Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Esta semana tuvimos una de esas malas noticias a que nos tienen acostumbrados a los colombianos: se rompió otro mal récord histórico del país, que también es común últimamente, el dólar llegó a $4000, llevando nuestra moneda al valor más bajo en 200 años. Nuestra moneda, una de las características que distinguen cualquier país, sigue en una recta de devaluación que inició desde el final del primer gobierno del presidente anterior, se mantuvo durante su segundo gobierno, y al iniciar este gobierno en lugar de cambiar esa tendencia -como parecían haberlo propuesto en campaña- la acentuó; como muchas cosas que queríamos corregir al elegirlos. El peso, nuestra moneda, el símbolo del prestigio de nuestra capacidad de manejar nuestra economía, lleva una tendencia a ser materia prima para carteras y otras artesanías, siguiendo el mejor ejemplo de un país al cual no nos queríamos parecer y que en campaña nos dijeron que los eligiéramos para que eso no pasara.

Lo increíble, es que el gobierno parece más preocupado de que no vaya a bajar abruptamente el dólar, en medio de semejante precio que afecta a todos, incluso a los que se alegran porque sus exportaciones dan mayor rendimiento en pesos, pero al final del mes sacan cuenta contra los egresos por importación de insumos y esa sonrisa desaparece; mientras el ministro de hacienda está preocupado que los dineros que van a entrar por la venta de Isa a Ecopetrol, unos 3500 millones de dólares – una reforma tributaria, la de 14 Billones(B) que habían propuesto en reemplazo de la reforma maldita de 32B, y que ya va en 15.2B – vaya a marcar una especulación alcista en el precio del peso. Con el dólar en su punto más alto en la historia, el ministro en lugar de ver que hace para bajarlo, está preocupado porque no se le vaya a bajar el dólar, por los factores normales del mercado cambiario, como es el ingreso de divisas.

Eso nos lleva a pensar en qué es lo que este gobierno y el anterior le han visto de bueno a que nuestro peso no valga nada y qué es lo que están haciendo para mantener esa tendencia tan grave y pronunciada de devaluación, en contra de todos los factores que han debido valorizar nuestra moneda. Porque el esfuerzo para matar nuestra moneda es muy grande, cuando en el país los indicadores que deben subir su valor son más que evidentes.

El año anterior y este ha marcado una de los indicadores más altos de entrada de remesas al país, en marzo 2021 alcanzó U$788.5 millones. Así mismo, la inversión extranjera directa no ha parado, con un incremento de 25.6% en 2019 con respecto al anterior; con la pandemia hubo una disminución mundial de esa inversión entre los países, por lo cual, al ser para todos, no debe afectar solo acá en algo tan relativo como el precio del dólar. Igualmente, antes de la pandemia, con la más alta en seis años el dólar no bajó.

Recientemente han entrado U$250 millones del Banco Mundial, ayudas internacionales para la pandemia y para los migrantes y otros, han aumentado exportaciones como la de carne, que tiene los precios al tope para los colombianos, el café y otros, todo eso sin nombrar dineros de dudosa procedencia, cuyas actividades, todos dicen, que se han incrementado en Colombia. Todos esos ingresos deberían haber llevado al dólar a la baja por lo menos al precio de $2.600, que le parecía escandalosamente alto a la pareja de candidatos que llegaron a la presidencia.

En estos momentos salen los sabios económicos de este país, los mismos que decían que si se elegía a quien elegimos, el dólar iba a estar por debajo de los $3000, a justificar la subida del dólar con la pandemia, como si fuera el único país del planeta donde está el virus y a sabiendas que el valor del peso depende de algunos factores internacionales que ahí si no los tienen en cuenta cuando  muestran la pandemia como causa de devaluación. Salen otros irresponsables a culpar de la devaluación la caída de una Reforma Tributaria que nació muerta y que hubiera, eso sí, causado una inflación y devaluación catastrófica, como la que inicio su inoportuna presentación con desmanes, violencia y delincuencia, además no controlados a tiempo, parte de la gestión que nos tiene en tantos problemas, que si pueden ser factor de devaluación, pero no tanto como para ir contra los indicadores mostrados anteriormente, que han debido valorizar el peso, no dejándolo jamás a ser la moneda más devaluada de los países emergentes en el mundo.

La siguiente es una curva del comportamiento de la divisa nacional con base en la gestión de gobierno de los presidentes que hemos tenido. Un peso que duró mucho tiempo con valores muy parecidos al valor de la referencia internacional, desde que esta existe como tal, y que a partir del gobierno de Belisario Betancourt inicia el desorden que llega a su máxima expresión con el dólar a $4000 de este gobierno, esta semana.

Devaluación del peso frente al dólar por periodo presidencial

Cabe mencionar la curva pronunciadamente ascendente en el gobierno del presidente Pastrana y la curva descendente del Presidente Uribe, en sus dos gobiernos, mostrando que si se puede reversar la tendencia, incluso durante dos gobiernos. Sin embargo, algo pasó a partir del final del primer gobierno de quien el mismo designó como su sucesor. A partir de ese punto se mantuvo la tendencia ascendente, trascendiendo esa tendencia durante todo su segundo gobierno y siguió imparable durante los tres años del gobierno actual, también designado por él.

Esto se hace incomprensible en un gobierno que logró tan favorable política económica, en cuanto a la tasa cambiaria se refiere. Que sus dos designados hagan llegar al dólar a su punto más alto en la historia económica del país, teniendo la formula para bajarla, nos obliga a preguntar ¿Qué fue lo que hizo que desde el final del segundo gobierno pasado les parezca tan bueno devaluar tanto? Antes de posar de experto en este tema lo dejo a manera de pregunta, y casi que a nombre de todos los colombianos, por si alguien quiere dar respuesta a este interrogante.

Estando a meses de las elecciones este es otro factor de decisión que debemos incluir al escoger el próximo presidente, ¿Quien es capaz de acomodar la gráfica así?:

El valor del dólar analizado con base en la curva de devaluación, cotejado con los periodos presidenciales, muestra que la tendencia en cada gobierno es constante y por ende es resultado del manejo de la economía de su respectivo gobierno. Las causas serían materia de discusión en otro blog.

Estos datos son hechos claros indiscutibles, las causas si pueden ser materia de discusión y, evidentemente, cada gobierno ha esbozado las excusas y razones, en especial los que más han devaluado el peso. Las causas y razones se pueden discutir pero la responsabilidad con los colombianos es claramente de cada gobierno y de quienes los elegimos en cada caso, lo cual nos lleva a pensar forzosamente en a quien vamos a elegir para el próximo periodo… alguien que siga haciendo lo mismo, que siga la misma tendencia, o alguien que la cambie definitivamente, pensando más en el país que en cualquier otra cosa.

En aras de tratar de cumplir con algo de lo manifestado en campaña cuando criticaban el gobierno anterior, que les parecía insostenible y aberrante el dólar a $2.600, este gobierno debe dejarlo por debajo de los $3.000, de lo contrario será otra de las muchas promesas, directas o insinuadas que dejará de cumplir y que definitivamente le restaran credibilidad a cualquier candidato de su partido que pretenda venir con las mismas promesas para las elecciones 2022, como los mismos miembros de su partido dicen: OJO con el 2022!

El solo anuncio de la entrada de dólares de la venta de Isa ya bajó un poco el dólar. El pico de $4000 no puede ser aceptado, en especial si hay tantas personas mostrando que no es fortuito, ni consecuencia de factores incontrolables, es algo que están haciendo que devalúa el peso. Debemos determinar qué es lo que hacen y por qué, a quién beneficia: a personas, a grupos económicos, a partidos o a quién, pero a los colombianos definitivamente no es. No queremos la moneda más devaluada del planeta.

 

(Visited 2.479 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ingeniero Naval Electrónico, Master of Science en Planeamiento y Gerencia de Recursos Internacionales de una universidad en Estados Unidos y Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá, más de 15 años en cargos directivos en organización sin animo de lucro y 10 en la empresa privada, incluyendo emprendimiento en la creación de dos empresas de tecnología. Profesor, exDecano, ex Director de Educación a nivel nacional, Ex-Vicerector y Ex-Rector de Entidad de Educación Superior

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="" align="aligncenter" width="312"] Afiche oficial de 'Encanto', de Disney[/caption] Twitter:(...)

2

José Saramago La viuda Alfaguara Lo increíble de esta novela es(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. eugeniopacifico901777

    Esta clase de artículos no son leídos por quienes deben decidir en las elecciones, la ignorancia de unos y la confusión intencionada asegura la continuación de lo que está y como está. Pasará mucho tiempo, décadas, para que el conocimiento cambie la situación de los colombianos, Aquí no sólo es el presidente, es todo un andamiaje en donde se tiene que atender cuidadosamente. De todas maneras muchos acontecimientos y noticias comienzan a dar pazo al pellizco personal, comunitario y nacional.

  2. juanechavarri0921

    En el fondo hay una creencia errada, la tasa de cambio no depende de una decisión personal de un presidente. Sus movimientos dependen de flujos y procesos económicos, en donde intervienen múltiples agentes con sus proyecciones, sus incertidumbres, y variaciones sobre la “confianza”.

    • Gracias por leerlo. La creencia general es que el dólar se manda solo y es resultado solo de factores externos, pero este blog trata de demostrar que la moneda es reflejo del manejo económico de cada gobierno, del cual cada presidente es responsable, nos quieren hacer creer que no, para evadir la responsabilidad, pero las tendencias en cada gobierno son claras en la gráfica. Además, entonces ¿la devaluación exponencial de Venezuela no es producto del manejo de la economía de ese país por parte de su gobierno? ¿es un modelo a seguir? ¿lo que pasa es que son de malas y se devaluaron? Y también, los actuales en campaña criticaban el dólar a $2600 del gobierno anterior ¿nos estaban engañando haciéndonos creer que el gobierno si tenía algo que ver con eso? No señor, cada gobierno tiene que asumir su responsabilidad y sus defensores a ultranza no pueden hacernos creer cosas diferentes a lo que muestran las cifras y las tendencias claras de las mismas. Lo raro es que las estadísticas de inflación no sean tan pronunciadas como las sienten nuestros bolsillos, pero el que las lleva si lo dice lo cambian! Con ese comentario que deja tácitamente la sensación que sabe más que los que tienden a tener esa creencia, sería muy útil que diera razones claras y que respondiera las preguntas que se hacen en el blog. Nuevamente gracias por leer el blog y participar

  3. Y que “culpa” tiene el gobierno si desde hace MUCHO tiempo el valor del dólar se rige por situaciones internacionales como si sube o baja el precio del petróleo, si baja o sube la tasa de desempleo en EE.UU. , o si la reserva de los EE.UU. sube o baja los intereses, o cosas “tan ridículas” , como lo que digan ricos y famosos como Bill Gates, Elon Musk, Richard Branson etc. El valor del dólar era mucho más estable cuando era el banco de la República quien fijaba la tasa de cambio …

  4. Que excelente articulo. Eso muestra la mediocridad de un gobierno, más circulante, fruto de la devaluación, fruto de créditos en moneda extranjera, para despilfarro y tratar de ocultar su mediocridad. Para los que queremos que los hijos se preparen mejor, nos sacan un ojo de la cara, por esta clase política miope e inepta.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar