Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La felicidad, para mí, es en gran parte cuestión de digestión“.  La importancia de vivir, de Lin Yutang (Aporte del lector William Mejía).

 

Todavía recuerdo la cantaleta de mi mamá cada vez que nos sentábamos a la mesa, después de pasar por el obligatorio e ineludible lavado de manos.

En la sabiduría de su vida sencilla había espacio para radicarnos modales y manejo de elementos como los cubiertos y la servilleta, que contribuyen con su elegancia a hacer grata la compañía de un comensal.

Pero en lo que sí era contundente e intransigente era en enseñarnos a comer despacio y a masticar. Decía ella que en esa disciplina radicaban gran parte de la salud y la más nutritiva felicidad del alma.

Como la mayoría de las cosas buenas y también equivocadas que recibí antes de los 7 años, ese hábito me quedó grabado. Y si de las segundas todavía sigo lavándome el cerebro y desaprendiendo, hacia la enseñanza de las primeras solo tengo gratitud.
He comido despacio aún en los frentes de guerra periodísticos, y siempre he optado por merendar poco pero bien, más que por atragantarme un banquete a las carreras. No cuento el número de veces que mastico las mesuradas cantidades de comida que ingreso por mi boca, pero sí es muy frecuente que sea el último en levantarme de la mesa.
Y el principio es simple, registrado en un artículo publicado en El Tiempo y titulado “A buena digestión, buenas emociones”. Porque claro, el alimento que envío a mi estómago está compuesto en cantidades magras por frutas y verduras con mucho aceite de oliva, esporádicas carnes sobre todo blancas, y combinaciones y aderezos que hoy, después de tantos años, ya tengo identificadas como benéficas y no habilitadas bombas potenciales para mi intestino y esa porción impredecible que se llama Colon.
La buena digestión es como la piedra filosofal del cuerpo humano, el secreto de su placidez o de su desgracia. El auge salvador de la fibra lo resume en estas palabras el artículo mencionado: “Una dieta rica en fibra puede favorecer la digestión y prevenir el estreñimiento”.

En una entrevista que Gabriel García Márquez le concedió a María Elvira Samper, a propósito del lanzamiento de “El General en su laberinto”, el Premio Nobel le precisó: “Tú no encontrarás en ningún biógrafo de Bolívar el estreñimiento. Yo lo encontré en Reverend, el médico, pero muy de pasada. Dice que le dieron una cucharada de no sé qué cosas y unas píldoras para su estreñimiento crónico. Cuando dice estreñimiento crónico, ya tú sabes cómo es el carácter del tipo. Porque yo he dicho que el mundo está dividido entre los que cagan bien y los que cagan mal”.

Ese doloroso monstruo llamado el estreñimiento estraga el organismo, perturba los caracteres y genera padecimientos de inquisición en largos viajes al trono blanco.
No faltaba más pensar que una buena y bendita digestión es únicamente el producto de lo referido. Tiene que ver con el ejercicio, el buen sueño, el sexo grato, tener una mente sana y controlada y un apacible corazón que se lleve bien con los demás pero que privilegie el amor propio como el amor a Dios. Alejados todos ellos, eso sí, de tanta fístula nacional, como la envidia y la rampante mentira.
 (Publicado en Portafolio. 29.07.2016)

www.carlosgustavoalvarez.com

 

(Visited 2.112 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La semana pasada empecé a contarles una historia de mi amigo(...)

2

Muchos sentimientos de culpa que tenemos sobre nuestros cuerpos los hemos absorbido de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Buenísimo. El cerebro está en el estómago. Piensas y actúas como comes. Locombia y los colombiches comen pésimo, consumen basura, confían a los negocios de comida su salud mental y física. Ñeros al fin y al cabo.

  2. Esimposible que nos comamos este cuento de Paz cundo solo persigue, para la exportacion, silenciar temporalmente las balas y bombas de unos narcoasesinos terrroristas que quieren comerse el Estado con la ayuda de un posible Nobel temporal, a cambio de opresión y miseria del pueblo.

  3. La rampante Mentira y tanta truculencia con el acuerdo de la habana nos produce gran indignación. Siempre nos toca pensar que lo que dicen y repiten es exactamente lo contrario, lo que va a pasar. Todos amamos la Paz, no este acuerdo incensato.

  4. Estas en lo cierto.Lo mas importante que hay que rescatar de su articulo es comer todos juntos y en familia .No discutir mientras se come , no hacerlo viendo televisión y guardar un poco de reposo . Todo esto muy difícil en el mundo actual donde todo es a las carreras.

  5. hace poco descubrí que la mejor manera de hacer del cuerpo es como lo hacen los hindues con las nalgas casi pegadas a los talones, es la forma natural, sentados hay que hacer mucha fuerza con el estomago, les recomiendo poner un ladrillo para levantar lo mas que puedan las rodillas y así se facilita mucho la deposición.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar