haberse llevado a lo que más queríamos. Al mismo tiempo nos estimula a ser cada día mejores, aprovechar el tiempo, dedicarnos a lo que nos gusta. Qué sensación más sublime sino tocarnos el rostro, sentir la piel de los brazos, verificar los sentidos uno por uno, valorar que estamos con vida.

Es tan generosa que nos ha puesto a comer, otra vez, del árbol de la ciencia, menospreciada en tiempos de fanáticos y vendedores de humo. Nos obligó a tomar una pausa, a replantear la esencial, a desplazar lo material por lo realmente importante. Y claro, ha sacado lo peor de nosotros también: el egoísmo, la falta de solidaridad y empatía, el conflicto interno que significa ya no ser el ombligo del mundo, el “inconsciente colectivo”, como dijeron Mercedes Sosa y Charly García.

La muerte nos reta. Es quizá este el momento de afrontar conversaciones pendientes, soltar nudos de la garganta, despojarnos de rencores pasados, amar sin prevenciones, declarar amor sin condiciones. No es fácil. Es, por ejemplo, el reto más grande de mi vida. Pero si no es en el fin del mundo, ¿cuándo? Después de todo, dijo Benedetti, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida.

Adenda: La utilización de la muerte para sensiblerías como los aplausos a los médicos y personal de salud, es una práctica cosmética, manoseada por la clase política. No hay mayor hipocresía que decirles “héroes” o “mártires” a quienes trabajan con las uñas por salvar vidas. Colombia, como tantos países, destina más dinero al sector defensa que a la salud. Eso va a pasar factura.

(Visited 427 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Creador del Podcast 'La interviú'. Reportero de Vía Pública de Colmundo Radio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

  • Entretenimiento

    No hay nada como el papel

    Por estos días vi 'The Post' (2017), una película ambientada en 1970, dirigida por Steeven Spielberg y protagonizada por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar