Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Entre las decenas de perros que deambulan por mi barrio, el que más me gusta es Cholo. Le puse así porque es un berraco, como el entrenador del Atlético de Madrid (o como mi suegro, que se llama igual), y porque me parece un nombre sonoro y con prestancia. Lo bueno de los perros callejeros es que no les molesta que les cambies el nombre, mientras les prestes atención, te están agradecidos.

Cholo me recuerda a Bogotá. Al principio no quería ser amigo mío, se mostraba reacio a olerme. Supongo que pensaría: yo no voy a darle papaya a esta vieja para que me trate mal. Pero poco a poco me lo fui ganando, con pedacitos de pollo, sobras del almuerzo y alguna que otra rascada detrás de las orejas. Y me enamoré de él perdidamente. Por su fidelidad y las historias que me cuenta. Historias de superación, de violencia, de perseverancia, pero casi nunca de amor. Cholo no es un romántico. Me dice que la vida lo ha hecho así.

Cuando me vine a vivir aquí, lo hice con recelo. Una ciudad que tiene 700.000 perros y gatos abandonados no me parece un gran sitio para vivir. Denota que las personas que allí viven no tienen sensibilidad alguna. Sobre todo viendo la cantidad de perros de raza que todos los domingos salen a pasear a la ciclovía. Pero me equivoqué. En parte.

Cholo nunca ha querido hablarme de su pasado, dice que le duele. Pero yo no paro de preguntarle, aunque él no suelta ladrido. No se si es porque en tiempos pasados estuvo en algún lujoso apartamento estrato 6 supremamente costoso y se deshicieron de él, o porque el “desechable” (cómo odio esa palabra) que lo acompañó durante años se murió, y Cholo, otra vez, se quedó solo. Tampoco me ha querido decir qué edad tiene. Puede que ahora no tenga el pelaje café brillante que lucía antaño, pero sigue siendo coqueto, y eso me gusta.

No deja que me encariñe con él del todo, como Bogotá. De vez en cuando me ladra, me enseña los dientes o simplemente me castiga con su indiferencia. Es para decirme que no baje la guardia, que el amor perruno no es para siempre, y que en cualquier esquina puede dejarme tirada como un cigarro y cambiarme por otra amiga con más plata y que le dé más comida.

 Sí, definitivamente, Cholo se parece a Bogotá.

@angela_verge

(Visited 2.520 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy periodista y profesora en varias universidades, para tormento de mis alumnos. Magister en Relaciones Internacionales y Diplomacia, Especialista en Comunicación y Conflictos armados, y otras vainas que, la verdad, no me han servido mucho en la vida. Soy inmigrante, que no extranjera. Hablo mucho para que me lleven la contraria.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Lo que es y no es periodismo

    Cuando una persona es corrupta o viola sistemáticamente la ética de su profesión es una falacia pensar que todo(...)

  • Opinión

    La ley mordaza de la que nadie habla

    Cuando nacieron la Ley de responsabilidad social en radio y televisión en Venezuela o la Ley orgánica de Comunicación(...)

  • Mundo

    Idiotas

    Idiotas, lo que se dice idiotas, siempre ha habido. Más o menos numerosos, más o menos reeducables, pero en(...)

  • Colombia

    Feliz día para el que lo merezca

    Todos los 9 de febrero hacemos lo mismo. Nos lamemos heridas, nos reafirmamos en que somos la berraquera y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Viajar desde Australia hasta Colombia implica literalmente cruzar medio mundo. Esta(...)

2

A Édgar Berrio desde muy joven la salsa le corre por(...)

3

La COP16 es una reunión multilateral, que abarca temas de biodiversidad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar