Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por:

Allynson Venegas Camargo
vcallynson@poligran.edu.co
Docente de la Escuela de Administración y Competitividad
Facultad de Negocios Gestión y Sostenibilidad del Politécnico Grancolombiano

 

Desde hace varios años en Colombia se vienen desarrollando mediciones en torno al trabajo decente. Los indicadores muestran la necesidad de políticas públicas que nos lleven ofertas laborales en donde los derechos de los trabajadores sean respetados, exista una cobertura total en cuanto al sistema de protección social y a su vez se favorezca el dialogo social. En paralelo, este concepto apoya la visión empresarial en donde la productividad es un punto clave para la sostenibilidad, crecimiento y desarrollo dentro de un mercado que cada vez es más competitivo.

Desde esta mirada de trabajo digno y decente, el actual gobierno nacional del presidente Gustavo Petro ha propuesto acabar gradualmente los contratos de prestación de servicios, ya que considera que no dan cuenta de un trabajo decente para las personas que se contratan en el país bajo esta modalidad.

Este tipo de contrato exige al contratista el pago de la seguridad social sobre el 40 % de los ingresos mensuales, siempre y cuando el valor de los honorarios o remuneración no sea menor a un salario mínimo legal vigente; adicionalmente, debe pagar la ARL cuando el riesgo sea I, II o III; tampoco recibe prima, vacaciones, cesantías ni intereses a las cesantías, disminuyendo la seguridad y calidad de vida en el momento de terminación y no renovación de la relación civil, que es regulada por el artículo 1495 del código civil.

En el país se presentan muchas dudas frente a la posibilidad de desmontar los contratos por prestación de servicios, ya que nos encontramos de cara a una figura admitida jurídicamente y reconocida por la Corte Constitucional, pero que además cuenta con una amplia aplicación para diversos profesionales que no encuentran otra mejor opción, a manera de ejemplo: los abogados.

Al preguntar a los empresarios sobre el tema, algunos afirman que, en ese caso de ser una norma obligatoria, se pueden manejar equivalencias en los salarios para que el costo siga siendo el mismo, disminuyendo las afectaciones económicas para las empresas. Por otra parte, esto blinda tanto a las empresas como a los trabajadores frente a contingencias como asistencias en salud, incapacidades y temas pensionales, algo a todas luces positivo para ambas partes. Mientras que, para los empleados, se presenta un impacto negativo frente a la disminución del ingreso mensual, generando un claro impacto en el bolsillo de los colombianos. Sin embargo, el paso a un contrato formal genera mayor estabilidad y por lo tanto impacta positivamente en la calidad de vida del trabajador y su familia.

El contrato de prestación de servicios es una forma de contratación necesaria, por ello, más que eliminar esta modalidad, principalmente se requiere que se contemplen varios factores para tener unas políticas públicas que brinden ofertas laborales en donde los derechos de los trabajadores sean respetados, exista una cobertura total en cuanto al sistema de protección social y a su vez se favorezca el diálogo social junto con las prácticas éticas y racionales que les den garantías a los trabajadores de tener un trabajo decente.

Ahora queda esperar cómo será la propuesta del gobierno en este sentido, que será presentada al Congreso de la República en los próximos meses dentro de la reforma laboral, para evaluar a profundidad el impacto que esta genere a las empresas, a los empresarios, a los empleadores y, por supuesto, a la economía nacional.

(Visited 272 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La victoria albiazul la tarde de ayer en el Nemesio se(...)

2

v:* {behavior:url(#default#VML);} o:* {behavior:url(#default#VML);} w:* {behavior:url(#default#VML);} .shape {behavior:url(#default#VML);} 0 0 1(...)

3

¿Por qué algunas personas, y gobiernos, discriminan a otros por su(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar