Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
padres

En una conversación que tuve recientemente con Natalia Ramírez, una investigadora de la Universidad de Harvard que se ha metido de lleno a mirar temas de género en el mundo laboral, me quedó más claro que nunca que tomar en serio la equidad de género implica revisar cómo se distribuyen las cargas sociales entre los hombres y las mujeres.

Una de esas cargas es la que impone la reproducción humana y lo que ello significa en el mundo laboral para hombres y mujeres.

Países avanzados y que conocen la importancia del balance social como Suecia o Noruega tienen políticas laborales que ofrecen cuatrocientos días pagados a hombres y mujeres cuando se alistan a ser padres y madres.

 En América Latina las licencias de paternidad son casi inexistentes. El país que más días ofrece es Venezuela con catorce. Los demás solo otorgan entre dos y ocho días para dedicarse a sus recién nacidos.

Repito, entre dos y ocho días. Esto es un gran problema.

Es cierto que existe una diferencia biológica que nos permite a nosotros las mujeres cargar con nuestros hijos en el vientre. Por eso, en el contexto laboral, se nos ha protegido. Esa protección fue considerada como un éxito para las mujeres por que antes nos despedían de nuestros trabajos al quedar embarazadas.

Esa fue una lucha bien ganada. Pero en el proceso se nos olvidó ponerle atención al importante rol de los padres. A su derecho y necesidad de pasar tiempo con los recién nacidos.

En nuestros contextos, no se reconoce.

Como Natalia me lo comentaba, varias investigaciones han demostrado que los estereotipos de lo masculino y lo femenino afectan la forma en que los hombres  y las mujeres son percibidos en ambientes laborales.  Eso beneficia o perjudica sus opciones laborales.

En el caso de las mujeres, por ejemplo, se nos percibe como menos confiables, menos productivas y menos confiables que los hombres únicamente a causa de nuestro status de madre.

Parecería que las licencias de maternidad, en vez de protegernos, nos afectan. Los empleadores se preguntan antes de contratar mujeres en edad de reproducción o hacen contratos que los liberen de las obligaciones que acarrea una mujer que puede ser madre.

En el caso de los hombres, ni si quiera se considera la posibilidad de que quieran pasar tiempo con sus hijos o que sea necesario apartar un tiempo para aquellos hombres potencialmente padres, cometiendo un gran error que atenta contra el desarrollo de los niños y las familias.

De hecho, como me lo mencionaba la investigadora, una investigación reciente en Estados Unidos, Australia y Dinamarca mostró que los padres que toman licencias de paternidad están más inclinados a alimentar vestir y bañar a sus hijos mucho después de haber terminado el periodo de licencia. La Universidad de Oslo mostró que los hijos de hombres que han tomado licencias de paternidad tienen mejor rendimiento escolar en la secundaria que los hijos que tuvieron un contacto más escaso con sus padres al nacer.

Además las licencias de paternidad incrementan la posibilidad de avance profesional de las mujeres.

Al tener quien asuma por ellas por un tiempo la responsabilidad del cuidado de los niños, aumenta la posibilidad de que en el mediano y largo plazo mejoren sus salarios.

Si hombres y mujeres disfrutaran de licencias remuneradas al convertirse en padres, los empleadores las interpretarían como un evento natural que se debe tener siempre en cuenta para coordinar y organizar el trabajo de la empresa, y no como una obligación extra.

El balance de cargas tanto en el hogar como en el trabajo contribuiría, con seguridad, a una sociedad mas equilibrada, con menos estereotipos pues la totalidad del trabajo adentro y fuera de la casa sería realmente compartido.

¿Estamos dispuestos a pagar el precio por una sociedad realmente balanceada?

(Visited 2.642 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La violencia reaparece entre palestinos e israelíes, esta vez en un(...)

2

Dedico esta publicación a los colombianos y colombianas que se levantan(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Visto desde otra optica … no es un problema de la mujer necesariamente. Incluso en sociedades mas calidas hacia el entorno familiar el hombre que desea pasar mas tiempo con sus hijos sufre de las mismas constricciones que tendria una mujer. Ya no se le ve como un miembro que contribuye incondicionalmente y tampoco esta disponible para las actividades extra-laborales que hacen parte del trabajo. Cuando un hombre se ‘dedica a su familia’ tambien es puesto en una segunda categoria de candidatos para posibles promociones. De esta manera deberiamos ver mas esto como un problema social y no centrado en la diferencia de generos. Las empresas siempre van a querer captar la mayoria de la atencion del empleado y que dedica cada momento despierto en pro del beneficio corporativo. Se requiere un esfuerzo conjunto para que tanto hombres como mujeres hagamos ver a las corporaciones que la vida familiar debe ser importante y que esto constituye una variable que les afectara la percepcion colectiva respecto a su atractivo para retener empleados competentes. Mientra no exista un foco unificado dejando el genero de lado, las empresas siempre tenderan a explotar esa oportunidad para empujar por su beneficio; no porque sean malas o buenas, sino porque son empresas y desafortunadamente eso es lo que las empresas hacen.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar