Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El próximo 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes. Y como paciente diagnosticado quiero abrir un espacio no solo para compartir una historia de vida sino para reflexionar sobre cómo desde la producción cultural se ha generado alguna visibilidad relacionado tanto con la prevención como con los cuidados que debemos tener en el manejo de esta condición médica.

Para empezar, he experimentado vivir la enfermedad en solitario. Me preguntaba alguna vez si existen asociaciones para adictos al azúcar (aunque no es la única razón que desencadena la diabetes), pero surgió un tema aún más profundo: ¿por qué nos atemoriza aceptar que nos hemos alimentado mal desde la infancia?

En la casa o colegio nos hablaron de comer frutas, verduras y hacer ejercicio casi como mantras. Lo mismo pasaba en la publicidad: ahí venía la cantaleta en comerciales de cepillos con conejos sonrientes o, con un absoluto cinismo, en comerciales de chocolates. Pero eran indicaciones superficiales. “No comas en exceso”. Así como existieron las clases de Comportamiento y Salud hizo falta una de alimentación saludable. Tampoco se trataba de privarnos de las golosinas, pero pesó más en mi memoria infantil cientos de imágenes y canciones que hablaban de mundos coloridos y divertidos, toda una psicodelia almibarada. Vaya, si hasta para enamorar o ser gentil una caja de chocolates, la infaltable Jumbo o el huevo Italo eran apuestas ganadoras.

La primera advertencia la tuve a los 13 años con mi primera hospitalización por cuenta de un atracón de Trissitos, un pasaboca de maíz delgado con toque picante al que me pegué como calcomanía en pared. No tenía empacho en esconder bajo la cama los paquetes vacíos, esperando una oportunidad para deshacerme de ellos sin que lo notara mi mamá. Hasta que en un Domingo de Ramos se adelantó ‘La Pasión’: mi estómago era una bomba de tiempo, la fiebre escaló a 40º y el temor de una cirugía provocó en mí una sensación cercana a la demencia.

El episodio de gastroenteritis fue suficiente para apartarme de los paquetes por un buen tiempo, pero no así con los dulces, especialmente con los chocolates. Sin contarles que me encantaban los jugos en leche, especialmente los de guayaba y mora, el arroz en todas sus variedades y las papas, sobre todo las criollas. Aún me fascinan, pero trato de aminorar su consumo. Y para complementar, no he sido un fanático del deporte. Con todo lo anterior, más antecedentes familiares, era más que un candidato a colgar la medalla para desarrollar la Diabetes.

Me diagnosticaron de Diabetes Mellitus tipo 2 en octubre de 2014. Y es curioso como uno se relaciona con la enfermedad, sobre todo cuando empieza a descubrir sus síntomas y el efecto que causa cada medicamento en lo que llamo la primera etapa de la enfermedad, donde hasta la fecha la he tratado desde metformina hasta la semaglutida. He tocado extremos en cuanto a mi aspecto físico, de pesar 63 kilos a 88 y vuelvo a mi peso normal en un mareo de decisiones alimenticias donde el agua con limón es una “aliada”, pero en los momentos de estrés o desesperación solo quiero comer de lo que me privo como si en ello encontrara algo de sosiego, como si comer basura te hace sentir “normal”. Comparto acá un foro virtual que adelantó El Tiempo el año pasado sobre el futuro de la diabetes en nuestro país.

Bueno, ahora creo que voy a pasar a una nueva etapa. Quizá es hora de usar insulina, pues la semaglutida al parecer no ha sido efectiva. De otro lado, es poco lo que se cuenta de los episodios de la diabetes en los hombres. La balanopostitis (inflamación de glande y prepucio) es una de ellas y cuesta admitir que lo padeciste, pero cuando terminas en una ambulancia por cuenta de ella parece que has tocado fondo. Con el pánico que tengo hacia las agujas, esa noche hice el curso completo impartido por Jigsaw.

Si ahora se encuentran debatiendo los impuestos a los ultraprocesados por el impacto económico en la canasta familiar, piensen también si no impera un criterio algo mezquino al mencionar que una gran parte de los colombianos accede a ellos porque no les alcanza para nada más. Lo que necesitamos con urgencia es que reflexionemos sobre cómo hemos comido hasta el día de hoy. Si la conspiración domina nuestro entendimiento entonces esperemos a que las cifras de diabetes y demás enfermedades suban como la espuma, con el delirante argumento que el Estado como no nos educó bien ahora nos tiene que sanar como sea.

Tener responsabilidad sobre nuestra salud pasa por conciliar nuestras necesidades nutricionales con esos ‘gusticos’, pero hasta el más pobre sabe que no se vive de chitos y salchichas. Por eso es importante que se refuercen campañas para alimentarnos bien, cultivar algunos alimentos en casa, preparar comidas con lo que tenemos a la mano sin que la solución sea “un paquete de papas y gaseosa” para pasar el día, como seguro aún hacen estudiantes en universidades y colegios.

Aunque la decisión de cuidarme o no era mía, el entorno tampoco me ayudó para evitar la situación en la que ahora me encuentro. Solo queda hacer lo posible para convivir con la diabetes, soportar lo que venga a la vez que busque alternativas más saludables para llevar una vida funcional.

Si alguien desea compartir su experiencia puede dejarla en los comentarios o escribirme a mi correo. Podemos hacer un podcast para la semana del 14 de noviembre.

juanchopara@gmail.com

X: @juanchoparada

You Tube: @juanchoparada

www.juanchoparada.com

 

(Visited 1.210 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Un artículo reciente de El Tiempo nos compartía cuánto gana un(...)

2

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

3

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alfonsomauled0514

    Convivo con la diabetes tipo II desde hace años, en condiciones de salud aceptables hasta ahora. Lo que me dice la experiencia es que más allá de la dieta, que obviamente cuenta, lo mejor para mantener unos niveles de glicemia no alarmantes (entre 100 y 110) es el ejercicio diario, todo lo intenso que el cuerpo de cada cual pueda aguantar, y por una duración de 60 minutos. Todos los días, no de vez en cuando como hacen la mayoría de personas. Esa disciplina es fundamental. Ahora, lo que funciona a mi organismo es posible que a otros no. Pero nada se pierde con ensayar

  2. La glucosa, un tipo de azúcar, es la principal fuente de energía de las células que forman los músculos y otros tejidos.

    La glucosa proviene de dos fuentes principales: los alimentos y el hígado.
    La glucosa se absorbe en el torrente sanguíneo, en donde ingresa en las células con la ayuda de la insulina.
    El hígado elabora y almacena glucosa.
    Cuando los niveles de glucosa son bajos, como cuando no has comido por un buen rato, el hígado convierte el glucógeno almacenado en glucosa. Así mantiene tu nivel de glucosa dentro de un nivel normal.
    La causa exacta de la mayoría de los tipos de diabetes se desconoce. En todos los casos, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo. Esto se debe a que el páncreas no produce suficiente insulina. Ambas clases de diabetes, tipo 1 y tipo 2, pueden causarse por una combinación de factores genéticos y ambientales. No se conoce realmente cuáles son estos factores.

    Factores de riesgo
    Los factores de riesgo para la diabetes dependen del tipo de diabetes que tienes. Los antecedentes familiares pueden desempeñar un papel en todos los tipos. Los factores ambientales y la geografía pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 1.

    En ocasiones, a los familiares de las personas con diabetes tipo 1 se les hacen análisis clínicos para comprobar la presencia de células del sistema inmunitario de la diabetes (autoanticuerpos). Si tienes estos autoanticuerpos, tendrás mayores probabilidades de padecer la enfermedad. Sin embargo, no todas las personas que tienen estos autoanticuerpos llegan a tener diabetes.

    La raza o el origen étnico también pueden aumentar el riesgo de presentar diabetes tipo 2. Aunque no se sabe con certeza el motivo, determinadas personas, como las afroamericanas, las hispanas, las indígenas estadounidenses y las asiáticas americanas, corren un mayor riesgo.

    La pre diabetes, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional son más frecuentes en personas con sobrepeso u obesidad. https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/diabetes/symptoms-causes/syc-20371444

  3. Demasiada ignorancia, se nota , que el columnista no es Médico, menos Endocrinólogo, ni Genetista, la diabetes en un 95% es de origen genético, en el mundo, y en Colombia también, …obvio que una mala alimentación , o nutrición , falta de deporte o sedentarismo y sobretodo el stress son detonantes, pero no es como ud dice, que por tomarse una Coca cola, o unos citos ud, es DIABÉTICO, CONSULTE, Bases de datos, entre a Páginas de Clínica Mayo, John Hopkins, etc. que bestialidades las que escribe… !!! Apología paga … a caso , al impuesto de bebidas azucaradas y , grasas… ?

  4. Querido Juancho es que desgraciadamente esa es la cultura colombiana con respecto a la alimentación y la salud., todo lo que suene a prohibición de: Rellena, morcilla, jeta, longaniza, tamales, cocido, salchichón, chocoramo, doritos, tostacos, chitos, pizza, hamburguesas, perro caliente, chorizos, chuzos, empanadas, chocolatinas, helados, coca-cola, colombiana, salsas de todo tipo, etc, etc, etc porque la lista es interminable, pues el colombiano promedio lo primero que dice o alega es que le están violando su libre derecho a la autodeterminación y personalidad con lo que come, entonces por eso es que defienden ciegamente con patas y manos uno de los emblemas más representativos de la idiosincrasia colombiana…El almuerzo colombo-francés: Pan francés con salchichón y colombiana.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar