Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Trump perdió las elecciones. No ocupará más la Casa Blanca hasta dentro de unos pocos días. Sin embargo, sus valores y apuestas siguen vigentes. Me explico. Desde el plano electoral los resultados arrojan que el nuevo presidente es el demócrata Joe Biden y que tendrá durante su gobierno una estrecha mayoría en Senado y Cámara. Pero, si entramos a revisar las cifras en detalle, encontramos que no todo es victoria. Por un lado, Trump no solo mantuvo su votación de 2016 (cerca de 63 millones de votos), sino que la aumentó bastante en 2020 (un poco más de 74 millones de votos). A pesar del incremento en el censo electoral, no se puede desechar la premisa de que los republicanos lograron fortalecer su voto y revirtieron a las encuestas y medios de comunicación que daban como ganador absoluto a Biden.

Dividamos el mapa estadounidense por votantes: Trump sería presidente si solo hubieran votado los hombres o las mujeres blancas. Eso sin contar que el republicano obtuvo más voto latino que en 2016. Por ejemplo, en estados como Ohio y Georgia, Biden perdió el apoyo de latinos que había conseguido Clinton. Estados clave como la Florida y Texas se mantuvieron en rojo. Y Pensilvania, Arizona y Wisconsin tuvieron resultados muy estrechos, donde Biden solo ganó en las ciudades grandes y la diferencia es mínima. Sin pandemia, dicen algunos analistas, Trump habría sido reelegido.

Entonces, ¿qué es lo que tiene Trump o lo que representa que sigue cautivando a millones de votantes? En primer lugar, es un error decir que todos los votantes republicanos son iguales. Es una salida fácil generalizar sobre las motivaciones que tienen quienes ratificaron su voto por Trump de 2016 a 2020. Propongo un análisis en matices. Es cierto que hay valores aglutinantes: el rechazo al status quo y la figura del outsider, creencias religiosas que rayan con el fanatismo, la promoción de valores patrióticos exacerbados— Make America great again”—, defensa a la tenencia de armas, propuestas y promesas populistas en la mayoría de los frentes y una “visión empresarial” de lo público. No todos los votantes de Trump comulgan con todas sus facetas o apuestas. Los hay moderados, sobre todo ciudadanos de partido, que votan rojo por disciplina o que defienden valores conservadores, republicanos en su mejor definición.

También hay una amplia mayoría que ve en el magnate una figura que representa su forma de vivir o su estilo de hablar, como los rednecks o cuello rojo, una población rural— o de ciudades como Detroit—, clase trabajadora, que podría agruparse al mismo tiempo en lo que se conoce como la “América profunda”.

No menos importante, existen los fanáticos, neonazis, promotores de teorías de la conspiración y negacionistas de la evidencia científica — como contradecir que la tierra es redonda o que las vacunas son necesarias— y el cambio climático. Estos últimos tienen rostro, algunos de ellos hacen parte de QAnon, un ejército informal de extrema derecha estadounidense que logró hace poco (casi nada) asaltar el Capitolio de forma violenta para impugnar los resultados de las elecciones. ¿Qué tanto afecta a Trump o a sus seguidores que algunos fanáticos hayan cometido el atropello de las últimas horas? Muy poco. Según una encuesta reciente de YouGov, el 45% de los republicanos apoya a los asaltantes del Congreso.

Hay, incluso, jóvenes trumpistas que no reúnen ninguna de las características anteriores. Algunas encuestas citadas en medios norteamericanos arrojan que muchos de ellos están de acuerdo con la política migratoria republicana o con las leyes que promueven el primer empleo, incluso con el discurso de la libertad y el desarrollo norteamericano, desde una perspectiva de potencia mundial.

En definitiva, ninguno de los tipos de votantes de Trump se puede subestimar.

Seguramente al mitómano, megalómano, excéntrico y aborrecible de piel naranja le quedan pocos años de vida. Pero lo que logró unificar alrededor de su política seguirá más vivo que nunca, como una fuerza que se resiste a desaparecer casi como la existencia misma de los seres humanos. Porque eso somos, en alguna medida. Todos tenemos algo de Trump en nuestras democracias, en el sistema, en nuestra forma de ser, aunque no queramos aceptarlo. Lo que perdió Trump, insisto, fueron las elecciones, pero las creencias, valores y posiciones siguen intactas en millones de personas, no solo estadounidenses, sino en el mundo entero, como las decenas de líderes mundiales que emulan ese modelo.

Cuando termino de escribir esta entrada, Twitter decide volver a darle acceso a su cuenta a Trump, quien publica un video donde promete una transición pacífica a Biden y rechaza la violencia —que él mismo promovió— ocurrida en el Capitolio. Termina su corto discurso diciéndole a sus seguidores: “(…) Hicimos un gran trabajo. Este es solo el comienzo”. Yo también lo creo.

Nicolás Rivera Guevara

@soynicolasrg

(Visited 2.570 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Universidad Javeriana. Creador del podcast 'La interviú'.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    Realmente, ¿qué tanto perdió Trump?

    Trump perdió las elecciones. No ocupará más la Casa Blanca hasta dentro de unos pocos días. Sin embargo, sus(...)

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La serie coreana de Netflix "El juego del Calamar" (Squid Game)(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. gustavoperez0707

    La interpretación del caso TRUMP muy acertada y muy pragmática. Eso es: un outsider, mitómano, megalómano y todo lo que se quiera pero de todas maneras alguien que significa mucho en el alma americana. De todas maneras EU no volverá a ser el mismo después de TRUMP. Me gustó de TRUMP su oposición al establecimiento, su coherencia con lo que prometió y cumplió en su gobierno, bien o mal, no importa: cumplió y eso llama la atención y causa escozor en sus oponentes, en unos medios disociadores y con un poder que consideran omnímodo y que replican lo de GOËBELS: una mentira repetida mil veces se convierte en verdad…

  2. Nicolás, tristemente se afirmó que las redes sociales oscuras y fox han sido promotoras de distribuir un mensaje antidemocrático de ilegalidad, corrupcion, y violencia, que ha estado semioculto en algunas mentes ultraderechistas, febriles desde tiempos del reinado del facismo y kkk. Un demagogo corrupto con mente sicópata narcisista hizo acceptable esas aberraciones bajo un velo de falsedades diarias para esas gentes que aceptan el irrespeto, la vulgaridad como norma.QUE TRISTE. Sin embargo hay otros millones y millones con hidalguia, decentes, que sueñan y quieren que su nación vuelva a tener dignidad. Trump dejo a USA sin dignidad, humillada y avergozada ante el mundo..

  3. adriana504859

    Muy buen texto. Punzante, equilibrado y preciso. Trump es un fruto político de un árbol de pensamiento colectivo, que con toda seguridad nos brindará mas personajes cortados por la misma tijera.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar