Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Letras y Polémicas

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A propósito de la nota del diario El País de España Milagro en Bogotá (28 de abril de 2016), que retomó el  portal Las Dos Orillas Restaurantes top bogotanos: mucho billete pero mala comida (02 de mayo de 2016), en la que el crítico gastronómico español Ignacio Medina contó su experiencia de recorrer varios restaurantes de Bogotá.

 

Siempre lo he dicho: en Bogotá hay algunos restaurantes que, a pesar de tener éxito, son caros y malos.

Bogotá Zona T (By Pedro Felipe CC 3.0 vía Wikimedia Commons)

No sólo porque la sobreproducción en la puesta en escena puede ser abrumadora, sino principalmente porque, como bien lo señaló Ignacio Medina en la nota de Las Dos Orillas, la mayoría de restaurantes en la capital colombiana son arribistas: no tienen en cuenta ninguna de las raíces de la cultura culinaria nacional, viven en función de la imagen y, por supuesto, se desenvuelven de espaldas a la cocina.

En palabras de Medina: “mi taxi pasa por delante de algunos [restaurantes] y las cristaleras me dejan ver el peculiar brillo que ilumina los negocios que nacen de espaldas a la cocina, con el mandato de estar a la última. La apariencia es lo que importa. La mayor concentración de comedores de moda —inversiones millonarias, exhibición de lujo interiorista, relaciones públicas y anfitrionas con tacones de vértigo— que he visto en América Latina. Nunca había encontrado una ciudad tan volcada en sus restaurantes y que al mismo tiempo viva tan de espaldas a la cocina”.

Y es que esa sensación de no sentir la identidad nacional en la comida ni la verdadera personalidad de los platos extranjeros es, quizá, una de las consecuencias más frustrantes de esa tóxica tendencia de exaltar las formas a través de millonarias inversiones en detrimento de la esencia.

Aunque no se trata de encontrar culpables del por qué de este fenómeno, parece correcto pensar que ha ocurrido gracias a que existe un nuevo grupo social (en el que estar a la moda es sinónimo de aceptación y logros) que empezó a estar interesado en refinar y sofisticar su paladar pero no por la comida en sí misma, sino para ir a lugares en los cuales codearse con políticos y gente famosa sin importar el precio y para poder comentar con propiedad acerca de la movida bogotana.

Gracias a ellos, los que apreciamos la buena comida y los que consideramos que ir a un buen restaurante es parte de una experiencia sensorial de bienestar personal, hemos quedado arrinconados en los mismos restaurantes tradicionales que nunca pasarán y que no son muchos, mientras hacemos planes de salir del país en recorridos gastronómicos que nos saquen de la monotonía.

(Visited 2.445 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jaime Luis Posada es abogado de la Universidad Javeriana y magíster en periodismo en la Universidad del Rosario de Bogotá en convenio con Publicaciones Semana. @JaimeLuisPosada

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. es verdad, no se que le ve la gente a creppes and waffles , sitio de comida mala donde hay que hacer filas eternas para pagar caro, comida con pocos condimentos y sabores, creo que es un error botar la plata en esta cadena, o en otras cadenas de comida si sabor como los pollitos, republik o bellini con precios muy altos y mas bien poca calidad, menos mal mis ingresos no dan para ir a Harry sason mucha gente me ha dicho que es terrible

  2. dorany826355

    Estoy de acuerdo con el arribismo de los restaurantes, la gente solo busca la moda a cambio de un excelente plato de comida colombiana la más rica y llena de sabores y colores hummmm

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar