Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
DSC02505

La primera vez que fui a Grecia me hablaron del Monte Athos. “Es una región sagrada, a donde no pueden entrar mujeres. Solo monjes y peregrinos, ni siquiera gallinas”. Y si bien las gallinas sí están permitidas, el resto es verdad.DSC02348

La península de Halkidiki, simplemente conocida como Monte Athos por la montaña que la corona, se encuentra ubicada en Macedonia, al norte de Grecia. Es un territorio autónomo que no se rige ni por las leyes griegas ni por las europeas. Sus leyes derivan de la iglesia ortodoxa de oriente, algo así como un Vaticano para estas iglesias. Por esta razón pueden restringir la entrada a mujeres, niños y no ortodoxos. De hecho, para poder entrar tuve que aplicar a una especie de visa ante la Sagrada Oficina de Peregrinos en Salónica. El principal requisito fue probar mi “fe” y mi “vocación” de peregrino.

DSC02656

Es considerado un lugar sagrado porque según la leyenda, la Virgen María y Juan el Evangelista naufragaron en sus costas después de una terrible tormenta. María le agradeció a Dios, y este le ofreció la península como regalo, para que la convirtiera en “su jardín y su paraíso”.

En la península hay unos 20 monasterios que a lo largo de diez siglos fueron fortificados para defenderse de los ataques de piratas y ejércitos invasores. Algunos están ubicados en lo alto de escarpados acantilados, otros al final de idílicas playas, otros en medio de espesos bosques mediterráneos o simplemente en las faldas de la montaña sagrada. La mayoría de ellos, más que simples monasterios, parecen castillos salidos de una ilustración del Señor de los Anillos.

Cada uno le pertenece a una orden diferente de las diferentes variantes de la ortodoxia cristiana: la griega, la rusa, la rumana, la búlgara, la armenia, la georgiana y demás. Por eso cada uno tiene su propia personalidad y carácter. También hay decenas de monjes ermitaños que viven en absoluta soledad, muchos de ellos en diminutas cuevas en acantilados sobre el mar.

DSC02339SMALLA diario se le permite la entrada a solo 10 peregrinos extranjeros; el día que me permitieron la entrada, yo era el único extranjero no-ruso y durante todos los días que estuve allí, siempre fui el único viajero; todos los demás eran devotos peregrinos. Los turistas generalmente se limitan a ver los monasterios desde lejanos barcos que bordean la península.

Si bien al principio lo más impactante del Monte Athos es la espectacularidad de sus monasterios, después de unos días lo que más te toca es la vida monacal y la experiencia de estar en sitio verdaderamente único, místico y espiritual. Los enigmáticos monjes, de largas barbas y túnicas negras, lo comparten todo: su comida, sus oraciones y sus actividades del día a día.

Cuando llegaba a un monasterio nuevo, después de horas de caminata por senderos de montaña, trochas y playas desiertas, y en medio de una abrasante ola de calor (durante esos días las temperaturas siempre estuvieron por encima de los 40 grados), los monjes me recibían con una bandeja de dulces, fruta, quesos y agua. Cuando seguía mi camino hacia otro monasterio, siempre se aparecían con una bolsa llena de comida. Al principio este gesto me parecía de lo más amable y tomaba las bolsas con gran alegría. Pero después de pasar por tres o cuatro monasterios al día terminaba cargando bolsas como si estuviera de compras en plena temporada de rebajas. ¿Qué podía hacer con toda esa comida? ¿Tirarla? ¿Comérmela?

DSC02523En cada monasterio me invitaban a conocer el sitio y a pasar ahí la noche, a veces en celdas privadas o en dormitorios comunales. A cambio, iba a las ceremonias, que empezaban desde las 3 am y duraban hasta 8 horas. En todo momento se guarda un estricto ayuno: solo se desayuna (antes del amanecer) y se cena (al atardecer). Nada de almuerzo. Las comidas duran lo que dura la oración del día, sea un par de minutos o una hora. Así, el primer día me retiraron la comida después de solo unos minutos y un par de bocados; el segundo, después de embutirme la comida, me tocó quedarme sentado durante casi una hora esperando que acabara la oración.

Los monasterios del Monte Athos son una experiencia sin igual en Europa. Es uno de los últimos sitios verdaderamente auténticos en el continente y uno de los lugares más místicos que he visitado en mi vida; y aunque se encuentran a escasos kilómetros de renombradas islas griegas, en verdad, están a un mundo de distancia.

DSC02638 DSC02629 DSC02616   DSC02407 DSC02405 DSC02285
DSC02665

(Visited 1.804 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Co-fundador Allegra Travels (www.allegratravels.com). Historiador y Politólogo. Máster en Relaciones Internacionales. Viajero incansable.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    EL VERDADERO SHANGRI-LA

    Shangri-La es una palabra tibetana que traduce algo así como “paraíso terrenal”, y en algunas regiones de Asia parece(...)

  • Sin categoría

    MONTE ATHOS: La montaña sagrada

    La primera vez que fui a Grecia me hablaron del Monte Athos. “Es una región sagrada, a donde no(...)

  • Mundo

    MALLORCA: entre la calidad y la cantidad

    Hace un par de días llegué de un corto viaje a la isla de Mallorca, España. Era mi primera(...)

  • Mundo

    MASHAD: La mezquita del martirio

    Siempre me han gustado las Mezquitas. Desde pequeño, cuando caminaba frente a la Mezquita de San Andrés, intentaba mirar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En la actualidad la gente se queja de las relaciones según(...)

2

Hay barrios icónicos en Bogotá que siempre representan algo. El 7(...)

3

Hace unas semanas, el periódico El Clarín publicó la noticia de(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar