Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Quién es La Trapecista? ¿Acaso fue una ilusión? ¿O es una perfecta metáfora para hablar de la debilidad humana al momento de enfrentar la ausencia? La creación del escritor canadiense Reza Emilio Juma condensa en esta, su tercera novela, una profunda reflexión sobre el comportamiento de la mente humana, enajenada por el dolor, a tal punto de crear una realidad paralela que en vez de paliar dicho sufrimiento solo conduce a un nuevo abismo.

Reza Emilio recrea en La Trapecista el penoso viaje de Picasso, su protagonista, entre México y Canadá, heredándole el toque aventurero que también lo caracteriza. De sangre gitana, Juma nació en Toronto, pero muy joven se trasladó a España. Esa fue la punta de lanza para empezar un recorrido por el mundo que lo ha llevado a más de cincuenta países y de manera definitiva influye en su quehacer como escritor.

“Siempre estamos buscando algo, no solo el amor, también buscamos cultura, inteligencia, placer, la vida es una constante búsqueda”, afirma Reza Emilio, quién no oculta su satisfacción al señalar que esta novela es un homenaje a España, representada en el particular nombre de su personaje y sus padres, vinculando además el elemento surrealista que entraña la mención al artista español.

Pero La Trapecista es, ante todo, un thriller psicológico, que alude esencialmente a reflejar estados de psicosis y neurosis. “Picasso por suerte encuentra el amor en una trapecista, pero ella se esfuma de su vida y él no es capaz de recordar qué fue lo que le pasó, por qué no se acuerda de su desaparición, y esa búsqueda se convierte en una espiral decadente”, comenta Reza Emilio, quien dedicó buena parte de su tiempo a investigar sobre temas psicológicos para darle forma a su historia y brindar ciertas claves sobre la importancia de la inteligencia emocional cuando se enfrentan dificultades.

La Trapecista Obra de Teatro

Ahora La Trapecista llega al teatro gracias a una casualidad, cuando una actriz colombiana tuvo conocimiento de la novela e interpretó fragmentos de la misma en You Tube. Esa interacción con la historia fue del agrado de Reza Emilio, y solo fue cuestión de tiempo para que se cristalizara la posibilidad de adaptarla al teatro. Con la adaptación y dirección de Leonardo Zapata González, la compañía La Guache Teatro y la producción de Juliana Vivas Guerrero veremos la versión de La Trapecista en el Teatro Bernardo Romero Lozano de Bogotá (Calle 46 No 28-30) a partir de este miércoles 8 de mayo a las 7:00 p.m. Será la oportunidad de reconocer tanto el talento de Reza Emilio Juma como el de los creativos colombianos que se enamoraron de este drama para reinterpretarlo en carne y hueso, ojalá con la misma pasión que su autor ha querido imprimirle. Pueden ver más de su obra y seguirlo en sus redes sociales en la página www.rezaemiliojuma.com

De paso deja en el aire una nueva reflexión y es sobre la urgencia de volver a la narrativa como fuente para propuestas artísticas. Si en el teatro se producen aproximaciones a la obra de diverso autores, las posibilidades se multiplican en la era del streaming. Durante la Feria del Libro se preguntaba qué obra literaria de nuestro país bien podría llevarse al formato serie o película. Así que les traslado esa pregunta a ustedes, amigos lectores ¿Qué novela les agradaría ver en la pantalla grande o chica?

Para escuchar la entrevista completa con el autor de La Trapecista, escuchen el siguiente audio en el podcast de Radiodistractor

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com


(Visited 624 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar