Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para muchos el escenario actual italiano es catastrófico. La incertidumbre que surge de las pasadas elecciones, muestra con evidencia las dificultades que enfrenta un sistema político en el que convergen: una corrupción rampante encarnada por Silvio Berlusconi, la incapacidad de algunos políticos con propósitos loables pero sin margen de maniobra como Mario Monti, y la improvisación y excentricidad representada por el, hasta hace poco desconocido en política, Beppe Grillo.

Tamaña dificultad para un desencantado electorado italiano, que debe sumar a la crisis política, una desaceleración económica que arrastra desde hace varios años, y cuyos efectos más nocivos parecen los altos niveles de desempleo en los sectores de jóvenes (hasta 24 años). Precisamente la tasa de desempleo en este segmento llega al 37%, muy por encima del promedio de 11% del resto del país.

El temor en el resto de Europa es evidente, por lo que significa la llegada de líderes que amparados en la crisis económica, indentifican en la Unión Europea el origen de todos los males. Hace algunos meses, se pensó en una eventual salida de Grecia del bloque comunitario. Previamente, los discursos anti europeos de líderes como Vaclav Klaus en República Checa, Víctor Orban en Hungría o de los gemelos Kazcynski en Polonia hicieron pensar en una UE que se desplomaba a merced de los nacionalismos y de la crisis financiera.     

La crisis política y económica de Italia, vuelve a evocar un escenario similar. No obstante, la respuesta de Europa debe ser la misma. El énfasis de la integración del denominado Viejo Continente, no se basa en lo económico. Por supuesto, dicha dimensión fue vital para la consolidación del proceso desde 1957 hasta le fecha. No obstante, la relevancia económica se explica en tanto que medio y no como fin. Dicho de otro modo, como lo plantearon los pioneros de la integración europea, el proceso debe estar motivado por la dimensión política apoyándose en la dimensión comercial.

Tres preguntas surgen con respecto a Italia y los efectos que su crisis pueda tener sobre el resto de Europa. ¿Tiene la UE algún margen de acción para intervenir en la crisis  italiana? En el pasado, el bloque comunitario desempeñó un papel vital para el saneamiento de la política de otros Estados del continente. Ahora, con el resurgimiento del nacionalismo, dicha función parece seriamente apocada. ¿Estas crisis tendrán un efecto en los Estados de Europa Central y Oriental con la ambición de convertirse en miembros plenos del bloque? La reconciliación de Europa en la Posguerra Fría pasa inexorablemente por la integración de los Balcanes Occidentales, en Estados como Croacia (inminente miembro), Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Macedonia. Y por último, ¿cuál es la vigencia del nacionalismo europeo en el marco de la UE? En la década de los noventa se pensó como un tema superado. No obstante, sigue siendo un fantasma que recorre Europa.

Italia tiende a convertirse en un escenario de prueba para el proyecto comunitario; el triunfo de Berlusconi, es la derrota de Europa.

(Visited 90 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar