Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
love_salamanca.jpg

Este sábado se celebra otro día del amor y la amistad. Invitaré a mi prometida a una tarde de cine, helados -o café, en Bogotá el clima es impredecible-, y le diré lo mucho que la amo y lo importante que es para mí. Y por la noche, con mis amigos y amigas, alrededor de un buen trago o una exquisita cena, todo porque hoy es día de amor y amistad. Si usted tiene tiempo hoy, podría preguntarse qué es el amor, pensar un momento, que a su cabeza y su lengua no venga una respuesta que por ingeniosa deja de ser inteligente. Porque el amor, así sea para teorizar, necesita de tiempo y soledad. 

Para algunos el amor es semejante a esa entelequia que asociamos a telenovelas mexicanas o venezolanas, canciones  susurradas al oído, de algún cantante que despierta suspiros y despechos. El amor es complejo de definir, es vaporoso, se cuela por entre los dedos, se esconde en rimas o sonetos, o se muestra con ostentada dignidad en pinturas y esculturas, con sutilidad en sonatas y cantos. Hay que sentirlo, es más cercano con besos o caricias que con palabras, que intentan definirlo o encapsularlo en poemas, prosas, ensayos, en fin. Mi inquietud se encamina hacia lo que entendemos por amor y amistad.
Son formas de una misma esencia: el amor, lo que cambia es la intensidad y sobretodo el objeto, aunque la alquimia del egotismo hace que hoy seamos amigos y mañana novios, o para no complicarnos es mejor una relación de amigos con derechos, o sin reservas. Mutamos de una relación a otra, o aún más grave, de un matrimonio a otro, con facilidad y sin colocar ese espejo retrovisor que nos hace ver qué hemos hecho o dejado de hacer. Reviso revistas de estilo y farándula y veo nuevas parejas: que aquel se juntó con aquella, que esta decidió casarse después de cuatro largos meses de noviazgo. O que un par de tortolitos decidieron echar tierra a sus diferencias y volver a intentarlo, quizás sólo para la instantánea, quizás, o para un ratico más. Pero eso sí, nadie se queda solo, ni de riesgos, son pocos quienes ostentan o se enorgullecen de su soltería, es denigrante posar solo consigo mismo. Parecer todo un Don Juan, decía Fromm “es la mejor muestra de que estamos plenos, llenos, que tenemos todo, o al menos una parte”.  
  
Mutamos, sí, pero no cambiamos. Como el juego del ciego, lo que se agarra no se suelta. Sentimos un miedo terrible de quedarnos sin pareja o sin amigos, recordando la frase de Oscar Wilde, “todos en la vida necesitamos amigos alguna vez”, la amistad para el escritor irlandés, tanto como el matrimonio para Nietzsche, se fundamentan en la comunicación. Una pareja que se comunica, se entiende: caminando, jugando cartas, en la cama, en los silencios, en las ausencias, en las diferencias, en los momentos de tristeza y  alegría. Es un estado más que una sensación, es algo que no se da de la noche a la mañana, aunque en el intermezzo hayan sucedido mil cosas. Porque, paradójicamente, entre más acompañados estemos, pasa como la canción de Fito Páez, “dormir contigo es estar solo dos veces”. Más soledad, más necesidad de buscar, de tener, de adquirir, de celos, de posesión, de celebrar días de amor y amistad, o como quieran llamarlo. 
casablanca.pngCreo que la cuestión es que no somos serios, ni en la vida, ni en los proyectos que la sustentan, ni con los verdaderos intereses, ni con las personas con quien nos rodeamos, y menos aún, con el amor. Buscamos la felicidad: en pareja, en familia, con amigos, hacemos una fiesta, una comida, y sentimos un descanso, pero como Sísifo, en unas semanas estaremos de lleno en la diversión, en la entretención, en el óbice del pensamiento, de la reflexión, de la consciencia de sí mismos. Es mejor vivir engañado y “ser feliz”, que ser consciente o preguntarse si todo esto tiene sentido, o peor: si vale la pena preguntarlo. Quedarse solo es una tragedia, la peor de todas, porque es no encajar, o no estar dispuesto a seguir al rebaño. 
Ese rebaño que acude corriendo a ver qué hace el sábado con los amigos o en la noche con su amor, el rebaño que obedece, a las telenovelas mejicanas, o los eslóganes del mercado, a las sociales de las revistas, o la iglesia el domingo. Porque es mejor disfrutar: el placer es fácil y la comodidad no es costosa. Es mejor “ser amados” que tener que amar. Erich Fromm señaló en su “arte de amar” que el amor es ante todo una “actividad”, un movimiento, un cambio, no es estacionario ni pasivo, sino activo, que da en vez de recibir. Es un arte, un aprendizaje, una meta y a la vez una esencia. Es si lo queremos ver un “all you need is love”, o “love” (canción dedicada a su esposa Yoko Ono), que profesaba Lennon hace más de cuarenta años, es un sentido menos material de las relaciones, de los afectos, de las personas, de nosotros mismos. 
Pero no hacemos caso, y nos unimos, nos reconciliamos, armamos rumba porque, “qué más se hace”, porque todas las acciones del amor, de lo que entendemos como amor, se encaminan a evitar la soledad, a no morir viejos, solos y amargados. Buscamos, con nuestra precipitada e infantil condición psicológica, algo que nos satisfaga, que alimente el ego, que nos haga sentir vivos, así sea algo efímero, de una noche y muchas caricias, o algo entretenido o furtivo. O lleva a atestiguar que ni lo duradero ni lo ideal ni lo fantasioso ni imaginario, es lo correcto o lo mejor; sino lo voraz, lo que podamos ostentar, usar, botar y reciclar: amistades, amores, ideales, virtudes, proyectos. De ahí que “los hombres las prefieran brutas” haya sido un best seller, o que este libro insípido sobre el príncipe azul, o de cualquier color, haya aparecido.
 
Eso es a lo que aspiramos: a engañarnos y escondernos, a gozar y celebrar, a consumir y obedecer, a pensar y actuar menos, a fugarnos de cada uno, a ostentar lo que debería por lo menos, hacer más prudentes, de lo que debería ser el amor en su dimensión real: un arte, un compromiso y un trabajo diario y de toda la vida, no de una noche o un sábado de “amor y amistad”. 
desesperado.png
L´Desesperé, de Courbet, a finales del siglo XIX. La realidad de la soledad como introspección y amor por sí mismo. 

En Twitter @FerchoRozzo

 

(Visited 629 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Saltando de un lugar a otro encontró su pasión en escribir, y sus textos han sido publicados en revistas como Gatopardo, SoHo, Esquire, Vice, Malpensante. Bogotano, profesor en algunas universidades e investigador asociado de Los Andes y apasionado por el periodismo, acaba de escribir su primer libro con Penguin Random House, "CSI Colombia", siete crónicas de cómo las ciencias forenses decodificaron algunos de los crímenes más impactantes de la historia reciente de Colombia. ​

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

3

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar