Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

maracana3

Llegar a Río para ir a ver el partido de Colombia de octavos no implica ni tediosas conexiones, ni aterrizajes turbulentos, ni aeropuertos caóticos, ni absurdas e interminables filas. Cuando vamos a ver un partido del mundial de la Selección, llegamos a Río plácidamente, planeando como en parapente por el Cerro de Pan de Azúcar mientras divisamos las playas de Copacabana. Volamos sin afanes, con la única escala obligada en el hombro del Cristo Redentor adonde nos podemos dar el lujo de parar a tomarnos un café colombiano mientras admiramos el paisaje.

Desde arriba no se ve el tráfico, ni el desorden, ni la suciedad. Cuando la bruma se mete a la montaña se despeja el Maracaná y por fin comprendemos que hemos llegado al País de Nunca Jamás.

Pues en Brasil la Selección Colombia ha sido capaz de romper todas sus marcas para terminar de exorcizar sus demonios lo cual nos impide ver cualquier cosa negativa en esas tierras. Nunca jamás nos imaginamos los colombianos lo que era capaz de hacer nuestro equipo en este país, logros que van más allá de los incontrovertibles numeritos alcanzados hasta ahora que ya quedaron grabados para la posteridad.

Cuando creíamos que James nos había dado el mejor gol del mundial contra Japón, durmió la bola con el pecho y nos regaló uno mejor. Esplendor, perfección, majestuosidad. Con este gol nos demostró que no solamente sabemos ganar, sino que lo sabemos hacer también por lo alto. Es un gol que representa unos valores futbolísticos que por siempre fueron inalcanzables y que solo podíamos disfrutar con la piel robada de otras selecciones.

El segundo gol es un premio al trabajo colectivo, que resume el estilo de un equipo que así como toca, desequilibra por los costados para definir con serenidad.

El cero conseguido frente a Uruguay también simboliza la solidez defensiva, la enjundia con que los jugadores encaran el aguante y a un arquero que no necesita ostentar para ser seguro y efectivo.

Colombia es un equipo que se parece mucho a su técnico, un caballero que nunca tiene una palabra de más al ser prudente y calculador. Ha demostrado que no se apega a ningún dogma y por el contrario es capaz de plantear distintas variantes dependiendo de las circunstancias. Pero lo más importante en un país en donde sobra  talento es que ha trabajado la mentalidad de los jugadores que con confianza caminan lejos de los absurdos triunfalismos del pasado.

Capítulo aparte merecen los hinchas colombianos en Brasil que tiñen las calles de amarillo, azul y rojo. Y aunque aún estamos lejos de comportamientos ejemplares como el de los japoneses que botaron toda la basura del estadio al finalizar el partido (y eso que habían perdido), al equipo no le ha faltado aliento en Brasil en donde el apoyo ha sido masivo. Ni el pitazo final es suficiente para lograr que las barras colombianas abandonen los estadios.

Podríamos decir que nuestra patria que tanto ha sufrido merece más que nadie estas victorias, pero el fútbol no es de merecimientos. Lo cierto es que ahora se viene Brasil y tenemos equipo de sobra para seguir soñando.

twitter: @alfrecarbonell

(Visited 223 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las Telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de Letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y en la Alcaldía de Barranquilla. Hizo una maestría en Políticas Públicas en UCL (University College London). Trabajó 3 años como Director de Asoportuaria y desde el 2020 trabaja en la Alcaldía de Barranquilla como primero como Secretario Privado y actualmente como Gerente de Desarrollo Social.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El servicio al cliente siempre ha sido un factor crucial en(...)

2

"Las personas que te aman también te joden”. Una demoledora sentencia(...)

3

De cómo cierta calle tranquila en el norte de una ciudad fue(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar