Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La paz, esa palabra proveniente del latín pax, referida a los periodos de estabilidad (sin guerra entre las naciones en la época) a muchos nos alegra pero a otros los asusta e inclusive, perturba. Es comprensible que a varios les parezca extraño hablar de esto pues para los colombianos un estado de tranquilidad y estabilidad es totalmente desconocido. Llevamos toda nuestra historia luchando por encontrar la anhelada paz pero solo la buscamos a través de la guerra, cosa que nos ha imposibilitado llegar a ella.

El lunes 27 de agosto de 2012, una noticia estremeció los cimientos de una sociedad acostumbrada a bañarse con sangre todos los días: el gobierno había iniciado oficialmente los acercamientos para llevar a cabo un proceso de paz que llevara al fin de un conflicto armado de más de 50 años.

En los medios nacionales hubo consenso: no hay otra fórmula distinta para alcanzar esa anhelada estabilidad distinta a sentarse a negociar con los actores en conflicto. En la edición dominical de EL TIEMPO, el editorial recogió magistralmente un sentir y destacó que, si bien la vía armada ha sido fundamental para “modificar el balance estratégico” esta “es más un escalón que la puerta hacia la solución definitiva”.

Pero aunque muchos, en los cuales me incluyo, estamos con una ilusión gigantesca y una fe que nos hace sentir parte de un momento histórico, otros liderados por extremas llenas de odio, rencor y que viven del lucrativo negocio de la guerra, se rasgan las vestiduras y probablemente intentarán entorpecer a toda costa la oportunidad de poder poner fin a un conflicto que lleva décadas e intentar vivir en paz.

Los escépticos, con razón, recuerdan con resentimiento esa oscura época del Caguán donde el acelere, la ingenuidad y la poca voluntad de los violentos nos llevó a vivir días negros y ver sillas vacías que desde un primer momento mataron la esperanza. Claro, esos diálogos que iniciaron en 1999 fueron un mal necesario, una parte del proceso y una lección que hará que lo que se intente ahora, esté pensado meticulosamente, sea concreto y no caiga en los mismos errores del pasado.

Una noticia como la del lunes debería causar euforia. No se trata de la inclinación política acá. No es ser de derecha o izquierda. Rojo, azul, amarillo, naranja o verde. Es tratar de darnos la oportunidad de encontrar esa “estabilidad”, pero no. A muchos esto no les suena.

Liderados por el expresidente Álvaro Uribe, quien día a día pareciera ser el más acérrimo defensor de la continuación de la guerra en el país, muchos colombianos intentarán entorpecer y acabar con un proceso que busca una salida distinta a un conflicto armado con una guerrilla que no han podido acabar en casi 50 años y pareciera no tener fin.

Para lograr la paz hay que tragarse muchos sapos. Y créanme, YO también me he tragado sapos por parte de esa guerrilla, y sapos muy feos. Pero quiero que esos hijos que algún día llegarán para mí no vivan en un país como el que me tocó en la niñez, lleno de guerra y terror.  Nos acostumbramos a que un infante vea normal un ambiente así cuando debería hacernos retorcer esa realidad.

Démosle la oportunidad a la paz. Apoyemos a quienes la buscan. Aprendamos a perdonar y perdonar implica aguantarse cosas horribles y no de los amigos precisamente.

@riverasoyyo

Lea también:

1.El martirio de tomar un taxi

2.Ojalá existiera la pena capital

3.Un fenómeno llamado Óscar

4.Recuerdo de un ‘cardenal’ caído

5.Carta a Carlos Cárdenas

6.Azcárate, mejor un hueso carnudo

7.Oda al chunchullo

8.Voto en blanco o nos jode “el negro”

9.Apoyemos nuestra industria…porno

10.Un show nada honorable

(Visited 75 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Rivera Mejía es periodista de la Universidad Javeriana. Ha trabajado como periodista y fotógrafo taurino además de ser un enfermo por el fútbol.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Supongo que cada quien en su familia, como los de la(...)

2

Me animé a hacer este post sobre la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos a manera de podcast. Son 10 minutos muy amenos e informativos, creo yo, para cambiar un poco el formato y acercarme a ustedes de una manera diferente. En un reciente post de este blog mencionamos los dos errores más comunes en una estrategia de redes sociales, y esta actualización es de alguna manera una continuación. Puedo adelantar que ambas actividades no son lo mismo, que sí existe diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos, pero que definitivamente son complementarias. Quise ilustrar esa diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, como un equipo de ciclismo que se complementa (¿estará muy forzado?). También presento más abajo un video complementario. Aunque la imagen puede ser más tentadora, le recomiendo primero que escuche el podcast donde explico claramente  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos.

Si no le aparecen los player de audio y video, por favor refresque la página.

Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Podcast)




Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Video)

Este video es de una entrevista que me hicieron los amigos de TeleMedellín. La verdad no abordo directamente sobre  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, pero es un buen complemento para el tema central de esta actualización.






¿Alguna opinión? ¿Cree que falta algún punto para explicar mejor  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos? ¿o cree que no hay diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos?

No sea tímido, me encantaría escucharlo. O al menos recomiende este post a través de e-mail, twitter o facebook. Mil gracias

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar