Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Les confieso que esperaba la reacción de muchos que gritaron, como si les hubieran quitado a un hijo amado, cuando se enteraron que la viuda y los hijos de Gabriel García Márquez vendieron los archivos del escritor cataqueño a la Universidad de Texas, sin haberlos ofrecido a una institución encargada de resguardar e investigar archivos en Colombia. Ante eso, quiero replicar una pregunta que se hicieron, hace unos días, medios como Arcadia, La Luciérnaga y RCN Radio: si la Biblioteca Nacional, la Luis Ángel Arango o el Archivo General de la Nación hubieran conservado el archivo de García Márquez, ¿cuántos de los que se rasgan las vestiduras porque las cartas y borradores del hijo del telegrafista que no están en su país han pisado las salas de consulta de alguna de esas tres magníficas instituciones?

Tener el archivo porque sí no sólo es un acto de absurdo chauvinismo, sino un acto de irrespeto con la memoria de García Márquez y su carácter de escritor universal. Como literato e investigador, creo que el archivo de la Universidad de Texas, donde la familia García Barcha vendió los documentos del cataqueño, es el mejor lugar donde podrían reposar. No sólo por la calidad del Harry Ransom Center, que alberga manuscritos y archivos de escritores como Lewis Carroll, William Faulkner (a quien Gabo llamaba “maestro” en su célebre discurso de Estocolmo), James Joyce, Jorge Luis Borges, Arthur Miller, John Steinbeck y Julio Cortázar, sino porque la Universidad de Texas en Austin se ha convertido, durante muchos años, en un imán para aquellos que estamos interesados en los estudios latinoamericanos.

Otros se rasgaban las vestiduras porque la familia de García Márquez le dejó a Colombia piezas de museo, como la máquina de escribir en la que escribió Cien años de soledad (los computadores Apple que Gabo, reconocido fanático de Mac, utilizó para escribir sus novelas posteriores, también viajaron a Austin), la medalla del premio Nobel y parte de su biblioteca personal. Creo que allí hay un guiño a nuestra relación con García Márquez: es, para gran parte de los colombianos que no lo ha leído más allá de la desganada lectura de Cien años de soledad en el colegio, la pieza más importante del museo de nuestra memoria. Invocamos, cada vez que podemos, a Remedios la bella, la idea del “mejor vividero del mundo”, y dos o tres clichés que recordamos de la enorme y profundamente crítica obra de Gabo, a quien llamamos así sin ningún tipo de recato, como si fuéramos miembros de esa comitiva que viajó a Estocolmo. Pero, como sucede con nuestra memoria desde hace más de quinientos años, no hemos cruzado esos pasillos de ese museo para reflexionar sobre él. Y la obra de Gabriel García Márquez tiene esa reflexión, que han apreciado mucho más fuera del país que en Colombia, donde nos quedamos con las mariposas amarillas disecadas y convertidas en un símbolo de la nación.

Voyeur: En una de las pocas intervenciones que le aplaudo, la canciller dijo que “la televisión es un negocio, pero la gente afuera no entiende esas novelas como se entienden en Colombia, y eso hace un daño inmensamente grande. Es increíble que los propios colombianos hagamos cosas que nos generan una mala imagen”. ¿Qué dirá el mercachifle de la tragedia e indignado profesional, Gustavo Bolívar, al respecto?

En los oídos: In my life (The Beatles)

@tropicalia115

(Visited 200 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Parece increíble que llegara este día. Despedir a una serie longeva,(...)

2

Thanksgiving o Halloween. En momentos en que ya se empieza a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Zidane y la colombianidad - Todas las almas | Blogs El Tiempo

    […] eslóganes vacíos como “los buenos somos más”, “Colombia es pasión” o el incoherente “realismo mágico” y canciones que han hecho daño a nuestra pobre identidad como “Soy colombiano” de […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar