Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

cocadas3
La renovada sede del Banco de la República en Santa Marta, llamada Museo del Oro Tairona en la antigua Casa de la Aduana, ofrece entre sus recursos multimedia un ‘delicioso’ video sobre la preparación de las famosas cocadas. ¿Quién no las ha comido cuando ha ido a la playas de la perla de América o a Cartagena?, ¿Quién no las ha visto pintorescamente portadas por las palenqueras?
*palenquera: para el público no colombiano, es una palabra que designa a las mujeres descendientes del pueblo de San Basilio del Palenque. Este fue un asentamiento fundado por esclavos fugados de las haciendas cercanas a Cartagena en la época colonial. Hoy son parte de la ideosincrasia caribeña y su imagen colorida ha sido promovida en los últimos años por la Corporación de Turismo.

http://proyectos.banrepcultural.org/museo-del-oro-tairona/es/gastronomia

Este video es una magnífica recuperación de las tradiciones locales entre las que se cuenta cómo algunas familias afrodescendientes se vincularon con una señora llamada “la Niña Mejía” (nacida en San Pablo) habitante del barrio Pescaíto de Santa Marta, quien se ocupó de transmitir la elaboración de cocadas a varias mujeres que hoy continúan con la tradición y que sostienen a sus familias con la venta de estos deliciosos dulces. Dulces promocionados con picarescas frases de tono sexual como “Quiere de leche pa’ que se arreche?”, “Aquí tengo de tamarindo para que se le ponga grande y lindo”, “Aquí tiene alegría pa’ que lo vea de noche y de día”, “Aquí tiene de papaya pa’ que lo vea en la playa”.
Cartagena por supuesto, es otro lugar en donde las mujeres palenqueras ayudan a la economía de sus familias vendiendo frutas y cocadas. La dureza de este oficio es muy bien expuesto por Angelita, una palenquera de 60 años quien recientemente contó en una entrevista que “Esas cocadas son matadoras, rayar un poco de cocos da un dolor horrible”.

http://www.eluniversal.com.co/suplementos/dominical/retrato-de-una-palenquera-de-carne-y-hueso-186852

Parte de una similar tradición puede verse en Barranquilla en donde la mejor época del año para vender dulces que hacen parte de la tradición afrodescendiente es la Semana Santa:
https://www.youtube.com/watch?v=5fa6gOU1Pa4

Sobre la existencia de la “celebrada cocada de las Indias” tenemos noticias  en algunas crónicas del siglo XVIII. Esta tradición puede ser de origen mudéjar, según dicen algunos investigadores mexicanos, o quizás venga de Angola que parece el origen más lógico de nuestras cocadas. En versiones similares se les llama cocadas a ciertos dulces españoles y latinoamericanos.
Antonio de Alcedo en su Diccionario geográfico-histórico de las Indias Occidentales o América de 1789 definía así a la cocada: “Dulce que se hace de la médula del coco rallada y en pastillas, y venden las negras por las calles”.
Por un estudio sobre los dulces de África llegamos a entender que de cualquier manera el origen de la cocada parece ser ibérico, pues a Angola, una vez colonia portuguesa, habría llegado a través de los colonizadores. La muy dulce y dura cocada amarela (amarilla) era llamada también el postre angolés y era hecha de coco rayado, azúcar, agua, clavos enteros, canela y yema de huevo, que era la que le daba el característico color.

La fuerte presencia africana en Latinoamérica explica la omnipresencia de la cocada en el continente, principalmente en las regiones costeras del Pacífico y del Atlántico. En Brasil por ejemplo, se habla de la cultura material e inmaterial del coco. Este fruto es usado no sólo como alimento sino en la arquitectura, en la artesanía y en los instrumentos musicales. Una leyenda de este país dice que todas las mujeres solteras deben comerse una cocada antes de que se enfríe, mientras piensan en la persona a quien desean y/o quieren. Si siguen este procedimiento, su deseo les será conferido.

Las cocadas son dulces de una inmensa variedad de sabores dependiendo de los ingredientes que se usen para su elaboración. Además del coco rayado y molido y de su agua, se les agregan diferentes frutos como limón, piña, guayaba, tamarindo y para endulzarlas azúcar o panela. Igualmente para darles olor, clavitos, canela, jengibre, ajonjolí, vainilla, jerez o anís. Algunas se preparan también con leche o con maizena. Se dice que quien no haya comido una cocada no conoce el Caribe colombiano.
Los dejo con una receta de cocadas horneadas caseras realizada por la repostera peruana Graciela Coca para que comparen las diferencias con las cocadas del Caribe y del Pacífico colombiano:

Fuentes:

Cyndi Barrios Miranda, “Retrato de una palenquera de carne y hueso”. Cartagena, El Universal, 8 de marzo de 2015. Versión electrónica: http://www.eluniversal.com.co/suplementos/dominical/retrato-de-una-palenquera-de-carne-y-hueso-186852

Marjorie Ross González, Entre el comal y la olla: fundamentos de gastronomía costarricense. San José, Universidad Distrital a Distancia, 2006.

Raul Giovanni Lody da Motta. Coco : comida, cultura e patrimônio. São Paulo, SP : Editora SENAC São Paulo, c2011.

Timothy G. Roufs, Kathleen Smyth Roufs, Sweet Treats around the World: An Encyclopedia of Food and Culture. An Encyclopedia of Food and Culture. Santa Bárbara, CA, ABC-CLIO, LLC, 2014.
Fotografía de palenquera tomada del sitio http://www.lurecartagena.com/en/dulces-tentaciones/

(Visited 21.230 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Sus últimos libros se titulan Pasquines, cartas y enemigos. Bogotá, Universidad del Rosario, 2021 y Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científica pueden consultarse en https;//loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Son 16 ejemplos recientes de textos incorrectamente escritos, publicados en diferentes(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar