Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Viajé en tren y a medida que me acercaba a la ciudad, el paisaje se convertía en el escenario de una película futurista, con edificios a diestra y siniestra, cada vez menos casas rojas y todas las vías del tren cruzándose entre ellas como un entramado perfectamente planeado. No había caído en cuenta lo mágico que es ver una ciudad desde las vías del tren. Es una imagen diferente, donde todo pasa más rápido y tiene un ángulo diferente al usual. El camino entre Falun y Estocolmo, si no tienes que hacer cambio, dura dos horas y media, pero se pasa volando.

Varias cosas me quedaron en la cabeza después de este viaje. Dos canciones en español que no dejaron de sonar durante los dos días que pisé las calles de esta capital, la satisfacción de reconocer varios lugares que conocí y disfruté durante mis visitas en el 2019 y fortalecer la relación con Susanna y Romina, ambas con raíces latinas, pero tan suecas como las historias de vikingos que escuchamos.

La contraseña del edificio donde me quedé es el año en el que Suecia quedó de tercero en el mundial de futbol. Me pareció muy curioso porque en este país muchos deportes sobresalen por encima de este, tan importante para los colombianos. Con respecto a este lugar, también les cuento que estábamos cerca del agua y aproveché esta cercanía para hacer mi ejercicio favorito de mindfulness. Estas fueron algunas de las anotaciones que hice en mi cuaderno:

  • Son las 16:00 y ya llevo más de 15.000 pasos.
  • Hay un bote azul, un bote rojo, dos botes blancos en movimiento, quince botes blancos atracados y siete lanchas que alcanzo a observar
  • Una señora con una chaqueta amarillo pollito que camina más lento que los demás
  • Las olas contra las rocas suenan más duro cuando pasa uno de los botes hacía mar abierto
  • Hay un perrito chillando cerca. Luego me doy cuenta que está encerrado en uno de los botes que sirven como hogar para una familia de cuatro.
  • El sol cae fuerte sobre la piel, pero el viento frio no da tregua
  • Aun siento el sabor a pizza de champiñones recalentada y a la coca cola que almorcé.
  • Me he vuelto muy dependiente del celular y quisiera tener datos para compartir con mi familia el momento. ¿Y si lo vivo y ya?
Ojalá puedas visitar alguna heladería, puede ser la que tenías en tus planes o la que te recomiendan tus amigas. En mi caso, ganó la segunda opción, pues Susanna y Romina dijeron que iríamos a comer en SNÖ, donde probé ese helado rico de maracuyá y mango, además de los canolis dulces que vuelven locos a locales y turistas, sobre todo en primavera y verano, cuando las filas son de hasta más de veinte personas.

Cuando visites esta ciudad, o cualquier otra ciudad europea, entra a alguna tienda extranjera. No pierdas la oportunidad de perderte entre sus estanterías y sentirte en otro país. Me pasó en una tienda asiática, “un paraíso de noodles”, como escribí en mi cuaderno. Letras y olores que mi cerebro desconoce son algo que me maravilla de estar en un sitio donde se mezclan tantas culturas.

En Estocolmo hay que salir a bailar, mejor aún si es una fiesta de dancehall y todos los que te rodean parecen venir de África, por el color de su piel y sus movimientos. Hay que tomarse el tiempo para caminar por Gamla Stan y entrar a cada tienda de curiosidades a chismosear o simplemente ver las bolsas llenas de cascaras de naranja exprimidas o las lámparas con los bombillos haciendo figuras diferentes. Hay que sentarse bajo los cerezos de Kungsträdgården y observar a las personas que pasan por allí. Definitivamente hay que parar en Hotorget y, si tienen montado un loppis, esos mercados de pulgas tan famosos en toda Suecia, quedarse por allí un rato y dejar que tus ojos se pierdan entre tantas antigüedades.

Es muy difícil para mí definir a que me huelen los lugares que visito. Vista, tacto, oído y gusto funcionan bien, pero el olfato siempre ha sido mi perdición cuando hago estos ejercicios. Por eso, recurrí a Susi y me pareció una bonita forma de terminar el texto. Ella me dijo Estocolmo huele a primavera; que la capital sueca huele a flores, a gente reuniéndose, a picnics y asados. Esta ciudad escandinava huele a la estación en la que la visites.

(Visited 321 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Viajera colombiana que busca compartir con quienes se cruzan en su camino una amplia sonrisa y la buena energía que nos caracteriza a los latinos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar