Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Los mensajes de los sueños

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En esta época de escándalos mediáticos relacionados con hechos de corrupción uno se pregunta: ¿qué ideas pasan por las cabezas de aquellos que quieren amasar una fortuna sobornando a quienes pueden influir o decidir en la adjudicación de un contrato multimillonario con el Estado? Ahora, en la orilla contraria, ¿la condición de funcionario es un premio para servirse del Estado y no un honor ser un servidor? Es evidente que el propósito principal que anima a los partícipes del cohecho es la ambición de llevar una vida en medio del boato y el derroche de dinero. Con seguridad ninguno actúa motivado por fines altruistas. Quienes pertenecen a esa laya son personas sin escrúpulos y sin Dios. Solo les interesa incrementar el saldo de sus cuentas bancarias en paraísos fiscales o a nombre de testaferros y adquirir bienes para elevar su rango social. Poca diferencia hay entre el modo de proceder de estos sujetos y el de los narcotraficantes. De alguna manera se distinguen fácilmente porque tratan de compensar su falta de clase con el exceso de dinero. Viven rodeados de mujeres fáciles y de un séquito de aduladores que se conforman con recibir las migajas que caen de sus bolsillos. Algunos, quizás los menos, se amparan tras la fachada de empresarios. Pero por dentro todos son iguales. Ninguno piensa en lo que puede perder hasta que el desarrollo de los acontecimientos trae consigo situaciones que evidencian una verdad: el crimen no paga. Por eso varios han perdido la libertad y otros, por el momento, la tranquilidad. Todos, sin embargo, ven oscurecido su futuro y en riesgo su mal habido patrimonio. La ambición sin límites ciega los ojos de la razón y del espíritu. Finalmente puede desembocar en la pérdida de la vida y del alma.

El relato que hoy les traigo se titula “La guaca” y lo escribí con base en una de esas historias que contaban los abuelos.

LA GUACA

Si no fuera porque estos ojos que se ha de comer la tierra vieron todo lo que pasó, yo mismo no lo creería. Pero les juro que todo lo que voy a contarles es rigurosamente cierto de principio a fin.

Él llegó una tarde lluviosa de mediados de abril. Yo estaba sentado en un taburete de madera en la galería del rancho. Me entretenía viendo las nubes cargadas de agua que, tímidamente, cedían su paso a los últimos rayos de sol. La noche se acercaba y el ambiente estaba impregnado de un tufo mezcla de tierra mojada y estiércol de ganado.

Lo vi primero como un puntico negro que se movía en el fondo del camino en medio de los potreros. Después, poco a poco, fue acercándose hasta convertirse en la silueta de un hombre que caminaba sin prisa hacia el rancho. Cuando estuvo más cerca, mis ojos cansados y miopes lo reconocieron. Era mi nieto Rigoberto.

Su visita me extrañó. Desde la muerte de mi hijo Pablo, su padre, tres años atrás, no había tenido noticias suyas. Me levanté del taburete y como pude salí a su encuentro. Desde que la artritis me declaró la guerra debo caminar con cuidado y apoyado en un bastón.

Lo abracé con alegría y le pregunté a qué se debía su visita, precisamente un viernes santo. Además, por qué llegaba solo, sin su familia. Me dijo que nada más deseaba pasar el fin de semana con nosotros, sus abuelos, que la familia se había quedado en la ciudad, que era mejor así. No quería abrumar a su abuela cargando sobre ella la obligación de atenderlos a todos.

Esa noche, más tarde, me contó los verdaderos propósitos de su inesperada visita. Cuando tomábamos el café, después de la cena, me dijo:

-Abuelo, yo sé que en esta finca hay una guaca.

-Es cierto, le respondí, pero ese es un tema del que no quiero hablar.

-Pero yo puedo ayudarte a sacarla, insistió. Mi abuela me dijo que tu deseo es ayudar a los campesinos pobres cuando la saques.

-Así es, le dije.

-Entonces aprovechemos. Hoy es viernes santo y los espíritus dueños de las guacas encienden fogatas en los sitios donde están enterradas.

Finalmente, después de un largo cruce de palabras, me convenció. Mi nieto era muy persuasivo. Por eso tuvo mucho éxito como vendedor pero el dinero no le rendía porque le encantaban el licor y la juerga.

A las once de la noche salimos del rancho y nos sentamos, con una pala en la mano cada uno, en los escalones que dan acceso a la cubierta. Desde ahí, en medio de la oscuridad, podíamos estar atentos a la señal del espíritu. Donde se encendiera un fuego, ahí estaría la guaca.

Después de transcurrida una hora, aproximadamente, divisamos una lumbre que flameaba en lo alto de una colina. Estaba a una distancia de más o menos trescientos metros de nosotros. Nos levantamos enseguida. “Ahí está la señal”, exclamó mi nieto y salió disparado hacia allá. Yo intenté seguirlo pero la edad y la artritis solo me permitían renquear con lentitud.

Cuando llegué al sitio donde estaba encendido el fuego, encontré a Rigoberto cavando un hueco a su alrededor. Le pedí que se detuviera, le dije que era necesario rezar primero una oración de protección. Había que demostrar buenas intenciones para que el espíritu del muerto estuviera de acuerdo con el fin que se le pensaba dar a su tesoro. Él no me escuchaba. Parecía un poseso con los ojos desorbitados clavados en la tierra mientras la pala profundizaba el hueco. El sudor caía a chorros de su frente y la camisa, empapada, se le pegaba al torso.

Fue en ese momento cuando la vi. Detrás de Rigoberto, iluminada por la luz del fuego, una figura más oscura que las sombras de la noche, lo observaba con atención. Quise advertirlo para que se detuviera pero justo en ese instante la pala golpeó algo que parecía madera. Un grito de entusiasmo salió de la garganta de mi nieto. Vociferó tanto que su expresión de júbilo debió escucharse dos kilómetros a la redonda. Entonces se inclinó para abrir la caja enterrada pero, antes de que pudiera hacerlo, una voz grave y gangosa dijo pausadamente:

-Ese tesoro es mío. Ahora tu alma también me pertenece.

No puedo describir con exactitud lo que pasó después. Solo recuerdo que un torbellino se formó en el lugar donde estuvo cavando Rigoberto. Una espiral de tierra y fuego se fue elevando como el humo de una chimenea, mientras el hueco se llenaba de agua. Todo era confusión. Cerré los ojos. Estaba asustado. Después, al cabo de unos momentos, regresó la calma. Cuando abrí los ojos, solo había oscuridad. Mi nieto y el hueco habían desaparecido. Todo estaba como antes. Entonces decidí regresar al rancho y no contarle nada a mi mujer.

Ahora solo lo saben ustedes. El diablo se llevó a Rigoberto, mi nieto.    

A los interesados en adquirir el libro LOS MENSAJES DE LOS SUEÑOS les recuerdo que pueden solicitarlo llamando al móvil 3002491691 y recibirlo a domicilio en cualquier lugar de Colombia.

El Portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

(Visited 857 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El respeto no se exige con irrespeto, eso está claro, pero parte(...)

2

Medellín no solo ha dejado de ser la ciudad referente del país(...)

3

Le acabo de recetar esta dosis de bicarbonato de sodio a una(...)

Publicidad
1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar