Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Encuentro en el Palacio de las Naciones de Ginebra para dialogar sobre cuestiones acuciantes de la empresa y los derechos humanos

La corrupción es una de las principales preocupaciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Motivos no faltan ya que hay un consenso generalizado respecto a que, si no se afronta profunda y seriamente el problema de la corrupción, será muy difícil, por no decir imposible, alcanzar el resto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Foro Naciones UnidasLa ONU ha reconocido la conexión entre corrupción y derechos humanos (Resolución 35/25 de 2017): el impacto negativo de la corrupción en el disfrute de los derechos humanos. Esta realidad debe llevar a los estados a protegerse contra cualquier tipo de acción y de actores -estatales o privados- que son causa de actos de corrupción, porque de manera directa o indirecta tienen un impacto negativo en los derechos.

En la lucha contra la corrupción, un primer paso es contar con mecanismos regulatorios, que es algo muy distinto a la existencia de una normal o ley. Cuando se habla de mecanismo se refiere a la presencia de dispositivos que articulen de modo eficiente la ley de tal modo que ésta realmente se haga cumplir, con un castigo, proporcional al daño realizado, a todos los actores involucrados. De hecho, la corrupción se dispara en los países donde no hay seguridad jurídica y también en aquellos donde no hay impunidad.

Un punto esencial de la lucha contra la corrupción, que deben liderar los estados y las empresas en una alianza estratégica, es responsabilizar a los actores. La responsabilidad se fundamenta en un principio fundamental: hay que responder, sin excepción, por los actos realizados. La ignorancia y la coerción pueden ser atenuantes a considerar pero nunca una excusa para la impunidad.

Entre los retos que tienen los estados, se destaca la importancia de recuperar los activos de origen ilícito derivados de actos de corrupción, responsabilizar a los perpetradores de los actos de corrupción y, por último, reparar a la víctimas.

IMG20200206145659 (2)

En el Palacio de las Naciones, la doctora Anita Ramasastry planteó el 6 de febrero de 2020 la siguiente cuestión: ¿existen soluciones específicas para la participación empresarial en actos corruptos que dañan los derechos humanos? ¿Hay soluciones para el problema de la contratación pública, para el soborno en adquisición de tierra a gran escala, por ejemplo? La presidenta del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos expuso estas problemáticas para recordar la importancia de impulsar el cambio y promover el respeto empresarial por los derechos humanos y además, mejorar las formas de acceso a la reparación por parte de las víctimas de abusos de los derechos humanos.

Al igual que Ramasastry, Dante Pesce, miembro de las Naciones Unidas para el Alto Comisionado de Derechos Humanos, subraya la responsabilidad de los estados por ayudar a las empresas para que alineen sus actividades para evitar la corrupción, especialmente en aquellos países donde hay una mayor exposición al riesgo. Pence destacó el esfuerzo de muchos países en la dirección adecuada, las redes de conocimiento entre naciones y los grupos de trabajo formados comprometidos con los derechos humanos. «Cada vez son más las empresas que abordan la agenda de derechos humanos de manera integral. Este es el camino».

 

Pablo Álamo Hernández

CETYS Universidad – Cátedra Ética, Empresa y Sociedad

@pabloalamo(h)

(Visited 302 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesor de la Universidad Sergio Arboleda. Coautor de 'El Fenómeno Trump' (2016). Ayudo a personas y empresas a mejorar su #liderazgo y #productividad. Talent coach. Socio Invivus Consulting.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar