Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Gotas de tintas

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para Sahil Shah no es difícil encontrar los hilos que necesitan las mujeres que tejen en la casa de las hilanderas, aun cuando no hay hebra alguna en todo su pueblo. Siempre que se le dice: “Sahil, ve por más hilos”, el muchacho toma un cuenco de barro, sale corriendo por la puerta que da al río y trotando calle abajo se encuentra con el agua. Sin que nadie lo vea, Sahil se adentra en un río baboso todo cubierto de hojas secas, barro, agua y telarañas para recoger los hilos que necesitan las señoras para poder trabajar.

Algunos lectores desprevenidos se deben imaginar que Sahil arrancha los hilos de las telarañas. Pero esto no es así. Él recurre a los árboles fantasmas de Sindh, unos troncos negros y grandes que se han quedado sin hojas desde que las arañas han hecho allí sus casas. Son tantas y tan grandes las telarañas que ahora estos fantasmas vegetales parecen más algodones de azúcar que esperan la mano grande de algún gigante. El único humano que se aventura a sacarle provecho a semejantes copos telarañosos es Sahil Shah. Las arañas le han tomado mucho aprecio porque un día, el niño se acercó a uno de los árboles con cierta vergüenza y dijo a las arañas que las hilanderas necesitaban hilo para coser y tejer pero no había un solo gusanos de seda, no había lana y no había fibras en los árboles porque todo se había ahogado luego de una inundación: “solo quedan las arañas y no quiero arrancarlas de sus telarañas porque sería el fin de todos los hilos, no quiero destruir la casa de nadie porque yo ya perdí la mía y entiendo el mal que eso traería a cualquiera de ustedes. Por eso les suplico me enseñen a tejer hilos para que las hilanderas puedan tejer mantas y sacos para que así mi gente no muera de frío durante este invierno”.

Muy atentas a las súplicas de Sahil, las arañas resolvieron adentrarse en el corazón de sus árboles fantasmas para pensar cómo podían enseñarle al pobre de Sahil a recoger hilos sin ser una oveja, o una araña, o una cabra, o un árbol. Sahil se recostó sobre el árbol y esperó allí varias horas a que saliera la primera araña de entre los hilos: “te daremos un secreto para sacar hilos con la única condición de que no le digas a nadie. De lo contrario, lo sabremos inmediatamente. El viento es amigo nuestro y nos dice todo. Si traicionas tu silencio te convertirás en un árbol fantasma, te rodearemos de telarañas y tus ramas tiesas de madera nunca podrán recoger hilos. Habrás condenado a tu pueblo a morir de frío”.

Sahil entendió y muy atento escuchó lo que le dirían las arañas: “debes bajar de tu casa con un cuenco de barro. Cuando el sol esté proyectando el reflejo de todos los árboles sobre el rio, con tu cuenco recogerás el reflejo de las telarañas sobre el agua y con mucha paciencia te sentarás en la orilla a sacar cada uno de los hilos que hayan quedado dentro”.

Así lo ha hecho Sahil con juicio y prudencia desde entonces. Inyecta la mano en el agua helada con el consuelo de saber que con los hilos alguien sentirá menos frío durante el invierno.

 

(Visited 170 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy profesor de inglés y filosofía. Los mejores jueces de mí y mi trabajo son mis estudiantes. Ellos y mis viajes han nutrido de carne mis historias; unas reales y otras ficciones. He trabajado en Barranquilla también como profesor. Gracias a esa experiencia redacté uno de los premios ganadores del Concurso Nacional de Cuento.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La mesa rota

    Dos hombres ingresan en pijama al apartamento de uno de sus vecinos una mañana de domingo. Los acompaña un policía.(...)

  • Vida

    El colegio

    Cayo Acevedo frotó su bigote con una servilleta de tela. Elena Hende, su esposa, lo miraba desde el marco de(...)

  • Bogotá

    Etelvina Acevedo

    Etelvina Acevedo preparó un manto negro para cubrir su cabeza durante la misa. Nazaret, su criada, se arrodilló para arreglar(...)

  • Bogotá

    Sahil y las arañas de Sindh

    Para Sahil Shah no es difícil encontrar los hilos que necesitan las mujeres que tejen en la casa de las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar