Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si bien no puedo decir que soy un poeta, si puedo decir que soy un amante de la poesía. Desde pequeño empezó mi gusto cuando estudié por primera vez en mi clase de español los recursos literarios y conocí figuras como la metáfora, las hipérboles o las aliteraciones. Me enamoré en ese momento de la poesía y de los versos que la profesora Adriana nos hacía leer del joven Neruda.

Comprendí la fuerza e influencia que tenían en mí aquellos versos y la manera que me hacían pensar mi vida de forma distinta y quizá romántica, con apenas 12 años.

Además, fui y sigo siendo un enamoradizo. Me perdía en un amor infinito lleno de quimeras por mis compañeras de colegio, acompañado de una timidez e inseguridad que me acompañaban en su momento, originada por mis frenillos, zapatos ortopédicos, gafas de pasta verdes y una pancita revuelta en sentimientos que me hacían sentir el Frankestein de Shelley.

A la sazón de unos versos, soñaba con ganarme el corazón de mis compañeras. El resultado fue desastroso y solo recibía papeles arrugados o caras extrañadas.  Dejé mi gusto por un tiempo y lo practicaba a escondidas por miedo a sentirme distinto, rechazado o freaky.

El loco volvió cuando conocí a otro loco en la universidad y una noche compartiendo me preguntó si me gustaba la poesía y en efecto le dije que sí, acto seguido me declamó un poema de Juan de Dios Peza, Reír Llorando. Ya con unos vinos encima, no pude más que llorar y recordar con nostalgia a ese niño que le escribía poemas a  sus compañeras de salón.

¡Que momento tan mágico!

Ahí volvió mi pasión y decidí agrupar a los locos que conocía en una sociedad de poesía llamada Los Cuentos Negros, en honor a José Asunción Silva y su obra perdida en la mar, que en noches de bohemia, en compañía de vino y humo, recorríamos los parques de Bogotá, “reconstruyendo” la obra perdida de Silva e invocando a buenos amigos como Omar Khayyam, Borges, Cavafis, Pessoa, Tagore, entre otros.

Desde entonces los 2 locos realizamos un juramento, que les quiero compartir:

¡Juro nunca dejar de ser poeta!

Juro honrar a Dioniso, a Baco y a Fu,

Festejar el cuerpo, la mente y el alma,

con cada poema, con cada canción.

 

Juro no hablar de las noches bohemias,

del vino, del humo, del verso de amor,

que aquí compartimos, unidos hermanos,

en esta gran trova de drama y pasión.
Juro perder a Rivera en la selva,

pelear con Homero, matar a Asunción,

hacer del presente mi ultima hora,

de mi humilde poema la mejor función,

 

¡Juro nunca dejar de ser poeta!

 

 

Twitter: @pintomate

Facebook: Andrés Pinto Arce

Instagram: @pintoarce

(Visited 288 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Abogado de la Universidad del Rosario |Constitucionalista |Poeta |Idealista y Soñador|Conductor del programa de radio "El Bardo" por Urosarioradio|

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¡Juro nunca dejar de ser poeta!

    Si bien no puedo decir que soy un poeta, si puedo decir que soy un amante de la poesía.(...)

  • Colombia

    Colombia, la psicosis colectiva

    Hace un tiempo no escribía y sentía que una responsabilidad tan grande no debía caer en ese juego de escribir(...)

  • Opinión

    FAREWELL

    In Memoriam María Andrea Cabrera     Es así como se vive la ausencia. El ocaso apaga la luz(...)

  • Vida

    El Exceso de Amor

    Hace poco tuve una discusión con mis padres. Acababan de llegar de Santa Marta. Era un viernes a las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar