Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
IMG20181207080207Se termina un año y es común que la gente se detenga a hacer balance. El final de algo coincide, no pocas veces, con un mayor estrés, tensión y frustración, por el síndrome de los últimos minutos del partido, ya que algunas personas pretenden hacer en poco tiempo todo lo que no se hizo durante el resto del juego. Hay que tener cuidado con esta tendencia porque esa ansiedad a veces termina, por el cansancio acumulado, en mayores o graves errores, como sucede en los deportes colectivos, en donde vemos que muchas expulsiones se producen en la fase final del partido.

A mis clientes suelo proponerles la buena práctica de los retiros. Es importante desplazarse a un lugar inspirador, al menos una vez al año, para tomar conciencia de lo realizado y a planificar un mejor futuro, lleno de aprendizaje, crecimiento, servicio y sentido. Así es como se construye la abundancia. En esos retiros surgen preguntas fundamentales que llevan a las personas a un nivel superior de conciencia. Recomiendo empezar por estas cinco: ¿Qué quiero conseguir? ¿Cuál es mi máxima prioridad? ¿Qué me impide alcanzarla? ¿Qué puedo hacer que me acerque a ella? ¿Qué personas pueden ser un acelerador de mi gran meta?

El deseo incontrolado de perfección: un grave problema

Una sana ambición es un excelente catalizador de transformaciones poderosas. Desbocada, la ambición es el germen de los mayores errores del ego, la fuente más poderosa de la soberbia, que se suele traducir, antes o después, en toda clase de vicios. El ideal de perfección es algo bueno, porque nos marca el camino; el deseo ilimitado, no, porque nos hace perder el rumbo, al buscar atajos de una meta radicalmente imposible.

No podemos pedirle al mundo que sea exacto ni pretender que las personas sean perfectas (con uno). Aceptamos que el ser humano es imperfecto, salvo cuando nos golpea esa imperfección, lo cual es lo mismo que no aceptarla. Lo mejor que podemos hacer al final del año es aceptar la realidad incondicionalmente. Lo que pasó, pasó, porque tenía que pasar, para ponernos a un nivel superior de conciencia; lo esencial es que saquemos aprendizaje, que aprendamos las lecciones que la realidad nos regala, para poder tomar mejores decisiones en el futuro.

IMG-20191013-WA0075

Cuando realmente aceptamos la realidad, la mente se relaja y el malestar disminuye; el cansancio acumulado deja de pesar tanto y la carga, por muy pesada que sea, se vuelve ligera; la sensibilidad, que suele ser mayor que la de la piel de un niño, se equilibra, logrando así una gestión inteligente de las emociones. El ser humano tiene el poder y la responsabilidad de ser feliz, una meta imposible de alcanzar mientras neguemos y rechacemos la realidad.

Por último, me atrevo a sugerir que al terminar o empezar el año, nos hagamos tres promesas que tienen un alto impacto en el éxito de las personas: 1. Me alejaré de las personas que son tóxicas y también de aquellas que siempre se están quejando. Si no puedes alejarte de ellas, hazte la promesa nº 2: Pediré a las personas que me comparten con frecuencia sus quejas, que solucionen el problema que los perturba; 3. Me comprometo a hacer que mi mente tenga siempre una energía positiva.  Esta promesa se puede formular también así: «Enfocaré mi pensamiento hacia ideales elevados, hacia una energía vital que busca servir antes que exigir derechos». Este ejercicio lo aprendí del exitoso empresario Trevor Blake: «No soy un gurú de la autoayuda, sino un hombre de negocios pragmático».  Pocas cosas son tan prácticas como una buena teoría.

No es lo que tenemos sino lo que disfrutamos lo que constituye nuestra abundancia

Epicuro fue de los primeros pensadores en descubrir que no vale la pena enfrentarnos a la realidad como si se tratara de un enemigo que hay que ganar en un campo de batalla. Más bien, el secreto está en nuestra mente, en cómo hacemos uso de ella para que juegue a nuestro favor. Las palabras tienen el poder de dibujar emociones y diseñar un horizonte nuevo en las relaciones humanas. Con razón, algunos autores sostienen que las palabras que pronunciamos forjan nuestro destino. He sido testigo de esto en no pocas familias empresarias que he conocido. En efecto, en ellas he observado que la calidad de las afirmaciones que se dicen condicionan, de manera dramática y trascendental, los acuerdos y decisiones que se toman.

La mente es una herramienta poderosa del ser humano. Tan potente que si no se la domina, puede ella acabar jugando en tu contra y «marcando goles en propia puerta» haciéndonos perder el «partido» de la felicidad y el éxito. Si nos comprometemos a focalizar la mente en la valoración, en el aprecio y en el reconocimiento, la mirada se vuelve «apreciativa» y el campo energético que crearemos nos llevará necesariamente al éxito y a la abundancia.

@pabloalamo(h)

#GraciasalaVida #FelizNavidad #FelicesFiestas

Pablo Álamo es coach y consultor de empresas familiares. Profesor distinguido de CETYS Universidad y docente-investigador de la Universidad Sergio Arboleda. También es socio de la firma Invivus Consulting.

(Visited 681 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesor de la Universidad Sergio Arboleda. Coautor de 'El Fenómeno Trump' (2016). Ayudo a personas y empresas a mejorar su #liderazgo y #productividad. Talent coach. Socio Invivus Consulting.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar