Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Fernando Posada

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nada corrompe tanto como el poder, excepto la voluntad de permanecer en él de manera indefinida. Es en ese punto cuando un gobernante decide disponer de las sagradas reglas de juego de la constitución y de las instituciones, e intenta con todas sus fuerzas moldear el Estado a su semejanza. La esencia de la democracia tiene sus horas contadas a partir de ese momento.

Hubo un tiempo en que la mal llamada Revolución Bolivariana llegó a seducir a muchos en Colombia, en épocas en que la bonanza petrolera era capaz de financiar los subsidios y programas que beneficiaban sectores de la ciudadanía. Varios dirigentes políticos colombianos incluso manifestaron su admiración por los logros -¿logros?- del presidente Chávez, mientras que el mito de la izquierda latinoamericana se ponía de moda en todo el mundo occidental. Pero con la caída del precio del petróleo, combinada con el despilfarro sistemático de lo acumulado en los años de la prosperidad, los gobiernos de Chávez y Maduro le dieron al mundo una insólita lección sobre cómo quebrar en pocos años la economía más rica de toda una región.

Los malos días han continuado en Venezuela, sin dar señal de que el final esté cerca y con la amenaza de que todo puede empeorar. Como si no fuera suficiente el fracaso económico y el enfrentamiento social que augura una guerra civil en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro ha decidido traspasar todas las reglas de juego de la democracia, instalando un sistema de feroz represión estatal y de abusos contra el derecho a la protesta. El hambre se ha convertido en una predilecta y macabra herramienta a su favor para comprar apoyo y silenciar contrincantes.

Muchas acciones del gobierno de Maduro, como la creación de milicias urbanas a su servicio, la represión a la protesta, la limitación de las facultades de la asamblea, el incumplimiento y manipulación de los calendarios electorales y el encarcelamiento de opositores son síntomas preocupantes de una transición de la democracia hacia un sistema autoritario. Y ningún demócrata que se respete, sea de izquierda o de derecha, debe encontrar justificables esta clase de excesos de poder en Venezuela.

Esto me ha llevado a replantear algunas ideas a nivel personal. Desde lo ideológico y lo abstracto, hace años me considero una persona cercana a las tesis del centro-izquierda, siendo por encima de todo un radical demócrata y un defensor de las libertades humanas. Creo en la intervención y regulación del Estado en la economía, en la inversión social y en la solución negociada de los conflictos humanos, en la prioridad del diálogo por encima de la mano dura y en el empoderamiento de las mujeres contra un sistema que las ha tratado de manera desigual durante siglos. De la misma manera sospecho de quienes predican las maravillas del libre mercado sin barreras y desconfío de las corrientes que encuentran en el militarismo una manera para atender las disputas sin dar lugar a la reflexión.

Pero la llamada izquierda latinoamericana liderada por Venezuela no ha sido más que una decepción y un insulto para muchos demócratas que encontramos en las tesis del liberalismo respuestas para las necesidades del mundo actual. Esta alianza entre gobiernos, que cada día agoniza más, no solo ha mostrado una peligrosa admiración frente al radicalismo cubano, sino también ha copiado algunas de sus más brutales formas de represión sobre el ejercicio de la oposición. La corrupción ha sido una carta constante en la mayoría de gobiernos del eje liderado por los difuntos Chávez y Castro, siendo también la falta de control sobre la economía un factor común.

La represión que ha ido tomando forma en meses recientes en Venezuela supera cualquiera de los absurdos intolerables vistos en el marco de los gobiernos de la izquierda latinoamericana. El sufrimiento y pobreza a los que han sido sometidos los venezolanos, al lado del uso político de la violencia, son la antítesis del proyecto libertador al que en su momento le apostó Bolívar. Profanan su nombre quienes lo utilizan para legitimar la causa del chavismo.

Los colombianos debemos alzar nuestra voz de solidaridad con nuestros vecinos venezolanos, pero también debemos exigirle a nuestros gobernantes posturas más decididas en defensa de la democracia y la estabilidad regional. Que la innegable necesidad de respetar la diplomacia no sea entendida como una razón para callar el repudio frente a los excesos de Maduro.

(Visited 918 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista investigador de RCN Radio y politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La incapacidad mental de estos blogeros roza el ridículo. Repiten el mismo sonsonete anti-Maduro sin siquiera atreverse a ser originales. Se les nota a leguas un temor gigantesco a ser medinamente objetivos respecto a la situación venezolana. ¿Por qué un diario como El Tiempo -que se supone debería al menos exigirle a su escuadrón de blogueros y “sesudos” opinadores un mínimo de rigurosidad en cualquier columna de opinión que publiquen-, no lo hace? Es que ni siquiera se documentan, ni siquiera investigan, se limitan a escuchar lo que dicen otros y eso mismo repiten. Es hasta aburridor todo eso. ¡Cuanta mediocridad, XD!

  2. gabrielvelasq0601

    Muy linda retórica y muy manifiesta forma de ver la basura en el ojo ajeno, ¿y cómo veríamos limoso en nuestra amada Colombia? O no es lo mismo? Tenemos a un mequetrefe de presidente, un odiado y repudiado hombre traidor, que es más infame que ser ladrón, y ladrón a la vez porque le robó a Colombia el triunfo de un plebiscito que él creía ganado con todas las trampas que hizo y forzó para lograr lo que nunca pudo como triunfo leal: amante del poder tramposo, se hizo a lado de un hombre valiente y valioso como Alvaro Uribe, logró su confianza, y cuando ascendió logró hacerse a su confianza para engañarlo y engañar aun país entero que le dio su respaldo. Un hombre que no merece estar en esa posición, y que con el dinero del país ha logrado destruir a una Colombia que no merece el estado lamentable en que este hombre la tiene: un hombre que merece ser rechazado igual que sus amigos y socios como Maduro, Castro, Correa y otros, y que haciendo alianza con las FARC le entregó la soberanía a ellos, para destrucción y total corrupción de la banda más desalmada del universo. Reflexione y renuncie sr. presidente, antes que el pueblo despierte de su aletargamiento, y lo saque en la forma como merece, como se desprecia a los que son traidores, ladrones y corruptos. Gracias.

  3. joseaugusto2425

    el peligro es que acá en Colombia ese es el modelo que nos quieren meter santos y sus compinches de las farc, aplaudido por toda la prensa enmermelada y los politiqueros de la llamada unidad nacional, ellos saben que es un fracaso, pero no les importa porque a la final los que sufrirán las consecuencias son los ciudadados de bien,.

  4. Seguramente hubo algunos colombianos que pudieron llegar a sentir admiración por el coronel. De todo hay en “La Viña del Señor”, decían mis abuelos. Yo personalmente no conocí a ninguno. En los medios si escuchaba las eternas y manida peroratas de los sempiternos resentidos y perdedores, que se quedaron congelados en la década de los setenta del siglo pasado. En ausencia del Ché Guevara, por razones sabidas y ante el envejecimiento de Fidel y el fracaso de sus anquilosadas políticas estalinistas, solo les quedó el peor sustituto, un coronel de segunda categoría. Que final tan patético para ellos y que farsa histórica tan digna de una obra del teatro de vodevill.

  5. hernandotobon0513

    Ya es hora de que el señor Maduro renuncie o que deje de vivir por algún medio, antes de que termine con
    ese, antes rico País, que hoy tiene sumido en la miseria. El Maduro se aferra al poder y quiere sostenerse por cualquier medio, así sea asesinando a sus oponentes. América toda,desde el Estrecho de Bering hasta La Patagonia, deben levantarse contra ese régimen asesino y cruel.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar