Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Bitácora de la orfandad

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Carta abierta al Presidente de la República, Dr. Juan Manuel Santos Calderón
Con frecuencia, que un ser humano se enferme no resulta ser una noticia extraordinaria, salvo que dicha patología revista excelso interés en la comunidad científica o que, como en este caso, sea un Presidente de la República quien padezca el mal. A mí, por ejemplo, paciente de anemia drepanocítica con doble reemplazo de caderas por necrosis avasculares, nadie me ha volteado a ver. Aún me pregunto, con desconcierto, qué diferencia hay entre usted y yo, si ambos somos servidores públicos. No faltará quien haga referencia al cargo que usted ostenta, frente a la humilde labor de un docente del distrito de Barranquilla. Quien lo haga, ignora que estamos del mismo lado, salvo que usted maneja una cartera abullonada. Quizá eso se deba a que usted coordina una nación de más de cuarenta millones de indiferentes mientras yo sólo educo a 150 niños con ilusiones, hacinados todos en una escuela ubicada en un barrio del sur.
Por eso no dejo de preguntarme, qué sistema de salud lo cobija a usted, Señor Presidente, que anuncia una compleja molestia un lunes y es programado para cirugía sólo un par de días después. ¿Acaso tiene usted acciones en alguna EPS o está cotizando en una de las llamadas “prepagadas”? Me pregunto esto porque yo, como millones de colombianos, tenemos que esperar más de un mes para recibir una cita con el internista, y otro adicional para que el especialista nos evalúe y, con profunda serenidad, nos recete el ibuprofeno nuestro de cada día. ¡Ojalá, los honorables miembros de la plenaria de la Cámara no hubieran archivado el proyecto para que la salud fuera derecho fundamental! Lo fundamental es invertir en la creación de una IPS y desfalcar al Estado. ¡Bendita la Ley 100, Señor Presidente! Hasta las esperanzas se pierden cuando quienes gobiernan no muestran el mínimo interés en la gente de a pie como mis estudiantes, como mi hermana que tiene una masa en el seno y aún no le dan una cita, como yo mismo, Señor Presidente.
Le comento, Señor Presidente, que he tenido fuertes crisis de dolor debido a la falciformía, siendo único paliativo la aplicación de altas dosis de tramadol, pues no tolero la meperidina ni mucho menos el Valium. Dado que tengo un hermoso niño de cuatro años, mi doctora me ha ordenado consulta con la sicóloga, pues al parecer tengo miedo a morir y dejar desvalida a mi familia. En el fondo, creo que no es para tanto, con el perdón de los sicólogos amigos. Excepto a Uribe, no conozco a alguien que le tema a un interrogatorio.
Algunas veces, cuando estoy bajo el efecto del medicamento, se me da por soñar, Señor Presidente. Mi esposa manifiesta que es por la dosis, aunque yo creo que en realidad lo que veo está sucediendo. Muy realista ella, casada con un novel escritor de 29 años que piensa que ya su crisis pasó, que volvió a la escuela en que labora, que consiguió los ocho millones de pesos para poder matricular el semestre y sustentar su tesis magistral en Literatura Hispanoamericana y del Caribe, que tiene el mismo sistema de salud que el Presidente de la República y podrá recibir un tratamiento médico excelente, o por lo menos, aceptable.
Para dormir sin el punzante malestar, debo inyectarme, Señor Presidente. No se piense que soy un resentido, piénsese, en oposición, que la droga en lugar de somnolencia me causa el efecto contrario. Le decía que es hora de mi inyección; esta dosis de Bayro va a su salud, Señor Presidente, aunque la mía vaya menguando como la justicia nacional.
Cordialmente,

Alberto Rascht
———————–
(Visited 49 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Narrador y ensayista. Director de REESCRIBA y de su Revista Electrónica de Estudios Literarios (ISSN: 2145-6844)

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La utilidad de la guerra

    Refiere la Ilíada en su noveno canto que cuando Áyax, Fénix y Ulises visitaron a Aquiles para persuadirle a que(...)

  • Vida

    La muerte de los artistas

    A la memoria de Ricardo Pacheco Soto Mi primer recuerdo de Ricardo resulta transparente. Coincidimos en la Biblioteca del Bloque Santo(...)

  • Opinión

    Podene, o la historia de un niño marginado

    Pocas veces nuestro corazón se estremece ante el relato perspicaz de la vida de un niño diferente. Antes de leer Podene,(...)

  • Mundo

    Un día con los testigos de Jehová

    No vi ningún tipo de discriminación entre ellos ni escuché entre la serie de discursos algún término ofensivo o disfemismo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

3

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

1 Comentarios
  1. Que buen comentario. excelente, es una visión clara de la realidad de la salud en el país, cuantos haciendo largas colas para una consulta, auditores que su misión es denegar el servicio, ver como consiguen una traba para no prestarlo, esa es la realidad de la salud colombiana. Donde los directivos de las EPS se llenan de dinero robado a los usuarios, como sería de bueno una investigación real y efectiva, a todos, absolutamente, a todos los directivos. aparecen con fincas, bienes raíces…. casa suntuosas y salen de un cargo para ingresar a uno mejor, es el castigo que reciben.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar