Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El reciente triunfo electoral de Javier Milei en Argentina y su irrupción en la política luego de dos décadas de un dominio casi ininterrumpido del peronismo en su versión kirchnerista; es un ejemplo de la crisis política y económica a la que se someten los países del continente desde que se establecieron como repúblicas independientes hace dos siglos, y la esperanza de cambio que de vez en cuando surge en un escenario de decadencia política. El caso argentino es por demás llamativo, ya que su historia nos enseña una larga tradición de oportunidades perdidas que, han llevado a diversos países con un potencial económico elevado, ha una crisis constante en cabeza de políticos corruptos, una inestabilidad monetaria permanente, y el desborde de la pobreza y la violencia.

Desde finales del siglo XIX, los índices de prosperidad en Argentina eran superiores a la de muchos países europeos y comparables a la de la creciente potencia mundial de los Estados Unidos. Además, la enorme migración europea le permitió adquirir una mano de obra calificada y un capital humano formado en la cúspide de la revolución industrial, por lo tanto, su aporte fue definitivo para un rápido desarrollo y crecimiento económico. Sin embargo, una serie de golpes de Estado, dictaduras militares y la llegada del General Perón al poder, dejaron al país sumergido en el populismo, en la falsa idea del Estado benefactor que construyó un régimen que alimentó a una sólida y enorme burocracia estatal para redistribuir la riqueza solo a su pequeña clientela, expoliando el patrimonio del país y usándola como su caja personal.

Lo sucedido en Argentina en las últimas décadas es una historia repetida en diversas escalas en casi todos los países del continente. En palabras del inmortal escritor argentino Jorge Luis Borges: “Estoy contra el fascismo, el marxismo y el peronismo porque esos movimientos son formas del fanatismo y la estupidez”. Esta estupidez en la política de América Latina parece no tener fin, viéndonos condenados a repetir una y otra vez las mismas tragedias. A esta reflexión podríamos agregar otros regímenes populistas y empobrecedores como el chavismo en Venezuela y la reciente llegada al poder del petrismo que, de concretar sus proyectos, tiene fuertes indicios que conducir a Colombia al mismo precipicio, agregando una nueva crisis a un país ya azotado por la corrupción y la violencia.

Los argentinos han depositado sus ultimas esperanzas en el recién electo presidente Javier Milei, quien más allá de lo excéntrico o extravagante de su personalidad, ha adquirido la responsabilidad de conducir al país a un cambio concreto. El tiempo dirá si nuevamente el anhelo de una renovación en la política y la aspiración a un cambio en el historial de los fracasos democráticos son posibles en el continente, o quizás, sea el tiempo de aceptar que cada uno de nosotros somos los responsables de una cultura democrática condenada repetidamente al fracaso, donde la experiencia republicana de dos siglos no ha sido suficiente para crear una sociedad estable y madura que haga funcionar de forma eficaz sus instituciones políticas.

(Visited 776 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, Doctor en Historia de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla - España. Con más de 20 publicaciones entre libros, capítulos de libros, artículos, papers y otros documentos. Entre mi experiencia profesional se encuentra mi trabajo por cinco años en proyectos de memoria histórica para las Fuerzas Militares, el Centro Nacional de Memoria Histórica y el IGAC.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ojalá en un país de contradicciones, de ‘ires y venires’, de(...)

2

Una organización saludable es aquella que invita a sus trabajadores a proteger(...)

3

Llegué un viernes a las 10:30 de la noche a mi(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. anibal.gonzalez.121772

    El problema común es Latinoamérica es que independientemente si son de izquierda o derecha, la corrupción es igual. Por qué entra la izquierda? Por la corrupción de la derecha.

    Entonces, la delincuencia política subyace en la causa del subdesarrollo, causa que se extiende a fuerzas militares, al poder legislativo, al poder judicial y al sector privado. A ninguno le conviene prevenir y erradicar la corrupción, puesto que es un estilo de vida arraigado en la idiosincrasia latinoamaricana. Necesitamos generaciones para erradicarla.

  2. El análisis no es nada nuevo. En mis 52 años viviendo fuera de mi país y Latinoamérica, he estado esperando que algún sabio, se olvide de tantas mentiras que nos enseñaron del imperio español y analicen la clase de gente que llegaron y que son nuestros antepasados. De momento las mentiras continuaran reinando algo natural donde hay mentalidad de colonizados.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar