Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La crisis derivada del nuevo coronavirus ha impulsado a la ciencia a dar resultados para mitigar los efectos de la pandemia. Todos los días ponemos nuestras esperanzas en la carrera por la vacuna. Sin embargo, al mismo tiempo hay otras investigaciones e iniciativas que vale la pena reconocer. En Colombia el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación creó “MinCienciatón”, una iniciativa para financiar con $26.000 millones de pesos proyectos de investigación e innovación que aporten a problemáticas de salud. En la fase final aprobaron 25 proyectos para su financiación.

Destaco algunas iniciativas lideradas desde la Universidad Javeriana, institución en la que estudio. “Eficacia y seguridad del extracto P2Et en el tratamiento coadyuvante en pacientes con covid-19” es un proyecto pensado desde un fitomedicamento —medicamento de origen vegetal— desarrollados a partir de los frutos secos de la planta Caesalpinia spinosa conocida como “Dividivi”. Quien dirige la investigación es Susana Fiorentino, doctora en Inmunología, que puntualizó para la ‘Revista Hoy’ en la Javeriana: “Este fitomedicamento podría disminuir la inflamación, el daño pulmonar y la carga viral en el organismo, lo que conlleva a una rápida recuperación de los pacientes”.

Así mismo, otra investigación titulada: “Desarrollo y evaluación de modelos matemáticos y epidemiológicos que apoyen la toma de decisiones en atención a la emergencia por Sars-Cov-2 y otros agentes causales de IRA en Colombia utilizando data analytics y machine learning”, será fundamental para que los mandatarios y tomadores de decisiones en todo el país enfrenten el covid-19 y otras enfermedades respiratorias agudas. Este modelo genera claridades sobre necesidades y recursos requeridos y disponibles. Liderado por Magda Cepeda Gil, doctora en Epidemiología.

Sabemos que el personal de salud ha dado lo mejor para salvar miles de vidas. Aún sin las herramientas y condiciones necesarias. Por eso varias instituciones como el Hospital Universitario San Ignacio, la Fundación Universitaria Sanitas y la Universidad Nacional, entre otras, se unieron para impulsar la “Efectividad del uso de elementos de protección personal más hidroxicloroquina para la prevención de la transmisión de Sars-Cov-2 a trabajadores de la salud”. El fármaco hidroxicloroquina podría ser usado potencialmente para adherirlo a elementos de protección de personal médico como batas, guantes, protección ocular y mascarilla quirúrgica y respirador N95. Necesitamos blindar a los trabajadores de la salud expuestos. Este proyecto le apunta a eso. Esta investigación es liderada por Sandra Valderrama Beltrán, magíster en Ciencias Médicas.

Todo lo anterior, sin embargo, no es suficiente. El problema es que en Colombia llevamos más de 50 años atrasados en investigación científica, según nos dijo en una nota para ‘Directo Bogotá’ Susana Fiorentino, doctora que lidera el primer proyecto descrito: “Si la visión y el panorama no cambia veo negro el futuro. La pandemia ha desnudado las falencias de Colombia y otros países (…) No existe una decisión política seria sobre la ciencia. Perdimos sesenta años en investigación”.

Es un problema heredado de gobierno tras gobierno. Ya lo he dicho en este blog: ojalá la pandemia sirva para que no solo la gente, sino los mandatarios en el mundo y en Colombia impulsen la ciencia más que al sector Defensa. O que al menos, el gobierno Duque, sin ruta en la mayoría de los temas, apoye con vehemencia a las universidades e instituciones que le apuestan a la investigación. Ellas y ellos, la comunidad científica y el personal de salud, le siguen poniendo el alma todos los días. Mil gracias.

(Visited 423 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Universidad Javeriana. Creador del podcast 'La interviú'.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    Realmente, ¿qué tanto perdió Trump?

    Trump perdió las elecciones. No ocupará más la Casa Blanca hasta dentro de unos pocos días. Sin embargo, sus(...)

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

3

La gente agolpada alrededor de la cancha de arenilla quiere ver(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar