Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Deseando profundamente la muerte para reunirse con el amor de su vida, que era su razón para vivir, al Señor Ove (de la preciosa película sueca Un hombre llamado Ove) le diagnosticaron una enfermedad: tenía un corazón demasiado grande. Era una enfermedad en dos sentidos, entiende uno después de recorrer la vida de Ove de su mano.

Y puede ser un mal no diagnosticado –en uno de esos dos sentidos– para muchos en un mundo maravilloso que, infortunadamente, protagoniza el dolor. Me pregunto con demasiada frecuencia por qué aquellas personas que parecen no tener nada en la vida, cuya existencia es una lucha constante por sobrevivir más que por vivir, continúan luchando. Cuál es la razón de fondo, de dónde salen las fuerzas.

Si no se tiene un techo cuando se espera una tormenta, si no se tiene atención asegurada cuando enferman los que amamos, si el hambre no es solo un capricho o una hora corrida por alguna actividad atravesada, sino un vacío constante y acostumbrado que se roba la energía y la vida desde el centro del cuerpo y que los hace diferentes a los demás. De dónde sale esa firmeza para abrir los ojos cada día y ponerse de pie para salir a enfrentar ese desafío permanente a su existencia.

Pienso frecuentemente en ello y espero un día acercarme al tema más a fondo. Hoy lo toco pensando en que, aun teniendo más de lo básico, la lucha no es fácil. Y en que si se sufre de corazón grande, cuesta disfrutar de esas fortunas pensando en el vacío de los que no las tienen, porque ese vacío, en una nueva forma, se acerca a los grandes corazones y logra colarse un poquito.

La verdad es que a veces es inevitable preguntarse por el sentido y, cuando la vida se pone muy feliz, en el fondo es un poco la espera consciente y agridulce de un dolor futuro. Vivimos, en medio de tanto sinsentido, consolados por el amor y por la propia fortuna: siempre hay alguien que sufre más. Pero el dolor ajeno es también, de cierta forma, la conciencia de lo que podría ser, de lo que nunca será completamente ajeno porque le pasa al del lado y ese podría ser yo. Es el futuro posible y por eso es difícil vivir plenamente el hoy.

Pero hoy, hoy vuelan los pájaros al mirar por la ventana y hoy están naciendo nuevas flores de colores aquí y en otros lugares, y todavía sale el sol y desaparece entre las nubes, y corren los ríos y suenan las olas en el mar. Hoy podemos adentrarnos en páginas escritas por otros más grandes que ya han entendido que, tantas veces, lo complejo está de más.

Relata Proust en la primera parte de En busca del tiempo perdido cómo al crecer empezó a sentir la urgente necesidad de encontrar algo supremamente importante, algo filosófico, sobre lo que escribir. Así llegaron su frustración y su duda sobre si él realmente podría ser escritor, hasta que se dio cuenta de que solo tenía que observar el paisaje y describirlo desde el poder y la profundidad de su mirada.

Tal vez ese vuelo de los pájaros al asomarse a la ventana sea más que suficiente.

 

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 881 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista y Máster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Apasionada por los viajes, las distintas culturas, los idiomas y la literatura, ha vivido en Canadá, Estados Unidos y España, y actualmente vive en Medellín, desde donde maneja las comunicaciones de varias empresas, escribe y se imagina el universo que contará en su primer libro.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    El que trabaja con limones

    Contesté el teléfono y, con la voz entrecortada, mi esposo me dijo que acababa de ayudar a un hombre(...)

  • Mundo

    El verde hecho cenizas

      Que se está incendiando una selva enorme de verdes infinitos. Que, literalmente, esos verdes se están convirtiendo en cenizas oscuras y opacas que se elevan y se extienden dolorosa y sabiamente hasta los límites de nuestro planeta, y también hasta las narices y los pulmones de los hombres que hicieron aquello posible. Que se queman no solo árboles, hojas, troncos, hierbas y flores, sino todo tipo de animales, seres vivos completamente vulnerables que estaban allí, en su casa, siendo lo que la naturaleza les dijo que fueran y mudos frente a los enredos de los hombres, hasta que llegaron las llamas de esos hombres que no se cansan de conquistar y arrasar con lo más bonito, con lo que no tiene precio, lo que nació de forma natural y cuyo diseño ese hombre no podría imitar jamás, para cambiarlo por papeles con números, por placeres pasajeros y por eso que llaman poder, que no es sino vacío y más necesidad de papeles numerados. Que esos hombres siguen escogiendo a los representantes que más daño pueden hacerles, a los que tienen esas prioridades que mencionábamos en el centro de la mente y del corazón, y que se olvidan de que no les servirán para nada si no tienen ya no su casa particular, sino la casa más grande, la de todos, la que es necesaria para construir cualquier otro tipo de hogar. Que los animales y las flores y los árboles y el sol y las nubes y los ríos y los mares y las tierras y las raíces están llorando a gritos, pidiéndoles compasión a esos hombres, a quienes les han dado todo y para quienes construyen los más bellos espectáculos todos los segundos de todos los días. Que la tierra se desangra. Que esos hombres empezarán pronto a recordar y a presentarles a los más chicos aquellos paisajes, plantas y animales solo en las páginas de los libros, con el corazón encogido, la voz quebrada y la mirada baja de quien se sabe responsable de la tragedia que parecía imposible, de la más dolorosa, de la que no hay regreso. Que estamos convirtiendo nuestra respiración y nuestra vida en cenizas, y torturando lo más valioso y maravilloso que tiene la humanidad. Que nos estamos matando. Y que seguimos observándolo en silencio. @catalinafrancor catalinafrancor.com

  • Mundo

    Entrevista CNN en Español sobre El Valle de Nadie (VIDEO)

    Esta esta fue la conversación que tuve con el periodista Guillermo Arduino en el programa Encuentro de CNN en(...)

  • Sin categoría

    Mi novela: El valle de nadie

    Quiero compartirles uno de mis más grandes sueños: Acabo de publicar mi primera novela, El valle de nadie, y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

[caption id="attachment_2299" align="aligncenter" width="820"] Crecer en autoestima - Camila Serna[/caption] La(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar