Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Comprendí, entonces, que el periodismo no es ese oficio que todo el mundo quiere leer en el diario momentáneo; si no esa capacidad de entrega a través de la palabra que un ser humano pueda expresar. Que la inmediatez no es más que eso, el furor de la emoción. Que lo que verdaderamente te hace transmisor es la forma adecuada de conectar almas. Que no necesito aval, ni espacio en el tiempo. Que mi palabra se puede leer en una entrada y por eso hoy somos: Periodismo de Blog, una alternativa de leer un fragmento de la realidad porque como suma mundana somos pedazos de vidas que constituimos universos, y que por mas demarcado que el mundo esté siempre habrá algo diverso —de vos y de yo— que podemos aprender.

Henry Orozco – @SoyHenryOrozco

Respirar, sentirse vivo. Querer estarlo. 

Vomitar en letras lo que no se es capaz de expresar en palabras, sin alcohol. Mojar el alma con una lagrima interna, explotar adentro y camuflarlo en una sonrisa. Esconder el tic nervioso, carcajearse al sentirse vulnerable. Dispersar la mente en una situación cotidiana, dibujar en el rostro una curva de conformidad. Querer estar en soledad y temerle a ella. Querer tener un abrazo sin compasión de otredad, ahogarse en un océano de pensamientos. Oprimir el pecho sin permitir saciarse de una bocanada de aire. Sudar, temblar, somatizar un cuadro clínico que te rehusas a aceptar. Querer estar en casa, o por lo menos cerca a ella. Temer a huir de tu zona de confort. Estar en cama, anclado a tu sosiego, buscando provocar un coma o desconexión ante la realidad. Hastiarse de la vida, de la gente, de todo lo que te rodea. No comer, pasar más de una semana sin bañarte, apagar el celular, reventarte a gritos, mudos y ensordecedores. Detonar.

{"subsource":"done_button","uid":"2A95247B-7D2B-417D-A08F-920855A082CD_1599715917381","source":"other","origin":"gallery","source_sid":"2A95247B-7D2B-417D-A08F-920855A082CD_1599715917402"}

La ansiedad es más común de lo que creemos —y quisiéramos—. Muchas personas en algún momento de su vida han padecido un cuadro de ansiedad, a veces unos en menor nivel que otros pero igual de importante al de los demás.

Durante toda mi vida he estado sumergido en entornos de ansiedad; vengo de una familia diagnosticada con múltiples cuadros psiquiatras: bipolaridad aguda, trastorno obsesivo compulsivo, depresión y estrés. He perdido personas importantes a causa de esto, se me han suicidado primos, amigos y conocidos que trascienden la estadística.

Muchas veces también lo intenté. Exploté, me golpeé, grité, insulté, vomité. He estado hospitalizado, por horas, con medicamentos que alteraron mi sistema nervioso. He sufrido la pesadilla en carne viva. He sudado, he gritado, he sentido que el aire que absorbo no complementa mi sistema respiratorio. He creído infartarme sin tener una enfermedad de base, y también he sido consciente que todo es producto de mi mente y el estado en el que ella me envuelve.

***

Ridículo, —solía decirme—, tenía los ojos color miel y una cara igual de dulce. Cayó de un cuarto piso, en El Santuario, Antioquia, desde la casa de un profesor. Tendríamos la misma edad, escasamente a un año o dos de diferencia. Disfrutaba de las películas de terror y de los 24 de diciembre en mi casa; le encantaba verme entonar canciones en mi guitarra y acompañarlas con ron. Éramos muy cercanos, o al menos ese concepto tenía yo.

Muchas veces me expresó su angustia, su depresión, y sus ganas de dejar este plano terrenal. ¡Ridícula! —Le decía yo—. Nadie creía que lo iba a hacer, que sería capaz. Nadie quiso aceptar que lo que ella padecía era un cuadro severo de bipolaridad y que en algún momento acabaría con su vida.

Serían las diez de la mañana cuando a golpe seco recibí la noticia: “Henry, Vanessa se mató. Se tiró de un cuarto piso”. Estallé en llanto, a gritos y lo sigo haciendo constantemente. Su presencia se congeló en el tiempo, aún me parece ver su rostro triste, pero sonriente paseando por mi casa. Le he visitado una cuántas veces al cementerio, siempre borracho y a llanto herido con mi guitarra en mano. Prometí no volverlo a hacer por el daño temporal que esto estaba causando en mí.

Me negué muchas veces, durante muchos años, a su decisión de muerte. Quise ir en busca de ese profesor y exigirle respuestas; quise sacarla de su ataúd y preguntarle el por qué. Confronté a la vida —y a Dios— en mis momentos de destrucción mundana, con alcohol y drogas sintéticas. Me hastié aún más de la muerte y el rito que concierne a ella.

A veces, aún, me doy golpes de pecho. Siento que faltaron más palabras de aliento, más comprensión, más amor y más apoyo emocional. A veces creo que pude interrumpir su destino, venderle una concepción de vida diferente y no verme obligado a escribir este texto en su ausencia.

La depresión es una enfermedad que circunde en nuestro día a día, en nuestros entornos sociales y familiares y que muchas veces pasamos desapercibida. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos estado tristes y necesitados de un abrazo, de una mano alentadora o de un aliento acogedor. Todos, también, podemos brindarle bienestar a alguien con una palabra y una sonrisa como principio de transformación social.

Quizá hoy mis letras no sean más que un refugio a mi duelo procesal; pero, aún así, creo que puedo dejar en usted un mensaje positivo para ayudar a ese ser querido, amigo, hermano o familiar que esté afrontando un momento crucial.

Respirar a veces suele ser más fácil si sabemos que podemos contar con un aire, cercano, de aliento.

(Visited 419 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y creador digital. Viajero, melómano y lector. Un dibujante de voces humanas.

Más posts de este Blog

  • Cultura

    Padre, he pecado.

    Fragmento del primer capitulo de mi libro: Padre, he pecado.  Recopilación de crónicas, cortas, a fin de mostrarle al(...)

  • Vida

    Vacíos emocionales

    Dar, entregarse, amar e idealizar personas muchas veces nos hacen vulnerables y susceptibles ante situaciones cotidianas de nuestra vida.(...)

  • Vida

    Abrazos al dolor

    Si la vida me permite llegar a miles —o centenares de personas por medio de un blog—, espero que(...)

  • Cultura

    'El cartel de los brujos': una realidad que vive El Espinal, Tolima

    El relato acá narrado no es más que una sujeción de la realidad, contada por varias fuentes que no(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cómo es de costumbre, este 20 de Septiembre inició la Asamblea(...)

2

En la actualidad la gente se queja de las relaciones según(...)

3

Hay barrios icónicos en Bogotá que siempre representan algo. El 7(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar