Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

*En árabe, Bab significa Puerta

Bab Rcif está ubicada en uno de los puntos más bajos de la medina y por esto, durante mi tiempo como voluntaria en un hostal de Fez, se ha convertido en la principal de las catorce puertas que me abren paso a este auténtico lugar. Al detenerme un momento bajo su arco veo la vida surgir por montones y, con el paso de las horas, observo el movimiento de personas y burros, el único medio de transporte reglamentario para cruzar de lado a lado la medina.

Con tan solo adentrarme unos cuantos pasillos, colores, formas, texturas y aromas intentan seducirme mientras paseo la vista por los diferentes negocios de la Medina intentando elegir lo que quiero. Huele a humanidad de siglos, a sudor de edades, a carne de tiempo. La medina de Fez, sin importar por donde entre, huele a vida, con todos sus altos y bajos. Gatos por doquier, cabezas de pollo aun sin recoger, botellas de plástico y una que otra basura sin recoger acompañan el paso de otros caminantes que, apurados, apenas los notan.

Mientras los turistas y mochileros descubrimos esta magnífica ciudad, los habitantes de Fez siguen con su vida tranquila. Por las calles pasean hombres y mujeres que cargan compras, llevan a los niños de las manos y entran y salen de cualquiera de los callejones con un brillo en la mirada que denota si han encontrado o no aquello que estaban buscando.

Durante los meses de verano, cuando la temperatura de más de cuarenta grados centígrados hace sudar las figuras de los caminantes, el barril con agua para compartir ubicado en partes estratégicas de los callejones es indispensable. Bajo el sol del mediodía, además del golpe de calor, resalta el olor a comida marroquí. Sería necesario pasar días dentro de sus calles y probar todas las especias que se encuentran en los diferentes negocios, para saber exactamente cuál resalta con más intensidad entre esta mezcla de sensaciones.

Alrededor de la medina hay varios puestos de pastelería y dulces típicos, restaurantes que sirven sanduches con diferentes tipos de carne o incluso solo pan con un poco de queso para untar. Los locales que ofrecen el típico tajín o cuscús están bien distribuidos y cada uno, a su manera, se encarga de invitar a los diferentes transeúntes a probar su sazón. Sin embargo, para mí, la comida más rica que he probado es la que prepara Samira, la chef del hostal, quien cada noche hace un platillo diferente de la cocina marroquí. (Al final de este texto dejaré sus datos para que la busquen si se dejan antojar por las letras de esta colombiana).

Cuando empieza la tarde, la gente inicia la búsqueda de sombra para cubrirse del sol incandescente. A su vez, los carros cargados de sandías, aceitunas, naranjas y yogurt empiezan su paseo por la calle cercana, pues a esta hora se incrementa el apetito de quienes han estado caminando todo el día por la ciudad. Se nota la fuerza que hacen quienes se encargan de llevar estos elementos, pues sus caras se llenan de arrugas y sus venas resaltan en los músculos que dejan a la vista.

Sin embargo, hay que salir de la Medina para conocer la otra parte de esta ciudad. La zona nueva de Fez, conocida como Ville Nouvelle, es un lugar donde las normas de tráfico, si es que existen, han sido escritas para ser burladas. Al menos, así deben sentirlo sus habitantes porque cualquier viaje en carro se convierte en una aventura. Sentarse de copiloto es todo un juego del azar donde el cinturón es inexistente y los semáforos parecen estar puestos para ser ignorados.

En esta zona encontraremos un centro comercial, edificios más modernos, calles amplias, una avenida larga con un parque en medio donde se sientan los fesíes a disfrutar las noches frescas y restaurantes que ofrecen comida de diferentes partes del mundo. Se nota de inmediato el cambio entre ambas partes de la ciudad. Pero después de todo, la Medina de Fez, ese laberinto de callejuelas, es la que me tiene enamorada.

Porque Fez no es sólo la ciudad que alberga la Universidad Al-Karaouine, una de las más antiguas del mundo y por donde cruzamos al subir de Bab Rcif a Bab Boujloud. Esta es la ciudad de Taib, que vende hierbas por Talaa Khbira; de Anwar, quien vende sanduches cerca de Bab Boujloud; de Samira, que cocina para cientos de turistas durante la semana en un hostal cerca de Bab Rcif, de Tariq, que usa camisa de Olly Murs y siempre está tomando café cerca de Boujloud, de Yassine, que con sus rastas y su sonrisa cautiva a más de una extranjera, de Hanane, que me recibió la primera semana y me invitó con ella a una boda marroquí y de tantas otras personas y amigos que han hecho que me sienta tan feliz en Fez.

 

Teléfono de Funky Fez, hostal donde encontrarás a Samira y su deliciosa sazón: +212650854867

(Visited 228 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Viajera colombiana que busca compartir con quienes se cruzan en su camino una amplia sonrisa y la buena energía que nos caracteriza a los latinos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar