Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La crisis del coronavirus ha expuesto cómo el pensamiento y cálculo político de líderes nacionales puede afectar a una población, sobretodo cuando estos consideran que la ciencia no se ajusta a su discurso. Gobiernos alrededor del mundo critican constantemente la legitimidad de organizaciones internacionales que advierten e informan sobre potenciales crisis venideras, una de estas la gravedad del covid-19.

Aunque en Colombia el presidente y su gabinete inicialmente se demoraron en tomar acción, es indiscutible que estaban en constante comunicación con la OMS y que el Ministro de Salud confiaba plenamente en las directrices de esta organización. Por su parte, el gobierno de USA, México, Brasil, entre otros, intentaron minimizar el efecto del coronavirus, argumentando que era una gripa y que no existían razones para alarmarse.

Mientras el gobierno nacional sí confiaba en la legitimidad y autoridad de la OMS, los líderes de los demás países la tildaban de exagerada, principalmente, por el hecho de que las medidas pretendidas eran diametralmente opuestas a su discurso económico. La pandemia ha acelerado la propagación de información falsa en redes sociales, algo que ya es costumbre en el día a día de todos. Sin embargo, este fenómeno se agudizó al punto de convertirse en un problema, debido a que políticos, líderes locales, nacionales e internacionales (de ambos bandos del espectro político) decidieron deslegitimar instituciones que criticaran su accionar o pensamiento.

Algo de culpa deben asumir los medios de comunicación, que le dieron una plataforma a personas que propagaban información falsa, disfrazándola de opinión, con el afán de aumentar sus audiencias.

La crisis del coronavirus es una oportunidad inigualable para que las personas volvamos a creer en información de organismos multilaterales, como la OMS, Naciones Unidas, entre otras; que nos alertan de situaciones en temas tan variados como salud pública, calentamiento global, asesinato de líderes sociales, crisis humanitarias, por citar algunas.

Es inaceptable que los gobiernos únicamente acojan aquellos datos convenientes, y se dispongan a calumniar o sembrar dudas incluso sabiendo que la realidad es otra. Los ciudadanos debemos estar vigilantes y sancionar a aquellos líderes que constantemente propaguen información falsa, y que aun confrontados, afirman que no tenían el deber de verificar la fuente antes de compartirla. La población, al ser quienes escogen a sus representantes, deben elegir aquellos que no ataquen deliberadamente a organizaciones científicas, medios de comunicación, entre otros, cuando sus conclusiones o reportajes contradigan o critiquen su accionar.

Los medios de comunicación también deben estar atentos sobre la información que publican, la libertad de prensa y de opinión no cobija mentir para favorecer una narrativa política. Si esta coyuntura no es aprovechada para generar un cambio en la mentalidad, donde lo económico y científico, tan ligado a lo humano, se articulen estaremos condenados a repetir los mismos errores.

(Visited 240 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Internacionalista de la Universidad Javeriana. Candidato a la Maestría de Estudios Latinoamericanos en St Antony's College, University of Oxford. Analista de política internacional y joven comprometido con un periodismo de opiniones diversas.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy se presenta el informe final de la Comisión de la(...)

2

Acompáñenme hombres cobardes que esconden su indiferencia ante este deporte; firmemos(...)

3

Las imágenes de decenas de cadáveres de migrantes en Nador, plena(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar