Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No. No es exagerado. De las palabras de Donald Trump: “les agarro la vagina si quiero. Puedo hacer lo que quiera”, a la historia de Lucía Pérez, abusada sexualmente y empalada en Argentina, hay muy poco.

Sí. En las palabras del candidato a la presidencia de Estados Unidos y en los hechos de los tres hombres que cobardemente abusaron de la joven de 16 años, subyace la misma idea: que nuestros cuerpos les pertenecen, que los pueden tocar, agredir, violar, empalar. Y no es así. Son nuestros. Qué miedo tienen señores a que decidamos sobre ellos.

Ayer, en un Buenos Aires lluvioso, salimos a gritarlo. Paramos nuestras actividades para decir que no va más, que, como leí en un cartel maravilloso: “si tan poco valoran nuestra vida, produzcan sin nosotras”.

Veo su miedo en todos lados. En Francia, donde una mujer le dijo a un tipo que no quería un beso y este, “como el cuerpo de ella le pertenece”, le lanzó uno en sus pechos. Lo veo en Colombia, donde el machismo quedó en evidencia al llamar ideología de género a los derechos que no tendríamos ni siquiera que estar exigiendo en un acuerdo de paz. En Brasil, donde 33 cobardes abusaron de una joven en una favela; en cualquier parte del mundo donde nos pagan menos que a los hombres por hacer la misma labor.

Miedo en las palabras de Trump a que una mujer lo gobierne. Y sí, podrán decir, como ya me alegó alguien, que Hillary solo usa a las mujeres para fines electorales. Pero, ¿acaso no deberían ser temas a discutir hace tiempo a los más altos niveles?

Miedo en Turquía donde- ¿recuerdan? – al primer ministro le dio por prohibir a las mujeres que riéramos en público. Tienen mucho miedo a que nuestros cuerpos rían.

Por eso, como dice este bello cuento de Vera Carvajal, que pongo a continuación, vamos a protestar con nuestros cuerpos vivos que aún ríen, por las mujeres que ya no pueden:

 

Érase una mujer de sonrisa luminosa

El tirano creyó ver entre las líneas de algún libro sagrado que la risa de las mujeres ofendía a toda la creación. No dudó por lo tanto, ni un momento, en emitir un mandato supremo en el que prohibía reír a todas las mujeres que habitaban su reino.

—Seré benigno —dijo a todos—: podrán reír en privado, donde no puedan alterar la recta moralidad. Pero si son vistas, escuchadas o hay sospechas de que ríen en público, tendrán un castigo ejemplar.

Las mujeres se miraron entre sí y aguantaron la respiración por un segundo. Sonrieron y después, sin que nadie pudiera impedirlo, rieron. No solo rieron, se carcajearon:
—Kahkaha, kehkehe, kihkihi, kohkoho, kuhkuhu.

Fue tanta y tan sonora, que a la risa cantarina de las mujeres se unieron las risas de los girasoles y de las sandías, de las campanas y de las palomas, que se encargaron de transmitir a todos las últimas noticias.

—La risa ha sido prohibida por el tirano: kahkaha, kehkehe, kihkihi, kohkoho, kuhkuhu —era la respuesta en todo el reino.

Como es bien sabido, la risa es altamente contagiosa, así que ya no solo reían mujeres, sandías, pájaros, campanas; los hombres comenzaron a reír. Reían con la boca, reían con los ojos, con la panza y con las manos batidas al aire…

—Kahkaha, kehkehe, kihkihi, kohkoho, kuhkuhu.

Aun las estrellas de cielos milenarios reían con su titilar.

El tirano, que no se daba por vencido, gritaba desde su pedestal:

—¡Las mujeres no pueden reír! ¡Su risa está proscrita!

Pero todos seguían riendo con cada respiración, ya sin poder escuchar tan necia voz. Reían hasta llorar y rieron de todo y, por supuesto, de sí mismos. Reían también por escrito y en todos los idiomas.

—¡Hahahaha, hehehehe, hihihihihi, hohohoho, huhuhuhu!… —¡Jajajajaja, jejejejeje, jijijijiji, jojojojojo, jujujujuju!

Cuando el ataque colectivo de risa fue cesando, el eco de los hechos les siguió haciendo cosquillas por un buen tiempo. Todos terminaron con una felicidad inédita, ingrávida.

La risa es rebelión, descubrieron.

Sobra decir que el tirano fue derrocado. Nadie quería que repitiera, por si acaso, su pésimo mal chiste.

(Visited 2.430 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y librohólica hasta los tuétanos. Durante doce años, fue reportera de El Tiempo y ahora, desde el sur, anda estudiando y escribiendo para tratar de entender el mundo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy se presenta el informe final de la Comisión de la(...)

2

Acompáñenme hombres cobardes que esconden su indiferencia ante este deporte; firmemos(...)

3

Las imágenes de decenas de cadáveres de migrantes en Nador, plena(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar