Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

POR QUÉ ESA GUERRA TAN FIERA ENTRE LOS PODERES PÚBLICOS?

A los colombianos nos fascina ser esnobistas, sentirnos ‘in’ y ser pantalleros por eso somos tan dados al “plagio”, pero de todo lo pernicioso, rara vez, de alguna virtud. Por regla general a las palabras se las lleva el viento y ni se diga de las ideas por buenas que estas sean, si no son expresadas por el presidente o un ex presidente o uno de los cinco ‘cacaos’ del Club del “oligopolio”, no pasan de ser necedades y arrebatos del vulgo, y la repetición del sonido por medio de la reflexión de las ondas sonoras desaparece por arte de magia; recuerdan cuando el presidente López estornudaba, al día siguiente el titular de prensa a todas las columnas: “López puso a pensar a todo el país”, así dijera lo más importante o lo más inocuo, pero el sismo era impresionante; quiero significar con lo anterior, que cualquier idea, reclamo, disenso o denuncia, por grave que esta sea, si no llega a un medio de comunicación y éste no le hace la resonancia, produce más efecto ‘ladrarle a la luna’.
Como consecuencia de la iniciación, hace rato, de las investigaciones sobre la ‘parapolítica’, la ‘Yidispolítica’, la ‘farcpolítica’ ( en preliminares ), las más recientes como las ‘chuzadas’ a la Corte, políticos, oposición y periodistas, los ‘falsos positivos’, los ‘créditos indirectos’ que le hizo Cajanal al presidente del Senado, las relaciones non sanctas de algunos magistrados de la altas cortes con personajes oscuros ( hasta ahora no probados, con excepción del de unos “botines”), etcétera, etcétera., han desatado una paranoia fantasmagórica y fiera entre las tres ramas del Poder del Estado, que sólo han aportado desestabilización y vergüenza, buscando por todos los medios demostrar supremacía de un poder sobre otro, como especie de cortapisa, aún recurriendo a métodos de alta felonía e inicuos, por demás. Como primer paso para buscar soluciones eficaces a este problema es terminar de tajo cualquier intromisión constitucional y legal de una rama en otra.
A raíz de todas las desavenencias entre las ramas del poder público, y dentro de estas mismas, que se han venido presentando últimamente y, sobre todo, después de la constitución del 91, que nos ha dejado sumidos en una mar de incertidumbre e inestabilidad institucional llevada al extremo, me parece oportuno y sensato hacer un análisis de la situación y presentar unas sencillas ideas que sólo requieren voluntad política, sentido común y patrio, ausencia de cualquier egoísmo, y en donde prime el interés general sobre el particular, para su adopción, como parte coadyuvante en puntos que puedan converger, en procura de buscar posibles soluciones.
La verdadera democracia de un Estado es aquella que descansa en la clara y efectiva separación de los poderes públicos. En el siglo XVIII, Montesquieu, en su obra ” El espíritu de las leyes”, plasmó su formulación teórica definitiva de la separación de los poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, atribuyendo su titularidad al Gobierno, al Parlamento o Congreso y a los Tribunales de Justicia; un país en cuanto más se aproxima a un régimen presidencial tendrá más controles entre ellos mismos y se buscará un equilibrio en sus poderes que garantice su igualdad; las Ramas del Poder Público tienen funciones separadas pero colaboran armónicamente para la realización de sus fines, aquí la constitución garantiza su separación, como, también, su independencia y su coexistencia armónica y pacífica.
La nueva constitución del 91, que introdujo innovaciones de vital importancia para la modernización del Estado y de garantías para los ciudadanos, quedó corta en haber definido de manera amplia o explícita no solo aspectos interpretativos, sino en funciones taxativas de algunos entes, previendo futuras colisiones ( La tutela); la constitución al dejarle a la ley ciertos asuntos espinosos para su reglamentación, los vuelve nugatorios, por la desidia y por el temor de los legisladores de ver menoscabado sus privilegios, por ejemplo: la revocatoria del poder en los cuerpos colegiados, jamás veremos esa reglamentación, así sea en letra muerta, la etnia colombiana es por antonomasia cerril y rebelde, además, calculadora y ésta virtud la tienen muy presente los congresistas, pero esto es para otro tema distinto y tiene relación directa con la reforma política, que tampoco va para ninguna parte y solo se presagia como un desastre. Es curioso que políticos de la dimensión intelectual de Álvaro Gómez Hurtado, Navarro o Serpa, presidentes de esa Constituyente, se les haya pasado por alto ciertas cosas de simple sentido común y carpintería jurídica, como las que veremos en el tema que nos ocupa: la Rama Judicial.
¿Cómo pretender una efectiva y real independencia y deslinde de poderes, si la misma norma inmiscuye un poder en el otro? Al tenor del artículo 116 C.N., la Rama Judicial esta integrada por la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía General de la Nación, los Tribunales y los Jueces, quienes son los encargados de administrar justicia. La administración de justicia es función pública, y como tal es un servicio público sui géneris, es inalienable, gratuito, no se puede privatizar, no se puede enajenar, es inherente al Estado como garantía de convivencia ciudadana, con estas características lo más acorde, congruente y sensato es que su conformación y renovación corra por cuenta exclusiva de su mismo seno, de manera que goce de plena autonomía e independencia y sus decisiones judiciales y administrativas queden sometidas al imperio de la ley, a su buen juicio y a su leal saber y entender.
¿Cuál es la razón técnica o científica o caprichosa para tener politizada la conformación de la Corte Constitucional, y sobre todo endosarle su elección a un Senado desprestigiado, ilegítimo y ausente de cualquier brizna de ética y de moral?¿Qué razón lógica o jurídica existe para que el Presidente de la República  presente candidatos para integrar la Corte Constitucional? ¿A quién se le ocurriría la arbitraria y funesta idea de que el Presidente fuera quien postulara los aspirantes al cargo de Fiscal General?¿No será que con la intervención de la rama legislativa y ejecutiva en esta elección se descompensa el poder relativo de la rama judicial?¿No creen que esta es una manera expedita para concentrar  más poder?. Lo más sano, lógico y acertado y despolitizado sería: Los Magistrados de la Corte Constitucional serán elegidos por la misma Corporación de sendas ternas que le presenten la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y el Consejo Superior de la Judicatura ( En caso de que éste no fuese suprimido, que sería lo ideal ). ¿Será que se equivocan los sesenta y ocho ( 68 ) magistrados encargados de presentar dichas ternas?¿No creen que es bastante difícil imponer un candidato de bolsillo en estas circunstancias?.
Los Magistrados del Consejo Superior de la Judicatura serán elegidos por la misma Corporación de sendas ternas que le presenten la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado. Se dividirá en dos salas: Administrativa y Disciplinaria, su integración corresponde a su propio seno.
Sobra cualquier comentario sobre la integración tan absurda de los siete (7) magistrados de la Sala Disciplinaria.
La Fiscalía General de la Nación, habida cuenta de la importancia que encierra, ya que se trata del ente investigador y acusador del Estado, además, de formar parte de la rama judicial, merece toda la atención y prioridad para el cabal cumplimiento de sus funciones en lo que respecta a su independencia y autonomía, la cual se puede menoscabar o, al menos, despertar grandes suspicacias, por el origen de la postulación de los aspirantes al cargo, lo cual no deja de ser preocupante e incómodo, como también, injustificable esta forzosa intromisión; la postulación y elección del Fiscal General, debe de estar blindada contra cualquier sospecha de politización, clientelismo burocrático o interés personal y debe recaer en una persona de reconocida e intachable probidad, de excelente condición humanística y vasto conocimiento en el área penal, es por ello, que se hace necesario y urgente el cambio para la postulación de los aspirantes a ocupar ese cargo, si quienes resulten postulados no llenan estos mínimos requisitos debe abstenerse de realizar la elección hasta que los aspirantes llenen esta expectativa, aduciendo esta causal y previendo y previniendo el peligro inminente en que se aboca el servicio público de la administración de justicia, lo cual se hará por medio de un “salvamento de voto”, por simple responsabilidad, por el bien del país y como un “dictado ineludible de conciencia”. El Fiscal General de la Nación será elegido por la Corte Suprema de Justicia de sendas ternas que le presenten la Corte Constitucional, el Consejo de Estado y el Consejo Superior de la Judicatura. También, es poco probable que se vayan a equivocar  cuarenta y nueve (49) magistrados que postularían a nueve (9) aspirantes, pero sí es muy factible que se equivoque una sola persona, quien postula sólo tres(3) aspirantes que van atornillados.
 Los periodos y los requisitos para los Magistrados de las Cortes, como el del Fiscal General, seguirán siendo los mismos.
Contra las sentencias que profiera la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, es improcedente cualquier acción de Tutela.
Contra las sentencias de primera instancia por acción de tutela que profieran los Tribunales Superiores de Distrito Judicial, conocerá de su impugnación la Corte Constitucional. Las de primera instancia no impugnadas, como las de segunda instancia proferidas por dichos Tribunales se enviaran a la Corte para su eventual revisión. En los demás casos, las sentencias proferidas por acción de tutela se enviarán a la Defensoría del Pueblo, para una selección discrecional y posterior  envío a  eventual revisión por parte de la Corte Constitucional.
Procederá acción de tutela  contra las sentencias ejecutoriadas en única y segunda instancia proferidas por los Juzgados Promiscuos, Municipales, de Circuito y de Familia cuando de manera evidente e inequívoca sea contrario a la constitución y la ley y sólo conocerá la Corte Constitucional.
No obstante, el Consejo Superior de la Judicatura formar parte de la rama judicial, no conocerá, en ningún caso, de la Acción de Tutela.
Es casi seguro que así concebida la competencia en la acción de tutela se termina el llamado ‘choque de trenes’ en la rama judicial.
Cada una de las propuestas tiene su fundamento y razón lógica-jurídica, imposible de esbozar aquí, por aquello del espacio.

Marco Aurelio Uribe García
Manizales, junio 12 de 2009.

(Visited 106 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Marco Aurelio Uribe García, abogado. Manizales

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Norte de Santander y Cúcuta, históricamente conservadores y de derecha, se(...)

2

La patanería intelectual se da por igual en hombres y mujeres,(...)

3

El fondo del mar y en general los océanos son desconocidos(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. cecilnovata

    Después de lo que ocurrió en el Palacio de Justicia en el gobierno de Belisario Betancourt los magistrados de las altas cortes quedaron como héroes y mártires de la patria, se desprendió de ese lamentable hecho un alo de santidad del cual se aprovecharon un porcentaje importante de ellos para delinquir sin que nadie se atreviera a señalarlos, cuando era de público conocimiento que muchos de esos terrenales señores estaban haciendo de las suyas, eso lo sabe mucha gente. Qué les molesta y los tiene profundamente ofendidos? que alguien tuvo la osadía de hablar con franqueza y con todos los argumentos acusarlos.
    Si están delinquiendo aunque suene duro, que queda de esto que ya se dieron cuenta que nos dimos cuenta y ojalá no sigan en esas andadas que verguenza los que imparten la justicia. Que esto les sirva ojala que así sea.

  2. Ernesthaller

    Seria bueno que estos que quieren comprobar que pasa con la justicia y el gobierno,investigaran,porque la Corte Suprema de justicia colombiana,juzga,condena, acepta a un delincuente como testigo y es suficiente para condenar a gente de pasado intachable,solo por el hecho de ser uribista,solo por aceptar el partido del gobierno, seria interesante que supieran quienes son,como tienen amistad con narcos como Sale,como los han atendido,invitado pagado personajes turbios,y como se vengan con el arma de la justicia o de la injusticia, como verdaderos fariseos,de la verdad que les dice el presidente condenando a sus militares, a sus parlamentario,siendo que el gobernante de una Nación tiene todo el derecho a mostrar lo corrupto de cualquier institución,mucho mas cuando viene de quienes son los espejos en que debe mirarse el pais, y como si fuera poco,Colombia lo sabe, como lo sabemos en el exterior que protegen y callan ante el escandalo de una parlamentaria cómplice de terroristas, a la vez que por menos han juzgado,perseguido y condenado a otros colombianos,solo por ser de otra ideología,estos escandalos si se quedan asi son los que terminaran con el pais, aumentaran la violencia, y dejaran sin fruto los esfuerzos de Uribe, por hacer de Colombia un pais mejor

  3. su escrito es bien interesante , pero el problema no es la intromision de un poder en el otro o la separacion de los poderes y sus competencias. el problema es que `lgunos magistrados de las altas cortes se ha dejado permear por mafiosos y cuan do la sal se corrompe, vamos p’ara el abismo. lo logico de todo esto , para protejer la institucionalidad, es que las mismas cortes procedan a permitir las investigaciones y si por desgracia hay culpables, que se condenen severamente y si no , pues prima la salud de la patria.

  4. Leido el Blog, la sensación es la de haber escuchado, por ejemplo, en aula del externado, una muy aceptable conferencia, objetiva, sana e ideal, pero, luego y yá en el bullicio de la cotidianidad y al pensar en la realidad, se sabe que un magistrado es un humano con debilidades, defectos y no 100% cualidades, frente a una amenaza grave para él y/ó los suyos, tan digno humano se puede “torcer”, frente a que alguien
    se atreva a “auditarle” su conducta, se puede “ofuscar”, frente a una inclinación política, se puede sentir suceptible a la “venalidad”, frente a una confrontación con un presidente, puede sentir que se le ubica subjetivamente y se puede poner “bravo”; Es que, hasta ahora vemos que al igual que la otrora cortina de hierro, es mas la importancia que el ciudadano común confiere, que lo que realmente son.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar