Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En estos días de efervescencia y calor cuando las pirámides, cadenas y demás negocios arrebatan los lánguidos ahorros que incautos compatriotas depositan con la ilusión de recibir un jugoso beneficio, el cual solo obtiene el bribón que decide abrir la oficina; aprovecho para contar una historia de lo que prometía ser la solución a los problemas de hambre y pobreza que agobiaban a una comunidad asentada en un lejano pueblito de nuestra querida nación.

 

No es mi intención retomar este trillado e inaudito tema, solo voy a contar una historia de la vida real de la cual he sido testigo de primera mano y en la cual los marranos no son los inversionistas sino los generadores de riqueza o para decirlo mejor son la riqueza misma…

 

También aclaro que para no herir susceptibilidades sólo mencionaré que la historia se desarrolla en un departamento de reciente formación, en un municipio que lidera las indecorosas listas de corrupción del país. Como parte de mi trabajo me trasladé al municipio a evaluar el plan de gestión social de una empresa con influencia en la zona; para ello fui invitado a una escuela en donde se iba a realizar la presentación de uno de los proyectos de inversión social cuyo bajo costo y cubrimiento garantizado lo iban a catapultar como un modelo digno de imitar alrededor del mundo (o mejor, del tercer mundo).

 

Acudí muy interesado al acto con un compañero y nos dispusimos a escuchar la maravilla que nos mantuvo expectantes durante días, así que pasamos a un salón de clases en el cual había un papelografo con una pirámide dibujada. Hasta ahí nada extraño, las rarezas comenzaron cuando llegó el expositor y pintó en la cima de la pirámide un malogrado chonchito. El plan de inversión propuesto consistía en que la empresa como parte de su inversión social daba en comodato a determinada familia una marrana y una cantidad suficiente de concentrado para un año; durante ese año la marrana debía ser preñada por un voluptuoso semental y los frutos de la unión se dividirían así: una pareja de lechones para la empresa y el resto para el beneficiado.

 

Culminado este primer ciclo, la marrana pasaba a otra familia donde repetiría la operación año tras año (no me atreví a preguntar por cuanto tiempo); mientras tanto los marranitos recogidos iban a parar a otras familias beneficiadas creando un increíble efecto multiplicador el cual debía elevar la producción de marranos a niveles que envidiarían en la propia China.

 

Finalizada la exposición me levanté y fui al baño para pellizcarme y echarme agua fría con el fin de saber si la propuesta era en serio y de ser así, para evitar un ataque de risa. Posteriormente retorné al salón con el fin de terminar la reunión sin manifestarle al expositor nuestro escepticismo, pues no creíamos que la cochambrosa pirámide fuera a ser un exitoso modelo de inversión social.

 

Ya en la ciudad traté de buscar numerosas explicaciones para rechazar el proyecto, incluso pensé en consultar a los defensores de derechos de los animales, para que me asesoraran sobre legislación acerca de la explotación sexual de marranas o trata de marranas; me propuse acudir a conceptos médicos que persuadieran a los proponentes del proyecto, teniendo en cuenta los nocivos efectos de una dieta a base de porcinos, incluso pensé en proponer una asesoria sicológica o unas vacaciones pagas para la marrana, pero nada sirvió para disuadirlos y pese a que se objetó el proyecto, éste se llevó a cabo porque una idea tan valiosa no merecía ser archivada.

 

Hace unos días viajé para hacerle seguimiento al plan finalmente aprobado y ejecutado. Al visitar de nuevo la escuelita recordé la pirámide porcina y decidí preguntar, la repuesta fue aun más risible que la misma propuesta, aunque previsible teniendo en cuenta el carácter festivo e inmediatista de los habitantes del pueblito. Esto fue lo que pasó:

 

El programa estaba beneficiando las primeras familias hasta que una plaga virulenta, marranicida, de proporciones bíblicas acabó totalmente con los marranos del programa; las primeras investigaciones no arrojaron datos sobre el origen de la misteriosa peste.

 

Lo “sorprendente” del caso es que a la peste le bastó con los dos días previos a las fiestas patronales para acabar con los chanchos. Según los pobladores se trató de una muerte anunciada puesto que durante las festividades siempre ocurrían estos  episodios de mortandad de cerdos, gallinas, chivos y ocasionalmente de reses en el pueblo; desafortunadamente la empresa no lo tuvo en cuenta ni tomó los correctivos necesarios.

 

Ante esta debacle hubo habitantes que expresaron su preocupación ya que pensaban que ante el desafortunado fenómeno, la empresa iba a suspender el programa y eso afectaría considerablemente el condumio en las próximas fiestas. Investigando un poco más, me enteré de que la mortandad no respetó ni a los sementales, es más, no dejo ni los cadáveres para poder establecer las causas del deceso. Afortunadamente lo memorable de las fiestas, en donde abundó la bebida y la comida (en especial la carne de cerdo) fue que todos los afectados olvidaron rápidamente el horrible percance y sus consecuencias.

 

Espero que esta historia sirva como ejemplo y evite que más incautos resulten sacrificados (como ocurre siempre con los marranos), en uno de estos multiniveles tan de moda en la otrora tierra del sagrado corazón y actualmente mejor conocida como la tierra de los faraones por sus numerosas pirámides.

 

 

DON BETO

 

(Visited 89 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

… 8 millones de historias tiene la ciudad de Nueva York …. y solo una de ellas fue cantada por Rubén Blades. Historias que no son historia es un Blog que pretende capturar esos millones de historias que se dan en este pedazo de tierra que nos tocó vivir, y mostrarlas a los lectores con algo de malogrado humor a manera de “sketch” etnográficos que buscan captar y transmitir la diversidad de formas que conforman el país del sagrado corazón. Sobre Don Beto: Antropólogo nacido y criado en Fontibón. Actualmente se desempeña como consultor en temas sociales. Sus principales intereses son sobrevivir con algo de dignidad y regresar la membresia de carácter permanente otorgada por datacredito, único club que lo recibió.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. JA JA JA JA la creatividad de los Colombianos es maxima, cada cual quiere ganar de alguna manera. Hablando de los multinivel es un riesgo que se corre, lo importante es saber que tanto se debe arriesgar, algunas veces se gana pero la avaricia rompe el saco.
    ——–

  2. Y si saben que si la guerrilla, como se rumora tanto, era la q patrocinaba winner people y todas estas cadenas, pues ahora si se fregaron del todo, porque la tal flor marina due?a de wiinner people no aparece por ningun lado ni mucho menos da la cara, asi q blanco es gallina lo pone. Dicen q si este lunes no aparece se arma la de troya.

  3. Excelente!!! demasiado bueno!!!!! que embarrada que usted no ponga entradas mas a menudo… ahi esta pintado nuestro pais, la parranda y la bebeta… jajajaa excelso

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar