Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Salí corriendo por el césped, los tacones se hundían en la tierra húmeda. Me sentí mareada, mis ojos se llenaron de lágrimas que sin contenerse desencadenaban un río de agua en mis mejillas. Aquel dolor definitivamente, no era comparable con ningún otro, nunca lo había sentido antes.

La multitud de rostros inexpresivos, de caras aparentes observaban a lo lejos la manera en que yo huía. Nadie intentaba detenerme. Murmuraba incoherencias para mis adentros mientras corría e intentaba contener el dolor, casi enloquecía. Ver a tantas personas, con esas ínfulas, prepotencia e hipocresía junto a él, me desesperaba.

Al pasar un rato, casi desvanecida, sin fuerza, tropecé contra una roca, rasgándome la media y raspándome la rodilla. Mi mirada se posó en la sangre de la herida, viéndola de manera borrosa por las lágrimas que aún no evacuaban. Apachurré los ojos para dejar escaparlas.

Al abrirlos, un par de zapatos negros, brillantes y finos se acercaban, alcé la mirada. Era él. Me lancé a sus brazos, rodeándolo con los míos con tal fuerza que casi sentí que caía al suelo cansada, pero la felicidad de aquel momento me impedía pensar en otra cosa que no fuera su presencia. Él respondió a mis abrazos con el mismo amor que antes, cuando estaba vivo.

Caminamos durante horas y escuchó mis problemas, le conté quien había sido leal tras su muerte y quién no. Fue una tarde inolvidable, siempre la pasábamos bien juntos, pero ahora era muy diferente, era necesario valorar cada momento. Le pedí perdón por los malos ratos y le agradecí por todo lo bueno, pero él detuvo mis palabras:

-Tranquila, tendremos mucho tiempo para hablar, ahora tú me vas a acompañar… Te queda poco- dijo mi abuelo mientras volvía a abrazarme y se desvanecía.

Justo en ese instante un sonido de “ti-ru-ti-ru-ru-ru-ru” se escuchaba a lo lejos, mis ojos fueron abriéndose a tiempo que mi mano, de manera automática, apagaba el despertador.

(Visited 552 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Daniela Castillo Manosalva es comunicadora social con énfasis en educación de la Universidad Santo Tomás. Empezó su carrera en diferentes espacios radiales, de allí se dio paso al mundo de la televisión, fue periodista y presentadora de la sección de cultura en City Noticias y productora de Invitados y libretista del Programa Bravissimo de CityTv. Sin embargo, su gran pasión siempre fue el mundo de las letras, así que se alejó de las pantallas para ser parte de Panamericana Editorial, lugar donde trabaja actualmente mientras cursa un máster en escritura creativa en la Universidad de Salamanca, España.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Resiliencia es sin duda una de mis palabras favoritas! Se entiende(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar