Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Imagen tomada de Pixabay

 

Un buen lugar para comenzar a leer la vida de un hombre es su epitafio:

El cuerpo de Benjamín Franklin, impresor, -al igual que la cubierta de un libro, sus páginas destrozadas y sus letras borrosas-, yace aquí, como comida para gusanos. Pero su trabajo en sí no se ha perdido porque aparecerá, -como él lo creía-, en la edición cada vez más depurada, revisada y corregida por el autor.

 

I

Practicó una dieta vegetariana

A la edad de 16 años cuenta que encontró un libro, este describía las ventajas de practicar una dieta vegetariana. La asumió con entusiasmo pese a las críticas de su hermano mayor y de algunas personas cercanas. Esto dio lugar a que aprendiera algunas nuevas recetas.

Una de las razones que lo llevó a tomar tal decisión, fue, dice: el simple hecho de pescar le parecía un asesinato injustificado ya que ningún pez nos hace nada que justifique esa matanza. Sin embargo, con el tiempo vinieron las dudas, y con ellas nuevas razones que le hicieron cambiar de dirección. Con cierta dosis de humor, plantea, que cuando iba a la bahía en el interior de los peces grandes se podían encontrar otros más pequeños. Y eso lo llevó a razonar que: Si ustedes se comen unos a otros, no veo por qué no voy a comérmelos.

 

II

Tres grandes errores que cometió

Como cualquier hombre, también cometió errores. Errores que deseó no cometer nunca o tener el poder para corregirlos de inmediato. En su autobiografía señala los tres principales. El primero: aprovecharse de un contrato que firmó con su hermano. Esto lo hizo, según explica, a modo de venganza por las veces en que su hermano que era mayor lo golpeó para imponerle su voluntad. El segundo estuvo relacionado con el uso inapropiado del dinero. Malgastó el dinero de un tal Vernon. Cabe decir que era joven y estaba influenciado por otra persona. Pero aun así él lo considera un error. Y, por último, y tal vez el peor de su vida, olvidar su compromiso con la señorita Read. Después de que se embarcara en un viaje con fines comerciales hacia Inglaterra, le escribió una carta a la joven, en la que le advertía que iba a tardar. De ese modo la liberaba para que pudiera casarse con otra persona.

Aunque el autor solo señala esos pocos errores, ello no significa que no cometiera otros. Camilo Cruz en el prólogo a la autobiografía de Franklin nos advierte: Cerca de sus 30 años de edad, en uno de esos momentos de profunda reflexión, Franklin se dio cuenta de su falta de dirección en la vida.

 

 

III

Vivió una novela amorosa

El encuentro de Benjamín Franklin con la que sería su futura esposa fue cuanto menos vergonzoso.  Su aspecto era propio de un vagabundo, estaba sucio y cansado de un largo viaje en bote. Llevaba dos panes debajo de sus brazos porque en sus bolsillos no cabían y en sus manos, uno, que iba mordisqueando en medio de la calle sin importarle siquiera quién podría estar observando. Apenas tenía 17 años de edad cuando la señorita Read lo vio pasar por delante de su casa en esas condiciones.

En el segundo encuentro, Benjamín, tenía un mejor aspecto. Lo cual provocaría en la señorita Read una reacción favorable. De poco en poco se fueron acercando. Él llegó a proponerle matrimonio. Pero la madre se opuso, en parte por la juventud e inexperiencia de ambos, en parte porque este pronto viajaría a Inglaterra y probablemente pensaba que el mar desvanecería el sentimiento. El día de la despedida, le prometió regresar. Parece una novela, ¿cierto? La señorita Read, al ver la demora de su prometido y recibir esa carta en la que su prometido se negaba a regresar pronto, aceptó el consejo de su madre y se casó con un alfarero apellidado Rogers. La relación colapsó tan pronto como se supo que ya estaba casado. Por tanto, dicho matrimonio era nulo. No obstante, la vergüenza y el dolor acompañaron a la dama por algún tiempo.

Finalmente, Benjamín tuvo oportunidad de corregir uno de sus tres grandes errores. El 1 de septiembre de 1730 la tomó por esposa. Cuenta: Nuestro cariño de antes revivió. Y como si escribiera un cumplido para la posteridad añade: Ella demostró ser una compañera buena y fiel, me ayudó a atender el negocio, prosperamos juntos y siempre tratamos de hacernos felices el uno al otro.

 

IV

Creencias

Benjamín Franklin proviene de una robusta rama de antepasados protestantes. Por lo que no ha de sorprendernos que fuera criado como presbiteriano. A la edad de 15 años, sin embargo, comenzó a cuestionarse varios aspectos de su fe, particularmente la revelación. Dejándonos de paso un episodio un tanto tragicómico.

Por aquellos días leía unos libros contra el deísmo, (creencia que afirma que Dios echó a andar el mundo y lo dejó a suerte) cuando se percató de que los argumentos del deísmo eran más convincentes que los de su contraparte. En pocas palabras, los libros produjeron el efecto contrario al esperado. Durante esa etapa también argüía que: si los atributos de Dios son sabiduría, bondad y poder infinitos, entonces nada puede estar mal en el mundo, y el vicio y la virtud son distinciones huecas, ya que tales cosas no existen. Dicha concepción en algún punto de su juventud dejó de parecerle tan convincente y terminó rechazándola. En cambio, confiesa: nunca viví sin principios religiosos: nunca dudé, por ejemplo, de la existencia de Dios que creó el mundo y lo gobierna con su Providencia. Conservó unos apuntes que conforman su credo en los que enuncia sus creencias en Dios más claramente.

 

Conclusiones

Es cierto que la vida no consiste solo en comer, pero no se puede hablar de la vida de un hombre sin señalar lo que le gusta y en este caso la comida ocupó un lugar significativo en los gustos de Franklin. Aunque solo se tratara de un tipo particular de comida y en una etapa definida de su vida. Los errores son parte de la vida, pero como dice la Biblia, y en la biografía de Franklin se ve con indiscutible nitidez, el amor cubre multitud de errores. Y así fue. Por último, Dios, a quien Franklin interroga, pero nunca omite, sabiéndolo una presencia fiel en toda su vida.

Todas las observaciones son tomadas de su autobiografía.

 

Por: Lázaro Del Valle

(Visited 737 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Huesos Vivos es una hoja escrita por muchas plumas que intentan exponer sus ideas y paradigmas. No solo pone en perspectiva asuntos de la vida cotidiana, sino que retrata alternativas y caminos. La Biblia es nuestro punto de enfoque.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Cultura

    La amenaza del cristianismo

    Según el ministerio Puertas Abiertas, los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo. El número de cristianos(...)

  • Cultura

    Una crítica a la 'batalla cultural'

    La “batalla cultural” se ha vuelto un monstruo difícil de controlar, una batalla que tiene muy poco que ver(...)

  • Sin categoría

    Una cruel fascinación

    Escribo sobre este tema debido a una traumática experiencia que viví hace un par de semanas atrás. El cuerpo(...)

  • Vida

    ¿Cómo entender el apocalipsis?

    El  último eclipse total de sol parecía la señal perfecta de los últimos tiempos. El acontecimiento tuvo lugar el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

2

El espíritu de la radio - Tito López https://open.spotify.com/episode/2YLJKOTVWfDpthRwr8JM8M?si=5f9a1622dd854623 Somos Canciones(...)

3

En un entorno donde la globalización y la inmediatez promueve el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar