Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común de todas las páginas que aparecen, lo siguiente: a – d  – a – p – t – a – c – i – ó – n.

Pero un momento, antes de llegar allá devolvámonos un poco.

Todos pregonamos que ser resilientes es la solución para sobrellevar la vida; aconsejamos a nuestros seres más cercanos e incluso nos sentimos empoderados cuando creemos haberlo sido.

Y, todo eso, hasta que nos llega un problema o reto de dimensiones más amplias que, de todas maneras, nos exige seguir siendo resilientes, pero a un nivel mucho mayor.

La resiliencia cuesta tiempo, energía, esfuerzo físico y mental, sobre todo, cuando lo único que queremos hacer en esos momentos es acostarnos en el piso y quedarnos ahí hasta que todo desaparezca.

Y esto último también es válido en el proceso, ya que considero que debemos rompernos para volver a tomar la nueva forma que queremos.

Todos estamos hechos de eso que permite quebrarse en mil pedazos pero que al mismo tiempo se pueda moldear en algo diferente cada vez que lo queramos.

Lamentablemente no podemos tomar todas las decisiones de nuestra vida, y cuando ésta última la toma por nosotros, debemos disfrutarlas y sobrellevarlas.

¿Cómo? A través de la resiliencia.

Pero no romantizándola, no. Sino entendiéndola desde un proceso de adaptación y evolución que sí va a tener un resultado positivo al final del camino.

Si no nos creemos el cuento que al final del proceso vamos a encontrar algo mucho mejor que nos va a llenar aún más nuestra vida, no estamos haciendo nada.

Ser resilientes para mí requiere de involucrar aspectos como la introspección, la fe, la organización mental, la gestión, y la manifestación.

Recientemente me cambiaron un poco los planes frente a un gran sueño que tenía a nivel académico. Y cuando esto sucede, o cogemos el timón a tiempo para darle un cambio a la dirección del carro, o nos quedamos paralizados con el carro apagado al costado de la vía.

Analicemos si esa situación que pasó nos va a permitir entender un poco mejor cuál es el plan B a seguir, porqué pasó y cómo voy a gestionarme para materializar ese sueño.

Hay que gestionarse señoras y señores, porque solo con fe y manifestación no funciona. O bueno, no desde mi punto de vista.

Ser resiliente no es fácil; duele tener que cambiar de planes, duele tener que levantarse de la caída, y duele sacar energías después de haberlas depositado todas ya en el pasado.

Que nos quede siempre la tranquilidad de haberlo intentado hasta el final, porque la vida si algo tiene, es que lo premia a uno por el esfuerzo pero no desde  la abundancia, es decir, no cuando ve que nos sobra tiempo y energía, sino cuando sabe la agonía que vivimos para poder sacar adelante esos dos elementos fue verdaderamente magna.

Los leo.

 

(Visited 468 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogada y Politóloga egresada de la Universidad de los Andes, con un Minor en Gobierno y Asuntos Públicos. A lo largo de los últimos años he trabajado en el sector público y privado en compañías que mueven el desarrollo del país. Twitter: @LinaPaez05

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quizás eres como yo, de esos que siente que marchar es(...)

2

La Cultura Celsia - Ricardo Sierra https://open.spotify.com/episode/4qtenybV8MnLFQlqW3tXB5?si=23366b1293a44d1d La Cultura es un(...)

3

Una nueva forma de hacer minería se viene imponiendo en Perú(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Pues si algo no se romantiza, precisamente es la resiliencia. Por el simple hecho que toca ejercerla precisamente en las horas mas amargas. Lo que ocurre, es que hay gente que hace salpicon de sus creencias religiosas con las tecnicas de hoy. O sea, por ser cristianos asumen que las cosas pasan por algo, que su deidad les tiene reservado algo mejor, blablabla… De hecho, casi todas las religiones tienen como final la resiliencia final, o sea el paraiso despues de las fatigas y viscisitudes de la vida terrenal. La resiliencia viene a ser simplemente volver a un estado estable despues de la ocurrencia de un evento desfavorable.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar