Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todos vimos el vandalismo que rodeó, como todos los años, la tradicional marcha que organizan los distintos sindicatos acompañados de los partidos y políticos de izquierda cada 1 de mayo. En Bogotá, además de los ya tradicionales graffitis que se han convertido en una estampa del centro de Bogotá tan típica como las palomas, los raponeros y los vendedores de esmeraldas, se arrancaron pedazos de las escalinatas del pedestal donde está la estatua de Simón Bolívar, los cuales fueron lanzados a los policías que intentaban proteger la marcha y a los periodistas. Según el periodista Gustavo Gómez, arreglar lo que dañó la marcha costará 100 millones de pesos.

Casualmente, unos días antes un artículo de Vice recordaba los desmanes que, en 1992, ocurrieron antes, durante y después del recordado concierto de la banda norteamericana Guns N’ Roses en el Estadio El Campín. Y recordando lo ocurrido ese año, pensé: ¿Quién habría pagado los daños que se hubieran podido presentar en la grama del estadio de la 57 con los conciertos de The Rolling Stones o Coldplay? En estos eventos, como es bien sabido, hay millonarias pólizas de seguro que se encargan de depositar el dinero necesario para arreglar los imprevisto. Obviamente, no se puede incluir una póliza de seguro en las marchas, pero dentro de las autorizaciones a marchas que se hacen en la ciudad (o de cualquier evento multitudinario que involucre el espacio público, como las concentraciones que algunas iglesias cristianas organizan en la Plaza de Bolívar, el Coliseo El Salitre, el Coliseo El Campín o el Parque Simón Bolívar) se supone que los asistentes contribuirán al cuidado del espacio que les es prestado para expresar sus creencias religiosas o políticas.

Desde esta humilde tribuna hago una “modesta proposición”: el costo de los daños los deben asumir quienes organizaron la marcha. Es decir, los sindicatos, los partidos de izquierda y los “movimientos” “sociales”. Es necesario tener en cuenta que este es un evento privado que pide al gobierno distrital la autorización para hacer uso responsable del espacio público y que, sin importar la filiación política del burgomaestre de turno, se otorga teniendo en cuenta la importancia que, para la izquierda mundial, tiene la fecha. Voy a hacer una analogía aún más sencilla. Si yo hago uso de cualquier objeto propiedad de otro, sea un libro, un salón de eventos o un vestido, mi única responsabilidad es devolverlo en la condición que estaba y el dueño de ese objeto no tiene interés en lo que me haya ocurrido para incumplir esa condición. Hace unos años me robaron una maleta al lado de la universidad donde estudiaba Literatura. Además de mi discman, algunos discos compactos, mis audífonos y mis cuadernos, había algunos libros propiedad de la biblioteca de la universidad. ¿A ellos les importaba que me los hubieran robado o que los refundiese en mi proverbial desorden? No. Les importaba que los repusiera. Y si alguna persona, pasando a la analogía del salón de eventos, hace desmanes en un espacio del salón, el invitado a la fiesta no será quien pague. Paga quien alquiló el salón, como tantos planificadores de bodas saben de memoria.

Me pregunto, ¿acaso una “vaca” entre todos esos movimientos o deshacerse de sus espacios mediáticos por un tiempo no costearía los daños que organizaron los invitados a su fiesta? ¿Cuánto puede valer uno de los espacios radiales del programa más escuchado de Colombia, La Luciérnaga, o de los programas de la mañana con Yolanda Ruiz o Darío Arizmendi, que a cada rato alquila Fecode para, con la inconfundible voz de Gustavo Niño Mendoza, anunciar alguna de sus ideas anacrónicas? ¿Los espacios en el Canal Uno antes de los programas de las iglesias evangélicas? ¿O los espacios a media página o a página entera que compran los sindicatos en El Tiempo del domingo -nunca en otro día, se los aseguro-? Seguramente, si dejaran de comprar alguno de esos espacios durante un tiempo podrían, sin problema, evitar que los millones de pesos que costarán el vandalismo de nuestra izquierda siempre preocupada por el pueblo salgan del erario público que dicen, con su hipocresía de siempre, proteger. Si los invitados a la fiesta hacen daño, paga el dueño. Si los encapuchados vandalizan la ciudad, que paguen los que organizaron la marcha. Así de simple.

Voyeur: Hoy es el Día Mundial de la Libertad de Prensa. El día 13 de abril de este año recibí la notificación de una tutela que, en mi contra, interpuso el profesor Renán Vega Cantor con respecto a mi texto “Disparos en el pie”, publicado en el presente blog el día 8 de mayo de 2015. Tras una serie de consultas legales y periodísticas sobre mi defensa, la semana pasada recibí la notificación por parte del Juzgado 54 en la que negaba la tutela contra este diario y contra quien escribe estas líneas. No quiero entrar en mayores consideraciones al respecto, pero resulta preocupante que una persona cuyo principal oficio es el académico se dedique menos a la difusión del conocimiento y más a censurar las opiniones que señalan los posibles vacíos de su investigación. Quiero aprovechar también para agradecerle a todas las personas que me dieron su voz de apoyo y su consejería, tanto legal como periodística; al apoyo que me dio este periódico en esta situación y a las personas que revisaron mi defensa. Hoy celebro este día con una alegría especial, sabiendo que los riesgos que encarna escribir y dar una opinión son pocos en comparación con la alegría de cumplir con el derecho más fundamental del ser humano: la libertad.

En los oídos: If You Want Blood (You’ve Got It) (AC/DC)

@tropicalia115

(Visited 2.966 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La recién aprobada ley 2061 del 22 de octubre de 2020,(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

14 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. german1766

    De acuerdo. Además, deberían ser los mismos marchantes quienes detengan a los encapuchados que se aparezcan durante las protestas. Si la causa de la protesta es legítima y válida, ¿por qué tapar el rostro? Pero no faltarán quienes digan que son infiltrados de la Policia o inteligencia militar los que dañan las protestas y las marchas. Y con ese argumento peregrino no solo le sacan el culo a la responsabilidad, sino que se muestran como víctimas del régimen.

  2. floreciendo

    No autorizar marchas, ni manifestaciones sobre las vías públicas. Una ciudad Distrital, con mas de 8 millones de habitantes, no se puede dar el lujo que un puñado de desadaptados perturben la tranquilidad. Además de 22 millones de trabajadores que hay en Colombia, escasamente hay 1 millón de sindicalizados.

  3. jose518459

    ¿anunciar alguna de sus ideas anacrónicas? no parece preocupado por el coste de los daños si no mas bien por censurar las consignas “anacronicas” de quien piensa diferente, ¿acaso no critica que le intentaran censurar y pide lo mismo para otros?

  4. jose518459

    ¿acaso una “vaca” entre todos esos movimientos o deshacerse de sus espacios mediáticos por un tiempo no costearía los daños que organizaron los invitados a su fiesta? creo que los organizadores nunca inviraron a vandalos ni a infiltrados de la policia autodisparandose salvas

  5. jose518459

    Fuente de informacion Gustavo Gomez: ¿arreglar lo que daño la marcha? ¿una marcha que puede dañar?: serian los vandalos que se infiltraron en la protesta pacifica ¿un evento privado?: “ARTICULO 37. Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho.”

  6. No más marchas en la Plaza de Bolívar, que en lo sucesivo se hagan en el Parque
    simón Bolívar, o que el grupo que organiza la marcha preste una caución por 100 millones de pesos para responder por los daños que llegaren a causarse.

  7. eduardo335288

    Estoy de acuerdo con Jairo Castro: ¿Quién garantiza que los daños los producen los marchantes?, creo que la siguiente propuesta sería prohibir las marchas.

  8. jairo.castroarias

    no tiene la razon en nada, ya que es muy distinto ocupar su casa con sus invitados , a ocupar el espacio publico , donde todos los que participan no son invitados, y el espacio publico es de todos sin restricciones, de lo contrario no se fundaria la democracia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar