Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: En busca de poetas

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Campaña servilismo - Ni sabemos quién seas ni importa

Una semana después de que se propagó de forma viral en redes, radio y televisión el triste video de Nicolás Gaviria, en el que amenaza a unos policías en la zona rosa de Bogotá con la frase “Usted no sabe quién soy yo”, los empuja, les pega en el casco y les dice que los va a hacer mandar al chocó, al pretender ser el sobrino apócrifo del ex presidente César Gaviria, se pueden recoger conclusiones interesantes y hacer propuestas hacia el futuro, de forma que el incidente —muy caracterizador de una cultura—, no quede como un anécdota sino que sirva para ir erradicando rezagos que aún subsisten de la forma en que antiguamente se manejaban las casas de colonias en toda Latinoamérica. (Para ver el video haga clic aquí: https://www.youtube.com/watch?v=5H_7mGD1P6E).

En primera instancia la situación plantea que en Colombia aún hay gente que camina las calles como dueños de hacienda con esclavos. Es muy demostrativa de que tenemos un país poco democrático y muy servil, en el que algunas personas ven a las de menos recursos como peones en un tablero de ajedrez puestos en lugares de trabajo para su servicio. Es una continuación de la mentalidad que tenían los españoles a los que enviaba La Corona a Las Indias para hacer soberanía. Al ser terratenientes, es decir, tener grandes extensiones de tierra y esclavos o sirvientes a su servicio, desdeñaban a aquellos que trabajaban, aborrecían a los pobres, los pisoteaban física o moralmente para demostrar que ellos estaban arriba y los demás eran una suerte de parias que debían besar sus pies.

Lo anterior ocurría hace siglos. La conducta puesta a la fecha, sábado 28 de febrero de 2015, muestra que los comportamientos arraigados se transfieren de una generación a otra a pesar del paso del tiempo y el cambio de épocas. Revela una grieta social muy profunda. El comportamiento de Nicolás Gaviria es adquirido. Lo vio a través del ejemplo de sus parientes o demás personas a su alrededor. Lo imitó así como lo seguirán imitando otros si no se repudia. Por eso él intentó desestimar la gravedad de su acto en Blu radio, al culpar como agente causal del incidente al taxista que le cobró una tarifa excesiva en la carrera desde Chía, y acusar a los policías —que entre otras cosas lo estaban defendiendo—, de haberlo tomado demasiado fuerte de las manos. Es decir, según él, es inocente.

Intentó restarle importancia a su actuar al decir que los medios de comunicación deberían enfocarse en asuntos más importantes. Otras personas piensan lo mismo. Un forista en mi propio Facebook dijo: “Por qué le dan tanta importancia a este cretino. El crimen que cometió es el que cometen todos los que beben. (…) ¿Por qué en vez de este desgaste de medios y redes sociales no le ponen cuidado a los que están matando gente, robando desde el gobierno, violando y abusando niños? A esos es a los que deben darles importancia e invertirles tiempo y plata, ¿o no?”. Mi respuesta: A esos también hay que denunciarlos para ver si vamos construyendo algo mejor para los que vienen. Pero no pasemos por alto o excusemos gestos culturales que nos empobrecen y ya no se pueden tolerar.

Que Nicolás Gaviria diga que los policías pierden el tiempo con él en vez de ir tras los maleantes, es recordarle a la fuerza pública que está a su servicio y disposición. El mensaje que se trasmite es: Ustedes están para protegernos a mí y a los míos. No soy el malo. Soy el bueno… Su discurso está construido desde una perspectiva elevada que mira hacia abajo. Él se sitúa arriba, el otro abajo. El policía es un subordinado, un sirviente, el peón, el esclavo al que puede castigar si se vuelve en su contra, así como lo son todos los demás empleados de rangos medios y bajos que osen enfrentarlo.

Volvamos a sus palabras recurrentes no solo en el incidente de la zona rosa, sino en el de seis meses atrás, dado a conocer por la misma policía, en el que aparte de inventar que es un espía de la CIA y tiene fuero diplomático, les saca relucir la frase “Ustedes no sabe quién soy yo” a unos agentes del CAI del parque El Virrey, y amenaza a otro con: “Le voy a decir una cosa, no se meta conmigo porque usted termina en el Chocó…”, que es de una violencia máxima por las implicaciones que tiene. Es casi como decirle: Voy a destruir su vida y la de su familia al hacer que lo trasladen allá. Yo tengo el poder de hacerlo, soy pariente de alguien poderoso y los puedo pisar así como mis ancestros han venido pisando a los suyos. (Entre otras cosas es un exabrupto calificar al Chocó como un lugar abominable. Cualquiera que haya ido sabe lo hermoso que es en su naturaleza, paisajes y personas).

Un absurdo como el anterior solo se puede presentar en una sociedad basada en prebendas, palancas y favoritismos, en donde la mentalidad de ciertos privilegiados da para cualquier tipo de atropellos. Como lo dijo Alejandra Corredor Melo en su artículo “Atajos mentales, el desvío de Nicolás Gaviria”, publicado en el portal “Finanzas Personales” el 9 de marzo, Gaviria quería salirse con la suya usando el concepto sicológico de la heurística de representatividad que los investigadores Daniel Kahneman, ganador del premio Nobel de economía en 2002 y su pupilo, Amos Tversky, estudiaron. “Las heurísticas o sesgos cognitivos, son atajos mentales que el cerebro humano ha desarrollado para ayudarle a procesar las enormes cantidades de información que recibe cada segundo. Estos atajos le permiten optimizar la energía que consume y agilizar los procesos mentales”, que si bien pueden ser útiles también pueden ser usados de forma maquiavélica como lo hizo Nicolás Gaviria. Según Alejandra: “El adagio popular que dice que, “si parece un pato, nada como un pato, y grazna como un pato, entonces es un pato”, explica fácilmente por qué éste personaje se apalancó en su apellido y en los contactos de su celular, para presionar a quienes pretendían meterlo en cintura”. (Para leer el artículo completo de Alejandra Corredor Melo haga clic aquí: http://www.finanzaspersonales.com.co/columnistas/articulo/analisis-del-caso-nicolas-gaviria/55673).

El problema de fondo es que las normas jurídicas y la justicia entran en una zona gris. Pareciera que no deben ser tenidas en cuenta al ser utilizadas en los parientes y amigos cercanos a los legisladores, magistrados y políticos encargados de hacerlas. El escritor Sergio Ocampo Madrid en su artículo “Nicolás Gaviria y este país güepajé”, publicado el miércoles 11 de marzo en eltiempo.com, expone muy bien el tema: “La primera razón que saca a la luz el caso Gaviria es si existe un concepto real y efectivo de autoridad entre nos. Y lo expongo así porque, aunque nadie lo diga en voz alta o sea una cuestión inconsciente, la ley y las normas son algo bien relativo en este país, y el mejor reflejo es la escasa convicción de la Policía sobre sus atribuciones, sobre su autoridad, sobre el uso de la fuerza legítima. En naciones civilizadas una violación a las reglas es la ruptura de un pacto social y debe ser subsanada de alguna manera. En eso no se admiten peros”. (Para leer el artículo completo de Sergio Ocampo Madrid haga clic aquí: http://blogs.eltiempo.com/silencio-escandaloso/2015/03/05/nicolas-gaviria-y-este-pais-guepaje/#cxrecs_s).

En el artículo “El país detrás del ´Usted no sabe quién soy yo´”, publicado el domingo 8 de marzo en El Tiempo, la periodista Irene Larraz asegura: “Si Colombia fuera un país más democrático e igualitario, el ‘usted no sabe quién soy yo’ de Nicolás Gaviria jamás se habría producido”. Además cita unos atropellos recientes en los que políticos o hijos de políticos han amedrentado a otros policías, como el del hijo del magistrado Luis Gabriel Miranda, en aquel entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, quien llegó al lugar de los hechos a decirle a los policías que eran unos animales insignificantes que no sabían lo que se les venía encima al haber forcejeado con su hijo luego de que lo pillaron al parecer, “protagonizando actos indecorosos con su novia a bordo de un carro oficial en la vía pública”, o el del senador Eduardo Merlano, quien conducía en estado de embriaguez e increpó a los policías que lo detuvieron. Se negó a que le hicieran el examen de alcoholemia con estas palabras: “¿Cómo me va a tratar usted así? (…) Yo soy Senador de la República. ¿50 mil personas votaron por mí y ustedes me van a faltar al respeto?”.

En ese mismo artículo, Camilo Herrera, consultor de la firma Raddar, encargada del Estudio Colombiano de Valores asegura que: “A esta gente se le ha educado desde que nace en el hecho de que son personas importantes o poderosas, y que tienen que adoptar una posición de superioridad: ‘hacerse respetar’, ‘no dejarse’”. Carlos Alberto Uribe, antropólogo de la Universidad de los Andes, lo califica de “intrusiones de nuestro pasado señorial y patriarcal en el presente”. Y añade: “Los criollos se autoproclamaban ‘blancos’, ‘españoles’ y, en consecuencia, ‘hidalgos’ (esto es, hijos de alguien importante), y creían que debían recibir respetos y reverencias especiales de mestizos, negros e indios, que componían el resto de la sociedad. Esos hidalgos son los remotos ancestros de nuestros ‘doctores’, generalmente hombres poseedores del conocimiento, en especial de la ley”. El ex senador e investigador social John Sudarsky a su vez dice que: “Las roscas y los grupos de ayuda son mucho más importantes que los méritos, porque reflejan a gente que ‘la ha sabido hacer’. Esos elementos finalmente le ganan a la ley; nos quedamos en el momento precontractual de toda sociedad moderna”. (Para leer el artículo completo de Irene Larraz haga clic aquí: http://www.eltiempo.com/politica/justicia/analisis-del-usted-no-sabe-quien-soy-yo-en-colombia/15358001).

Este tipo de conductas ahondan la brecha social y generan resentimientos en vez de ir tendiendo puentes entre clases. Son recurrentes en toda Latinoamérica. Está el caso de Lady Profeco en México ocurrido en 2013, en el que la hija de un alto funcionario mexicano mandó cerrar un restaurante que se negó a darle una mesa. En palabras del diario “El País” de México: “Andrea Benítez quería una mesa en Máximo Bistrot, un restaurante de moda. El lugar estaba lleno. Se desocupó un sitio y los trabajadores del restaurante sentaron a los que seguían en la lista de espera y no a Benítez. Tremendo error. La chica descargó su furia por redes sociales –“Pésimo servicio”, escribió en su perfil en Twitter– y acudió a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el organismo mexicano encargado de defender los derechos de los clientes. Hay un detalle. Benítez era hija de Humberto Benítez, director del organismo”, quien mandó cerrar el restaurante en minutos. (Para leer el artículo completo de “El país” haga clic aquí: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/30/actualidad/1367349756_800117.html).

También hay casos de rezagos de feudalismo en otras partes del mundo. En el muy buen artículo “La peor epidemia del ¿Usted no sabe quién soy yo?”, Luis Eduardo Quintero, bloguero de El Tiempo, nos comparte la historia de Cho Hyun-Ah, alta directiva de la aerolínea Korean Airlines, quien el 5 de diciembre 2014 “armó un innecesario escándalo dentro de un avión de la compañía de su padre. El vuelo con la ruta New York – Seul debió regresar porque esta ‘diva’ se molestó cuando un tripulante no le sirvió unas nueces como debía ser. No contenta con detener el tráfico en un aeropuerto internacional, esta reina de la clase divinamente coreana, hizo expulsar del avión al tripulante envuelto en el pequeño error, insultó y agredió físicamente a otros miembros de la tripulación y juró que este ‘gran incidente’ no se iba a quedar así. Todo por unas simples nueces. ¿Cómo se dirá USTED NO SABE QUIÉN SOY YO en coreano?”. Tras el escándalo generado, el papá ofreció disculpas ante toda la nación, reconoció que su hija nunca tuvo una educación apropiada y la echó de todos sus cargos. (Para leer el artículo completo de Luis Eduardo Quintero haga clic aquí: http://blogs.eltiempo.com/que-lejos-estamos/2015/03/03/la-peor-epidemia-del-usted-no-sabe-quien-soy-yo/).

El otro gran ejemplo reciente es el de Andrew Mitchell, ex ministro de Cooperación Internacional del Reino Unido, quien en 2012, llamó “jodidos plebeyos” a los policías que custodiaban el domicilio del Primer Ministro británico, porque estos le pidieron que se bajara de su bicicleta y entrara por la puerta peatonal. Según El Tiempo “La ofensa no solo lo obligó a renunciar, sino que, además, la justicia lo acaba de condenar a pagar 80.000 libras esterlinas (unos trescientos once millones de pesos) a los uniformados ofendidos”.

Muchos han sufrido un caso de estos en carne propia. El propio “Gordo” Santos, un amigo, y yo, en la excursión del colegio en San Andrés, nos enfrentamos a un tipo del San Jorge de Inglaterra que nos amenazó con un “Ustedes no saben quién soy yo”. Resulto ser que era sobrino de “Nacho” Vives, un ex congresista de la época. Lo irónico es que “Nacho” Vives, fue el promotor de uno de los más sonados debates en el Congreso durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970), en el llamado escándalo de ‘Fadul y Peñalosa’, en el que acusó al ministro de agricultura, Enrique Peñalosa, de tráfico de influencias ejercidas con el director del IFI, Miguel Fadul, en prolongadas sesiones emitidas por radio, tras las cuales el presidente Lleras amenazó con renunciar. El “Gordo”, quien tenía fama de no aflojarse ante nadie, lo enfrentó con los puños a lo alto y dijo: “¡Me importa un culo quien sea! Venga y pelea como hombrecito”. El hombrecito, al ver que su amenaza no surtió efecto, emprendió la retirada como un perro con la cola enroscada entre las piernas…

Como manifestó un forista en Facebook: “No importa qué tan educado, talentoso o rico seas, lo que en últimas habla por ti es la forma en la que tratas a las demás personas”. Otro amigo del colegio en un correo personal dijo: “Si bien lo que hizo este pelafustán del Gaviria con los policías es asqueroso, no dista de lo que muchos de nuestros conocidos hacen en su día a día, solo que no lo hacen insultando y golpeando a la autoridad, lo hacen untándoles la mano con dinero, contratos, traficando influencias, porque después de todo, son los dueños de la hacienda”.

El presidente Juan Manuel Santos le dijo a los policías luego del caso Gaviria: “Cuando alguien se les enfrente envalentonado y le diga a cualquier patrullero o agente ‘Usted no sabe quién soy yo’ inmediatamente lo llevan a la estación para que averigüen quién es, tienen esas instrucciones”.

No pretendo que esto sea una cacería de brujas en contra de Nicolás Gaviria. La cultura en la que vive lo llevó a actuar de esa forma. El tipo está teniendo su castigo por lo ridículo que fue, y por seguir creyendo que el mundo es ese lugar en el que se puede matonear a la gente por pertenecer a castas privilegiadas. Esperemos que jamás vuelva a utilizar la frase y tanto él como muchos otros cambien de actitud.

Que la denuncia se haya vuelto viral es una maravillosa noticia. Muestra un nuevo aire dentro de una sociedad que rechaza este tipo de comportamientos. Le dice no al manejo que se le da a una justicia que se aplica para unos y no para otros. Aparte pierde el miedo de señalar a los abusivos con el dedo y de poner las cosas en su sitio. En realidad no importa quién sea o qué parientes tenga cada quién. Lo importante es lo que uno hace en su propia vida personal y como, al final del día, se mira a sí mismo al espejo de acuerdo con la forma en que trata a la gente.

Por esta y muchas razones más de hartazgo los invito a que nos movamos de forma más activa a pertenezcamos al grupo “Ni sabemos quién seas ni importa”, que inauguramos desde ya en la siguiente página de Facebook. Bienvenidos todos los que quieran denunciar a un atropellador que camina el mundo como dueño de hacienda con esclavos.

Para pertenecer al grupo “Ni sabemos quién seas ni importa” haga clic en este link: (https://www.facebook.com/pages/Ni-sabemos-qui%C3%A9n-seas-ni-importa/1045567762124156 dele un “like” y empiece a denunciar).


escarabajomayor1@gmail.com

nisabemosquienseasniimporta@gmail.com

www.eduardobecharanavratilova.com

(Visited 462 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

La obsesión por alcanzar la delgadez, sin importar cómo, ha logrado que(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

17 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juanlondono1215

    Excelente artículo sólo por una razón: Dió en el blanco al explicar las causas de la actitud del mequetrefe y todo el despliegue mediático que originó, pues sí se debe a que desde las épocas de la colonia se utiliza este trato discriminatorio a los esclavos y los menos favorecidos, es algo que llevamos en nuestro ADN, lo importante es entender eso y dejar de ser así tan subdesarrollados

  2. maria498376

    Estos “personajes” que se escudan en las posiciones políticas que a veces otros tienen, -ni siquiera son ellos mismos quienes las ostentan- deberían hacer trabajo social en los sitios mas paupérrimos por meses, para que aprendan que todos somos iguales y que por seres como ellos estas personas que ellos desprecian, no tienen los privilegios que estos reyezuelos de pacotilla, no se merecen, parranda de sinvergüenzas que ayudan a empobrecer aun mas la imagen de este pobre país lleno de corruptos politicos, clientelistas y desadaptados sociales que solo piensan en robar las arcas del país y en maniobrar en favor de ellos y de la caterva de parientes vagos que tienen a su alrededor.

  3. ruben347943

    Cómo puede un digerir un buen desayuno si a hora tan temprana ya estan despotricando de Uribe? Hay que gente con una calidad de vida muy pobre en estos foros. Abran la ventana y vean otro amanecer amigos…o por lo menos imaginenselo

  4. ruben347943

    En Bogotá la salida al parqueadero, al aire libre o al “sereno” es fatal. “Se me borró el casette” es frecuente oir decir a los amigos…y ahí viene la embarrada. Son 2.600 mts. de altura que pocos respetan cuando les da del golpe el viento helado de la dos de la mañana con una botella de licor incorporada. “No se ni cómo llegué a la casa…”

  5. porsiacaso

    Amigo Bechara:
    Aquí está mi primera denuncia: es contra el Presidente y toda la dinastía Santos. Si, a propósito del caso, usted nos cita las palabras de Santos como un ejemplo encomiable de cambio cultural, se equivocó. No le entendió. Vuelva a leer, esta vez con cuidado, la frase del mandatario:

    “… llévenlo a la estación y averigüen quién es”

    Esta es la más aplastante confirmación de cómo piensa y obra el presente vástago de la casta Santos, esa dinastía de sátrapas y gamonales en ejercicio perenne de su reinado feudal por más de un siglo. Y todavía más grave, cómo ordena que procedan de rutina sus subordinados.
    No, señor Santos. Los agentes ya saben inequívocamente “quién es él”: El Gaviria en cuestión es un borrachito callejero perecoso, desubicado, megalómano, con delirios de cacicazgo por apellido, sorprendido y filmado en flagrancia en comisión de varios delitos. Si bien yo no soy abogado, entre las infracciones en este episodio se me ocurren las de escándalo en vía pública, intento de hurto al taxista, impostura, injuria a la autoridad, agresión violenta a la autoridad, injuria y agresión violenta al taxista. Por más señas, con antecedentes muy recientes de incursión en las mismas violaciones penales. Entonces, ilustre presidente, qué más es lo que tienen que saber sobre él: ¿Si es de la rosca de Gaviria, Santos, Samper, Pastrana, Vargas Lleras, un magistrado influyente, un ministro o un general, para perdonarle todo de un plumazo? ¿O si tiene simpatías con Uribe para caerle encima con el Fiscal cambiamicas y la Corte Constitucional? ¿Y para expedirle circular roja y perseguirlo hasta la cochinchina? ¡Qué bellos principios democráticos, qué claro concepto de igualdad ante la ley profesa y ejercita nuestro primer mandatario! Por si alguien tenía alguna duda, ahí le queda esta reveladora frase. Y ella me trae a la memoria otra perla de nuestro mandatario, cuando de manera categórica y perentoria notificó a las Farc que si llegaban a tocar un pelo de una vaca sagrada más, hasta ahí llegaban las negociaciones de paz. No habló de “un colombiano más”, ni de “un soldado más”
    Que viva la democracia. Y que viva Santos, ese egregio paladín de la igualdad.

  6. de acuerdo 100%. Esa clasificacion heredada no nos hace bien. Desaprovecha potenciales y coloca en posiciones privilegiadas no necesariamente los mejores. Quien no ha conocido a un tonto(A) en un puesto con gran salario sin prestar utilidad alguna solo por llevar un <ilustre. Triste y cierto.

  7. escarabajo1

    esta cultura es de siglos, pero hay personas que aun siguen en la gran idea de que son mas que otros por tener una posición ,conseguida por su trabajo o los diplomas colgados en la pared y se han olvidado de donde vienen cuales son sus raíces sus orígenes en fin quienes verdaderamente son colombianos
    la cultura del quien soy yo, debe desaparecer desde los representantes de los cargos públicos ya que somos nosotros los que les pagamos sus exuberantes salarios

  8. gloria.cely.90

    Eduardo Bechara: !!! hacia mucho tiempo no leia un articulo tan interesante, tan bien escrito,largo,pero lo lei todo,me parece excelente su idea,todo loq ue dice; muy muy bien, yo vivo fuera del pais hace 5 años, leo siempre el tiempo, me stresso y todo;pero me alegra que hay apersonas como usted, yo nunca podria decir “usted no sabe quien soy yo, porqu eno tengo familia importante,ni millonaria, ni politicos de nada;me ha tocado casi siempre solita, entonces, seria una frase que no diria creo en ninguna circunstancia; esas arrogancias son propias de la gente estupida,de los gomelos,de los arribistas sin clase pero sobretodo de los borrachos;cierto?

  9. Eduardo Bechara Navratilova, Esto de, usted no sabe quien soy yo no es un invento de los Colombianos, usted sabe que los Colombianos no son muy buenos inventando algo nuevo.
    Le recomiendo leer el siguiente articulo, es bastante interesante.
    The Reese Witherspoon Lesson: Never Ask, ‘Do You Know Who I Am?’

  10. Tamerlander: por favor explíqueme porqué el bloguero es arribista y déspota por llamarse como se llama? Aparentemente usted si sabe quién es el….

  11. Bueno ese tal ud no sabe quien soy yo viene de hace muchisimos años empiezo por por la cantante y actriz mariluz creo que se llama esposa deROBERTO REYES una petulante de aca a pekin me toco atenderla yo trabajaba en una aerolinea y estaba el sistema demorado a lo cual ella recplico diciendo que la atendiera inmediatamente y me dijo la palabra magica en ese tipo de personas petulantes altruistas que creo que la educacion les sirvio para tres cosas UD NO SABE QUIEN SOY YO esa fue la primera damisela despues lo siguieron varios como JOSE LUIS PANIAGUA politicos como VALENCIA COSSIO VARIOS EMPRESARIOS PAISAS que no me acuerdo de sus nombres pero a su vez destaco la mas sencilla de todas aunque no parez destaco a AMPARITO GRISALES a quien disfrutaba atentderla por su calidez humana y paciencia increible no??? cualquiera diria que es al reves

  12. juliohernande0715

    Al ser detenido por conducir en alto estado de ebriedad de poder, de nostalgia y soberbia, el desprestigiado Uribellaco le djo al agente: “¿usted no sabe quién fuí yo?

  13. mario203287

    El gran rey billete dio su mirada despreciativa a todos, inmaculado como el sol fue recibido por todos sus vasallos, inclinándose hasta el suelo le saludaron con honores, a cada frase tonta e iracunda que decía, miles le aplaudían………pero el pequeño centavito pregunto quien era ese personaje horrendo…..pero el gran rey escucho y con la rapidez de un trueno y con aire furioso y vehemente encrespo al pobre centavito y expreso…..USTED NO SABE QUIEN SOY YOOOOO..

  14. tamerlander

    Siempre me ha parecido curioso cuando las personas que tienen algún apellido extranjero, lo muestran con orgullo cómo parte de su presentación ante los demás. Lo más curioso es que cuando este apellido es feo, extraño y en algunos casos vergonzoso, lo omiten hasta en los documentos legales que no le requieran. Por esto, y no por otra cosa, omiti leer este artículo puesto que con solo el detalle en el nombre del bloguero, me dio alguna información de su personalidad déspota y arribista que tanto detesto de los ciudadanos de hoy en día. Con mis más sinceras disculpas y con la certeza de que usted me leerá me presento. Ya hay una reciprocidad de vida!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar