Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Al final lo que importa no son los años de vida sino la vida de los años”
Abraham Lincoln

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir al monólogo de humor de Diego Trujillo Qué desgracia tan infinita, en donde el actor se burla de las dolencias a las que los hombres se ven enfrentados desde que llegan los 40 y durante la década de sus 50.

Que desgracia tan infinitaCon la gracia e inteligencia que lo caracterizan, Diego describe los efectos del paso del tiempo, lo que puede hacer la falta de aceptación de los procesos naturales de la vida y el intenso deseo de todos por alargar lo que consideramos en esta sociedad como la juventud.

Al igual que todos en el público, me reí durante los 45 – 50 minutos que dura la obra al punto que me dolía el estómago. Los problemas de próstata, las erecciones fallidas, las fantasías, las afecciones de salud, la falta de energía, la aparición de la barriga. En fin.

Todos temas que dan para chistes y exageraciones que el actor recoge graciosamente en el monólogo, mostrando un panorama algo desalentador para quienes se acercan o están en esta época de la vida.

La obra, dirigida a los hombres por partir básicamente de experiencias, creo, personales de Diego, nos pone a todos a reflexionar sobre el paso de los años.

Me puse a buscar información sobre esta interesante época de la vida. Entre varios de los artículos que leí, me encontré con uno que me llamó mucho la atención. Comparaban los 40 y los 50 con la adolescencia.

Argumentaban que al llegar a lo que se conoce como la mediana edad, como en la adolescencia, atravesamos cambios hormonales que nos llevan no solo a experimentar toda clase de cambios físicos importantes, sino a preguntarnos de nuevo sobre el sentido de nuestra existencia. Aparecen de nuevo los miedos, las dudas, las expectativas cumplidas o frustradas. Las comparaciones con otros que están pasando por la misma etapa o con los que vienen atrás y que aún creen, nunca llegarán a este momento.

A diferencia del relato de Diego, este y otros escritos me mostraron una mirada más positiva, no por la negación de los efectos del tiempo que llegan querámoslo o no, sino por que resaltaba, por ejemplo, la madurez con la que se cuenta en esta época, la posibilidad que se tiene de evaluar hacia atrás y planear hacia adelante, las capacidades de aceptación con las que podemos disfrutar de nuestra vida dado el desarrollo del carácter, y las inmensas posibilidades reales que se tienen en estos años de vivir plenamente con quien debe ser y ha sido para entonces nuestro mejor compañero o nuestro peor enemigo: nosotros mismos.

Es un interesantísimo punto de la existencia que nos enfrenta no con el tiempo en realidad, sino con quienes somos y hemos sido.  Así lo entendí.

A quienes conozco, que creo se acercan o están en esta etapa de la vida, son personas reflexivas, apasionadas pero mesuradas. Profundas, tranquilas. Con objetivos claros. Muy atractivas.

Con seguridad habrán experimentado frustraciones o ansiedades por los efectos del tiempo, o algunos miedos por los cambios físicos. Lo normal.  Pero gracias a la experiencia vivida cuentan, en su mayoría, con elementos que en mis ojos los hacen seres humanos algo más completos.

Puede que haya sido suerte y que no me haya topado aún con quienes sienten que la vida se les está yendo y ya no hay nada por hacer. Puede ser.

En realidad al final, lo que importa, no son los años de vida, sino la vida de los años. (A.L)

@Silviadan

(Visited 298 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar