Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las relacionas entre Europa y Latinoamérica son como la Coca Cola, un día pueden ser normales y clásicas, otro día pueden ser light o dietéticas y otro día pueden ser zero. Las cosas entre los dos hemisferios distan de lo que sucede al interior de cada bloque, porque aún sin estar de acuerdo con una Latinoamérica común o una Europa unificada, lo cierto es que por un lado las cosas pueden estar mejor, por el otro lado están regular, pero entre los dos, presentan problemas.

En un contexto actual que se comenzó a gestar con la caída del Muro de Berlín y encontró un alto en el camino con la crisis financiera, se hace necesario reflexionar sobre cuáles son las perspectivas entre dos hemisferios que se complementan pero al mismo tiempo se distancian por condiciones asimétricas marcadas por el fenómeno migratorio, el gobierno de los mercados y las desigualdades sociales.

La crisis financiera en Europa y los planes de ajuste para alcanzar resultados positivos en materia fiscal han desarrollado políticas que no benefician las relaciones con América Latina. Esto se puede notar con algunos ejemplos como el endurecimiento en la reglamentación cada vez menos favorable para el fenómeno migratorio, la disminución de recursos y subvenciones en ayudas para la cooperación al desarrollo y la cohesión social y el blindaje de los mercados europeos frente a la producción agrícola latinoamericana.

EU-AL.jpg

Latinoamérica es un espacio geopolíticamente estratégico para Europa, no solo por que se puede conectar con cualquier mercado del mundo, sino por que cuenta con valiosas reservas medioambientales, inmensas extensiones de producción agrícola con tierras cultivables, biodiversidad y recurso humano indispensable para generar riquezas globales a partir para dicho poderío. No obstante, sigue enfrentando el desafío diario que durante décadas no ha podido superar: la desigualdad social y la pésima distribución de la riqueza.

Con la crisis económica, intensificada durante la primera década del siglo XXI, la región latinoamericana aprendió con destreza lecciones de orden macroeconómico que permitieron adelantarse al gobierno de los mercados y la especulación financiera que permeó la mayoría de los gobiernos de Europa y el de los Estados Unidos.

La gran conquista de América Latina fue el control de la macroeconomía, pero su gran derrota siguen siendo los profundos niveles de desigualdad. Ante este panorama de suma cero, el éxito económico convive con la descomposición social generando la necesidad de trabajar de manera estratégica en las relaciones entre Europa y América Latina con el objetivo de mejorar las condiciones de competitividad regional y convertir la inclusión social en el principal objetivo de los sistemas políticos latinoamericanos. 

Existe una confusión en algunas políticas migratorias europeas, las políticas públicas producidas por los gobiernos abordan el fenómeno migratorio como un tema de criminalización y no de regularización. En Francia lograron imponer restricciones a la movilidad de la población gitana, en Italia les recortaron derechos electorales y España la migración no regularizada tiene que pasar por un centros de internamiento para luego ser expulsados, como si fueran criminales, violando los preceptos universales del derecho al debido proceso.

La implicación más cercana entre los dos hemisferios tiene que ver con los casi cinco millones de migrantes latinoamericanos en Europa. Existe una amenaza “antimigracionista” que de manera sorprendente puede llegar a comportamientos xenofóbicos y racistas en la misma Europa que siglos atrás luchó por la defensa de los derechos humanos e inspiró los procesos de independencia en Latinoamérica.

Latinoamérica y Europa tienen que trabajar en una agenda común migratoria, una agenda que regule la igualad de condiciones de trabajadores extranjeros o nacionales, que no distinga entre extracomunitarios e inmigrantes, que proteja las estructuras familiares y no las desintegren las fronteras y que entienda que los conflictos derivados de la migración también tienen que ver con un tema de derechos humanos.

Twitter: @JavierUrreaC

Ilustración: Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog esta intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.



(Visited 80 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Según el analista y profesor Carlo Secchi, uno de los más importantes de Europa, América Latina es indispensable para asegurar la alimentación mundial, la provisión de energía, la determinación del cambio climático, la biodiversidad y el crecimiento económico.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar