Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En mi blog, de hace dos semanas, “la noticia esperada” era que se retirara la reforma tributaria para el lunes 26 de abril. Bueno, como ya saben, les tomó una semana más de lo necesario, 17 muertos y 800 heridos, a quienes deciden, y la demora desencadenó un fenómeno de violencia, que esperamos que pare pronto, ojalá no echándole más fuego a la candela, sino tomando las medidas integrales adecuadas. Lo que aquí escriba sin olvidar ni un segundo que ¡estamos en pandemia!

Mi total rechazo a la violencia, al vandalismo, la delincuencia, a los actos presentados posteriores a las marchas y al uso de la FFMM en acciones policiales que no son su razón de ser, en especial para reprimir expresiones de rechazo a una reforma tributaria inoportuna, desproporcionada e inconveniente. La responsabilidad de lo que pase y deje de pasar no es delegable ni endosable, es de quien autorizó presentar una reforma tributaria de ese calibre en medio del pico más alto de la pandemia, una semana antes de un paro nacional y del día del trabajo, y que habían antecedentes que hacían prever lo que está pasando, el tamaño de esa irresponsabilidad será juzgado por la historia. Igual rechazo al concepto que quienes se oponen a la reforma son de partidos de la oposición y muchísimo menos simpatizantes de ningún supuesto precandidato, por ser un proyecto que nos hacía daño a todos. La responsabilidad no la presento aquí como un ataque, es solo para que se sepa que lo tenemos claro, en un país en el que cada uno juzga de acuerdo con el bando en que esté y sobre todo para que no se vaya a repetir lo mismo que causó la situación actual.

Por otro lado, por el bien de todos, es absolutamente indispensable y urgente abrir las vías y dejar que el aprovisionamiento del país vuelva a la normalidad, en esto sí debe hacerse uso adecuado de las FFMM, para restablecer el uso de las vías de comunicación que es parte de la seguridad que deben garantizar. El paro prolongado después del paro está completamente desvirtuado y ha degenerado en violencia sin razón, las acciones violentas posteriores al paro ya nada tienen que ver con las manifestaciones de los ciudadanos realmente preocupados por una reforma tributaria que era más el daño que hacía que lo que decía que supuestamente quería beneficiar. Para acabar con estas manifestaciones sin sentido hay que calmar los ánimos, en lugar de estar muchos pensando tozudamente en ver cómo convencen al país de que se deje poner más impuestos innecesarios, todos debiéramos estar concentrados en retomar el control de las vías, garantizar la movilidad del transporte logístico, si es del caso con caravanas protegiendo los insumos entre los productores y los consumidores, y acelerando la vacunación, la reactivación económica y otras medidas contra la pandemia. Es hora de pensar todos como colombianos.

A quienes permanecen en actos de violencia es bueno que sepan que quienes salieron a las calles pacíficamente reclamando contra la reforma tributaria ya no están en las calles, ahora se oponen a ese “Paro”, ya se logró el cometido que los manifestantes pacíficos querían y esperan pacientemente en sus casas que ese retiro se vuelva oficial en el congreso, aún no lo es, y que ojalá sea definitivo, pero sobre todo que cese la violencia que hace tanto daño como el que iba a hacer esa reforma tributaria. Si continúan los desmanes, los efectos de la violencia van a ser los que hubiera causado esa reforma tributaria, inflación, devaluación y ahí si pérdida de la calificación del país. En otras palabras, aumento del costo de vida, pérdidas de puestos de trabajo y escasez alimentaria, escasez que ya se siente por el bloqueo de vías e impedimento de que los trabajadores vayan a trabajar a producirlos. Es hora de mostrar que lo que buscaban las marchas sí era parar la reforma tributaria, no parar el país, seguirlo es mostrar que el paro solo sirve para crear violencia y una vez creada da igual si se consigue lo que se buscaba o era solo un pretexto para más violencia. Cada día adicional de violencia se demuestra que se busca cualquier cosa menos el bienestar de ningún colombiano.

También son urgentes muestras de verdadera intención de dialogo del gobierno, las señales iniciales después de retirar el proyecto han sido contrarias a mostrar diálogo. Tratar de hablar únicamente con algunos partidos, a ver si con eso es suficiente, y ascender al viceministro de hacienda a ministro de una cartera tan importante, como premio a participar en la presentación del proyecto que inició todo este previsible desastre, es más un desafío a los inconformes. Se necesitan acciones continuas y urgentes. Desescalar el momento de violencia que vive el país y mostrar una voluntad de diálogo es una parte fundamental de esta voluntad de querer arreglar la situación por medio de la conversación, no solo con los promotores del paro, que tampoco muestran voluntad, sino con los colombianos bien representados. Un arreglo velado con partidos o arreglos con el congreso lo único que produciría es manifestaciones contra gobierno y congreso y por ahí derecho se llevan a la justicia, terminando en colombianos contra los tres poderes, que seguro no se quiere como resultado.

Un decidido e institucional apoyo a las Fuerzas Armadas y sus reservas. Primero, quienes presentan o defienden la reforma tributaria dicen es para comprar aviones de combate, omitiendo decir que era un proyecto de antes de pandemia, mientras incluyen a sus miembros del presente y el pasado en impuestos en la reforma tributaria. Luego, en medio de zalameros mensajes de respeto, sugieren que el Ejercito sea empleado, esa secuencia de acciones relacionadas con las Fuerzas Armadas dejan mucho qué pensar y puede ser interpretada por la ciudadanía que primero la culpan en cierta forma de la reforma tributaria y luego envían a reprimir las manifestaciones en contra de la misma, aunque se espera que no sea una actitud deliberada para enfrentar a las Fuerzas Armadas con su pueblo, al cual pertenecen, al cual se deben y quieren entrañablemente; y un pueblo que las quiere y las respeta, lo que cada vez se ve menos de parte de quienes muestran adulaciones en las palabras y acciones en su contra en la realidad.

Las Fuerzas Armadas tienen la responsabilidad de fijar límites al uso de las armas como estrategia de un gobierno de usarlas para imponer medidas, que van en contra de los colombianos, con la seguridad que los resultados de la violencia es que las Fuerzas Armadas van a ser señaladas como las culpables de esa violencia, ya empezó en el país a verse como las culpables de la represión y no a quien les dan la orden, mientras en ningún campo se le resarcen las garantías que van perdiendo y por el contrario contribuyen cada día a ir quitando, en especial a las reservas, que se encuentran en apoyo decidido a las instituciones y a sus Fuerzas Armadas, a pesar del poco apoyo que reciben últimamente de esas instituciones. El apoyo decidido a que las Fuerzas Armadas recobren rápidamente el control del país, con base en el adecuado y oportuno uso de la inteligencia, el control y la fuerza. Esencial el ejemplo de respetar y hacerse respetar, en cada acción que emprendan.

No contribuyen al diálogo quienes hacen interpretaciones acomodadas de la actualidad, en un gobierno en que el dólar se ha disparado en varias ocasiones no pueden atribuir el aumento reciente de su valor a la reforma tributaria, en medio de los actos más violentos que haya vivido el país en muchos años, hay que llamar las cosas por su nombre, lo que causa una devaluación del peso es la violencia y la imagen deteriorada por la inestabilidad del país causada por la Reforma Tributaria. Esas avaluaciones públicas acomodadas, creyendo tontos a los colombianos, son los que nos tiene así.

Para terminar, la invitación a los organizadores del paro y a quienes se atribuyeron el éxito, muestren que el paro era por la reforma tributaria, a que se retiren todas las manifestaciones que evidentemente están siendo aprovechadas por fuerzas desestabilizadoras, que van a acabar definitivamente con el derecho a la protesta, ya que no se va a poder protestar más, por el peligro a que los desadaptados vuelvan el país un caos y ese caos no le hace bien a nadie. Las protestas se supone que son para lograr mejora en la calidad de vida y justicia social, el caos le quita a todos y le disminuye la calidad de vida a todos. A todos los causantes de esta situación: #NoMás!!!

(Visited 237 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ingeniero Naval Electrónico, Master of Science en Planeamiento y Gerencia de Recursos Internacionales de una universidad en Estados Unidos y Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá, más de 15 años en cargos directivos en organización sin animo de lucro y 10 en la empresa privada, incluyendo emprendimiento en la creación de dos empresas de tecnología. Profesor, exDecano, ex Director de Educación a nivel nacional, Ex-Vicerector y Ex-Rector de Entidad de Educación Superior

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todos tenemos un amigo que se llama Andrés, ¿o no? Si(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Mis primos eran reconocidos en el barrio por ser buenos conversadores,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar