Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
José Jaima UscáteguiPor: José Jaime Uscátegui

En Colombia cerca de 30 millones de personas cuentan con historial crediticio y tienen sus datos financieros y comerciales reportados en centrales de riesgo (bases de datos), siendo tal vez una de las más conocidas Datacrédito (seguida en relevancia por Transunion). Es un número de datos importante para un país que ha logrado crecer en bancarización y comercio a crédito, requisitos ambos de una economía pujante.      

Son indiscutibles los beneficios del crédito. Si no fuera por la posibilidad que tienen las personas y empresas de endeudarse con los bancos y adquirir bienes y servicios a crédito, se perdería el potencial de crecimiento que se logra por esa vía y los únicos capaces de consumir y producir serían aquellos que cuentan con recursos propios. El crédito es una herramienta de movilidad social que democratiza las oportunidades de riqueza, desarrollo y bienestar.

El acceso a crédito se ha visto fortalecido en las últimas décadas con la aparición de sistemas de información que permiten a las personas, sin propiedades ni fiadores o codeudores, recibir préstamos con base en su buen historial de pago. Una persona empieza por sacar un celular, se caracteriza durante un tiempo por su cumplimiento y puede acceder luego a montos mayores de crédito sobre la base de su buena reputación. Esta es la diferencia entre garantías reales (propiedades o codeudores) y garantías reputacionales (buen comportamiento e historial).

Por este motivo, el papel de las centrales de riesgo (administradoras de las bases de datos) es crucial. Si no fuera por estas empresas, los prestamistas no tendrían un lugar o punto al cual recurrir para obtener información completa y fiable del historial crediticio de las personas y tomar sobre esa base las decisiones de crédito.  La cantidad, calidad y oportunidad de la información disponible son una herramienta fundamental.

Para cumplir con buena parte de estos propósitos, y velar por la protección de la información de los titulares de estas, se expidió en el año 2008 la Ley 1266 “por la cual se dictan las disposiciones generales del hábeas data y se regula el manejo de la información contenida en bases de datos personales, en especial la financiera, crediticia, comercial, de servicios y la proveniente de terceros países y se dictan otras disposiciones.”

Ha sido una ley exaltada por expertos y voces calificadas. Desde la Corte Constitucional que mediante sentencia C-1011 de 2008 avaló su contenido, hasta el Banco Mundial que a través de su ranking Doing Business considera que Colombia cumple la gran mayoría de criterios saludables en materia de información financiera y protección de datos.  A partir de 2009, tras la expedición de la Ley 1266, el país pasó del puesto 59 al tercer lugar en este ranking de competitividad.

A pesar de la buena aplicación que ha tenido la Ley 1266 de 2008, el año pasado inició en el Congreso de la República el trámite de un proyecto de reforma que busca modificar los periodos de permanencia de la información negativa reportada en las bases de datos, exigir el uso de notificaciones formales a la hora de reportar la información, reafirmar la gratuidad de los servicios de consulta y otros derechos de los titulares de la información, plantear una nueva amnistía para morosos, entre otros aspectos.

Sobre la propuesta de reforma debo decir, como ponente de la misma en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, que, si bien me parece una iniciativa bienintencionada por parte de los autores, es una reforma que en mi criterio puede llegar a ser poco útil y hasta contraproducente. Reducir los tiempos de permanencia de la información negativa a 2 años, siendo hoy el plazo establecido 4 años, está por debajo de los estándares internacionales y le resta calidad a la información que debe incorporar tanto datos positivos como negativos para ser de utilidad. Así mismo, fijar trámites engorrosos como notificaciones, en reemplazo de las comunicaciones que hoy existen en común acuerdo con los titulares de la información, le resta agilidad y oportunidad a la información disponible.

La amnistía merece un capítulo y análisis especial. Este tipo de mecanismos no deben ser la regla sino la excepción. ¿Con la amnistía autorizada en 2008 vale la pena una nueva amnistía 10 años después? ¿Es una necesidad real o sólo es una buena bandera de campaña en un año electoral como el actual? ¿Qué impacto tendrán todas estas medidas sobre las tasas de interés y condiciones de crédito actuales?

Al final de este asunto, la única conclusión cierta es: “el que nada debe, nada teme”.

@jjUscategui

(Visited 762 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    “Brisita bolivariana” azota con furia a Colombia

      Por: Gisela Matamoros/ Prof. Marta de la Vega. Ante los hechos ocurridos en días recientes, a raíz del(...)

  • Opinión

    Una marcha sin rumbo

    Por: Carlos Ossa Este 21 de noviembre se produjo el Paro Nacional, y lo primero que convendría estudiar de(...)

  • Opinión

     Cacerolazo a la reforma tributaria

    Por : Laura Amaya Meneses El descontento generalizado, donde más del 74% de la población colombiana apoya las manifestaciones según(...)

  • Opinión

    Bajémosle al tono

    Por: Josué Martínez Le dije estúpidos, ignorantes, brutos, de doble moral y algunas otras cosas a todos los que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. edilberto303718

    creo que eres un desgraciado capitalista.insencible con la gente humilde que tiene que someterse a prestamos con tasas de interes ridiculamente altas para satisfacer el apetito de los bancos y entidades financieras apoyadas por el estado.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar