Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Juan David Cabrera Arocha*

Tal vez haya formas de democracia radical donde la corrupción sea casi imposible, donde la paz sea casi constante. | Foto: Stephanie Lecocq, EFE

Para esbozar una reflexión  sobre corrupción y paz, creo que las ideas del legendario filósofo argentino-mexicano Enrique Dussel pueden ser de utilidad. Mi punto, siguiendo a Dussel, es que la corrupción debe analizarse más allá de su sentido restringido (el robo o desviación de recursos públicos), sino que se debe considerar la dimensión ética en la elección de una determinada política pública. Esto es, si la política pública beneficia a la ciudadanía, es decir si es ética y no corrupta, entonces contribuye a la construcción de la paz.

Tal vez la corrupción y la paz no parecen relacionadas, pero se ha descrito en la literatura que: 1. La corrupción genera desconfianza en las instituciones, en contextos de construcción de paz (como el colombiano), 2. Altos niveles de corrupción se asocian con mayor violencia, 3. Cuando le corrupción aumenta, ello puede ser un predictor de que la paz se deteriorará.

La corrupción es, entonces, un problema fundamental que se debe abordar para construir una paz estable y duradera. Sin embargo, no quiero hacer aquí una crítica a la concepción tradicional de corrupción (como ya lo dije), sino que propongo una crítica más ética sobre la corrupción originaria en la política. Y es aquí donde el profesor Dussel resulta útil.

Para Dussel, la corrupción originaria se da cuando el político (presidente, congresista, alcalde), se asume como la fuente del poder político, olvidando que la sede del poder es la comunidad política. El político corrompido olvida que su ejercicio del poder es delegado, y que dicho poder es para sostener y mejorar la vida; esta es la dimensión ética de la política. Olvida que es un simple mandatario, y se convierte en un mandante, en alguien que va a velar por sus propios intereses y no por los de la comunidad política, como si no tuviera que rendirle cuentas al pueblo. Dussel pone el ejemplo del político que se ha corrompido, no por robar, sino por gobernar para su grupo: para su clase, para su etnia, para su tribu (sus aliados políticos).

Y así, por ejemplo, los políticos que instituyen políticas que aumentan la pobreza, la desigualdad y el desempleo, con modelos tributarios que benefician a los más ricos (como lo ha demostrado Uprimny y el Washington Post), ya de por si estarían corrompidos. Lo mismo los que promueven políticas extractivistas y desarrollistas, a costa de los costos ambientales y sociales que acarrean (contaminación, emisión de CO2, pérdida de biodiversidad, aumento de criminalidad, ruptura de lazos comunitarios). También aquellos políticos que reproducen roles estereotípicos para la mujer, olvidando que la mujer, como parte de la comunidad política, es su mandante, es quien le delegó el poder. Son conclusiones polémicas, pero se desprenden de la no ética de dichas políticas. Son políticas que no sostienen ni mejoran la vida, siguiendo a Dussel.

Implementar políticas corruptas, en el sentido en que Dussel le da al término, no resulta compatible con la construcción de paz. Candidatos con discursos vacíos sobre corrupción, sin políticas que sostengan y mejoren la vida, no contribuyen a la construcción de paz.

Tal vez debamos replantearnos un poco la forma de hacer política. Cómo lo dicen los zapatistas, el político debe mandar obedeciendo: “Fue nuestro camino siempre que la voluntad de los más se hiciera común en el corazón de hombres y mujeres de mando. Era esa voluntad mayoritaria el camino en el que debía andar el paso del que mandaba.” Tal vez haya formas de democracia radical donde la corrupción sea casi imposible, donde la paz sea casi constante.

 

* Dejusticia

(Visited 395 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad / Center for the Study of Law, Justice and Society. We work to promote human rights in the Global South.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hay personas talentosas que andan haciendo bien las cosas desde hace(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar