Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Hoy, mi cuerpo fue una masacre televisada”, dice un verso del poema de Rafeet Ziadah. Y veo de nuevo las noticias sobre los bombardeos en la franja de Gaza, unas parcializadas y otras replicadoras de parcialidad. La repetición les agrega más y más frialdad, y las imágenes de las nubes de polvo y escombros por las bombas explotando y la sangre y el llanto, de pronto se neutralizan en el espejismo entre los Deportes y las Noticias del Entretenimiento. Y así ha pasado con las imágenes de esa y otras latitudes. No importa si los muertos son nuestros o de ellos, las imágenes deshumanizadas y deshumanizantes generalizan a víctimas y victimarios en nombre de la supuesta objetividad periodística. Se va propagando el estado melancólico, cargado de impotencia ante la abrumadora justificación histórica de tantas muertes televisadas e “internetiadas”. Se activa el clicktivismo con memes, fotografías y videos que van y vienen. Y unos más osados salen a las calles y protestan. Y los unos critican a los otros porque “protestar desde el computador no es suficiente” o porque “salir a las calles es muy mamerto”. Yo, me quedo desde la barrera un rato, comprendiendo.

Tuve la oportunidad hace tiempo de conocer dos personas, una de familia israelí y otra de origen palestino y digo con todo respeto que, aunque las razones son distintas, escuché en ambos casos sólo argumentos llenos de rabia y odio al otro. No obstante, traté de comprenderlos sin ignorar décadas de conflicto y millones de víctimas. Escuché sus justificaciones y procuré aprender de sus experiencias. Hoy me digo, ¿quién soy yo para opinar sobre eso a pesar de que haya leído y escuchado atentamente sobre estos temas?, ¿quién? Y entonces, pienso en quien soy yo. Humana, mujer, escritora y docente. Oí una frase a Antanas Mockus en el programa «Hablemos de Paz» de Canal Capital que decía «la irracionalidad de la guerra, necesita de la irracionalidad del perdón». Racionalidad, razones, el juego de palabras me va aclarando que el perdón, más que construirse desde una causa política en términos tradicionales, se construye desde el sentido que se le da a la vida y las redes de solidaridad que construímos. En mi caso, prefiero los sentidos simples, micropolíticos, microrevolucionarios desde el amor y el cuidado, esos que podemos hilar en la cotidianidad. Yo, enseño vida, parafraseando a Ziadah. Hay mucha rabia por ahí, muchas fórmulas para actuar frente a esta, montones de razones para justificar tantas guerras. ¿Qué tal si en vez de buscar tantas razones buscamos sentidos?, y si antes de juzgar más bien nos preguntamos ¿qué sentido tiene nuestra vida?, ¿qué sentido tiene la vida de los otros para nosotros?

Yo sólo tengo mi experiencia para opinar sobre Gaza y cualquier conflicto o masacre en el mundo que a la final, acaba con personas iguales a mí, humanas. Una enfermedad crónica, un antes y un ahora, que me han enseñado cuán importante es preguntarse el sentido de la propia vida y cuánto necesito de otros y otras. Por eso ante la melancolía y la impotencia procuro ser solidaria desde dónde puedo, comparto algunos memes, replico fotos de protestas en las que no puedo estar físicamente, me documento sobre lo que ocurre más allá de las imágenes de los medios masivos de comunicación. Pero aunque eso es mínimo, no me desespero ni dejo que la impotencia me aflija, porque lo más importante lo hago cada día: me conozco y cuido de mí misma y procuro conocer, cuidar y comprender a las y los otros, así sean muy diferentes a mí. Es difícil a veces, sobre todo cuando esa diferencia es tan opuesta y abrumadora. Pero apostarle a esa postura me ha dado bonitos resultados como poder conocer a un israelí y un palestino que sin lío conversaron conmigo. Y estoy convencida de que si se replica esta apuesta puede acabar y evitar guerras como las que veo todos los días en las noticias. Y usted querido lector o lectora, ¿se le mide?

@caroroatta 

(Visited 120 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, editora audiovisual y Activista #ProVida #ProDiversidad #EnfermedadesRaras #WilsonDisease #MaladieWilson

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Amazonía: ¿Cómo conservar el conocimiento indígena ?

    Un estudio de la Universidad Javeriana (28 de enero) evaluó los cambios del conocimiento ecológico tradicional (TEK por sus(...)

  • Vida

    A Colombia le falta tristeza

    A Colombia le falta tristeza, de esa que paraliza ante la perdida de un ser querido. De esa que(...)

  • Colombia

    Abstención de abstenerse

    La Historia lo ha demostrado: "De tout temps la politique a été la science de l'absurdité", desde siempre, la política(...)

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar