Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ella apareció como cualquier otra mujer pudo hacerlo, pero su fachada fue muy convincente, tanto así, que no necesitó de muchas palabras para empezar a enredar a un hombre que se mantenía en una estable y respetada relación, pero no con otra mujer, sino con su propia soledad.

Esta es la historia de un hombre llamado Felipe, un alma apasionada que se fijó en una mujer llamada Alejandra.

Al principio él creía que todo era color de rosa, como los cuentos de hadas que solía leer de pequeño o aquellas historias que Disney le vendía con eso de “fueron felices por siempre”, un completo ingenuo si me lo preguntan.

Desde el primer día que sus miradas se cruzaron en un mágico bar, lleno de plantas, deliciosos cócteles, comida exquisita y música tenue que les permitía hablar y sonreír sin interrupciones…

Felipe nunca imaginó que su vida cambiaría para siempre.

Alejandra, con sus ojos centelleantes y su risa melodiosa, aparentemente real, se convirtió en el faro de Felipe, guiándolo a través de los altibajos de la vida con la promesa de un “amor bonito” y duradero.

Felipe y Alejandra compartieron desde ese día, muchos otros llenos de risas, paseos románticos y noches de confesiones bajo un cielo estrellado. Parecían ser la pareja perfecta, la envidia de todos los que los rodeaban. Sin embargo, detrás de esa fachada de felicidad, se gestaba una tormenta que Felipe estaba destinado a enfrentar.

Durante más de un año, Felipe vivió en la burbuja ilusoria de un amor que creía ser reciproco. Alejandra le juraba su devoción cada día, pero las noches que pasaba sola revelaban una verdad amarga.

Alejandra, la musa de sus sueños, compartía su tiempo libre con otros hombres, tejiendo una red de engaños que envolvía a Felipe en una espiral de desilusión.

A medida que la verdad emergía lentamente, Felipe resistía el peso de una realidad que amenazaba con aplastar su corazón enamorado. Descubrió las mentiras, las traiciones y los secretos guardados en el rincón oscuro de una relación que él creía inquebrantable. Las fotos y mensajes en el teléfono de Alejandra desenterraron una verdad dolorosa: ella no era la mujer que él pensaba que era.

La caída de Felipe fue lenta y dolorosa. Se encontraba solo en la oscuridad, las promesas rotas retumbaban en su mente y el eco de la traición llenaba su corazón. A pesar de su amor ciego, se vio obligado a confrontar la realidad: Alejandra nunca fue suya, y la fachada de su amor se desmoronaba como un castillo de naipes.

Fue tanto el daño que ella le hizo, que, hasta su empleo, nuevos negocios y oportunidades laborales se fueron a pique, al igual que su autoestima, paz mental y tranquilidad. Todo realmente se fue para abajo.

La tristeza de Felipe se convirtió en furia, y la furia se convirtió en determinación. Aunque sus lágrimas habían empapado las noches solitarias y las botellas de alcohol se acumulaban en su nevera dejando algunas de ellas a medias, la tormenta interior desencadenó una nueva resolución en él. Felipe decidió liberarse del peso de un amor no correspondido y emprender un viaje hacia su propia sanación, empezando a “vivir la tusa” dentro de la misma relación.

Ahora solo, Felipe exploró los fragmentos rotos de su corazón. Se permitió sentir la tristeza, la ira y la confusión. Cada lágrima derramada era un paso hacia la recuperación. En su soledad, descubrió la fortaleza que residía en su interior y la capacidad de renacer de sus propias cenizas.

Mientras Felipe reconstruía su vida, Alejandra continuaba su camino, inconsciente del dolor que había causado.

Ella saltaba de hombre en hombre, buscando en moteles la felicidad que nunca le pudo brindar a Felipe. Sin embargo, la sombra de sus elecciones pasadas la perseguía, afectando sus futuros amores y recordándole la fragilidad de la confianza, es más, ignorando por completo que ni siquiera se tenía amor propio.

El tiempo fue el aliado de Felipe. Cada día lo acercaba un poco más a la curación, y cada cicatriz en su corazón contaba la historia de su resistencia. Aprendió a amarse a sí mismo antes de buscar el amor en otras mujeres, a reconocer su propia valía y a no depender de las promesas de alguien más para encontrar la felicidad.

En el proceso de reconstrucción, Felipe también descubrió la belleza de la independencia. Aprendió a disfrutar de su propia compañía, a perseguir sus pasiones y a encontrar la alegría en las pequeñas cosas de la vida. La traición se convirtió en una lección que lo fortaleció en lugar de derribarlo.

Aunque gracias a ese aprendizaje, también pudo abrir los ojos y reconocer que su amor propio también estaba ausente.

Mientras tanto, la vida de Alejandra seguía un curso turbulento, oscuro y triste. Sus relaciones efímeras y su búsqueda insaciable por alimentar su deseo sexual revelaban la ausencia de una conexión genuina.

Felipe, en su ausencia, se convirtió en un eco constante en su conciencia, recordándole las consecuencias de las mentiras y el costo de jugar con los corazones ajenos.

El destino, con su ironía característica, condujo a Felipe y Alejandra por caminos divergentes. Mientras uno encontraba la paz en la aceptación y el crecimiento personal, el otro continuaba tropezando en la búsqueda de algo que ya había perdido.

La vida les enseñó lecciones diferentes, y cada elección dejó una huella imborrable en sus almas.

Esta historia de Felipe y Alejandra es un relato de amor, traición y renacimiento. Es un recordatorio de que incluso en las peores tormentas emocionales, el sol eventualmente brilla de nuevo.

 

(Visited 264 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Publicista, docente, consultor digital, creativo gráfico, generador de contenido. Amo escribir; en mi trabajo cuento historias para llegarle a la gente, aquí también le llego a la gente, pero por pasión. Siempre con algo nuevo por contar. Leámonos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quizás eres como yo, de esos que siente que marchar es(...)

2

La Cultura Celsia - Ricardo Sierra https://open.spotify.com/episode/4qtenybV8MnLFQlqW3tXB5?si=23366b1293a44d1d La Cultura es un(...)

3

Una nueva forma de hacer minería se viene imponiendo en Perú(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar