Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Las pirámides y lo que dicen de nuestra sociedad

Por: adramca

Lo que los Colombianos hemos presenciado en las últimas semanas como consecuencia de las pirámides y su caída no tiene precedentes históricos, recientes al menos. Estos esquemas han estado rondando la sociedad por años, pero nunca se habían convertido en un verdadero riesgo para la estabilidad económica de la nación, hasta el punto de tener que declarar la emergencia económica y social en muchas regiones del país

Ahora, lo que esta situación dice de los colombianos es aun más lamentable. Es imposible no sentir preocupación por los cientos de miles, aunque hablan de millones, de familias humildes que ahora van a enfrentar dificultades económicas más grandes debido a lo que ocurrió con estos fraudes a nivel nacional. Las personas que se aprovechan de la ingenuidad de tanta gente realmente merecen un castigo contundente para enviar un mensaje claro a aquellos avivatos que se les ocurra un sistemita similar en el futuro. Sinembargo, el verdadero problema aquí es la reacción de los “ahorradores” de ciertos grupos frente a las acciones del estado, que aunque tardías, pretenden precisamente evitar un colapso mayor para actuales y futuros miembros de las “familias ahorradoras” que están acabando con la estabilidad económica de tanta gente. Pareciera que, con tal de obtener ganancias fáciles, los colombianos se ponen del lado de la ilegalidad.

Y es que es eso lo realmente preocupante, es ahí donde radican muchos de nuestros problemas como nación. No habrá gobierno, ni leyes, ni cambios suficientes que permitan que el país cambie de rumbo, cuando nuestros intereses personales se pongan por encima de la legalidad y la justicia. Pareciera no importar que estas personas sean delincuentes, con órdenes de captura en varios países, con pruebas claras de su irresponsabilidad y negligencia. Mayor claridad no puede existir sobre sus prácticas corruptas y su clara intención de enriquecerse a expensas de los colombianos, basando su negocio en promesas falsas, ilegales y engañosas, que se dedicaron a cumplir inicialmente solo para establecer sus negocios y generar un nivel de credibilidad que luego podrían aprovechar para enriquecerse y desfalcar a cientos de miles de incautos. A pesar de todo esto, hoy miles de colombianos están marchando para exigir al gobierno que no aplique la ley, que libere delincuentes para que ellos puedan seguir delinquiendo, y con eso de pronto quienes perdieron el capital que irresponsablemente apostaron en un esquema ilegal, puedan recuperarlo. Es tal la situación, que personas que fueron engañadas y arruinadas por estas personas, están hoy haciendo colectas y usando su propio dinero para pagar por la defensa de estos delincuentes, básicamente dejándose robar dos veces. Frente a esto es poco lo que se puede decir sobre nuestra conciencia como nación y nuestros valores frente a la ley y la justicia.

Los analistas hablan del amor de los colombianos con el dinero fácil, de la cultura de enriquecerse a costa de otros, del ingenio de algunos y lo ingenuos que son los otros, etc.. En realidad lo grave es la cultura del delito, y su justificación siempre y cuando sea para beneficio personal. Es ahí donde la sociedad colombiana se hunde en una serie de valores y principios que nos dejan muy mal parados. El pueblo se va en contra del Gobierno que está tratando de hacer cumplir la ley. El presidente hablaba de los esfuerzos del estado por proteger a Colombia de la crisis económica y los capitales especulativos que hoy tienen quebrada la economía mundial, pero no pudo prever el “Wall street” criollo. A manera de comparación y guardando las proporciones, cuando el gobierno norteamericano anunció ayudas para los principales actores del sistema financiero mundial, la gente en Estados Unidos se fue en contra de estas instituciones, por irresponsables y por haberse aprovechado de la falta de regulaciones legales en el mercado. Incluso, se fue en contra del gobierno por ayudarles, pero nadie pidió que perdonaran a Wall Street y sus malos manejos, o que los dejaran seguir haciendo lo mismo, a ver si así todos recuperaban alguna cosa. Nadie marchó por las calles de Nueva York para pedir que perdonaran y salvaran a Lehman Brothers, AIG o tantas otras firmas y bancos que manejaron irresponsablemente sus inversiones y su capital. La sociedad americana pide no ayuda, sino castigo para todos aquellos que, ley o no ley, actuaron de manera irresponsable y han hecho que ahora todos paguen las consecuencias. En Colombia, el gobierno es el malo y el santo es el delincuente. Nadie puede negar la tardanza del estado en reaccionar frente al problema, o la falta de igualdad de todos frente a la justicia en nuestro país, o incluso la corrupción estatal que posiblemente protegió estos esquemas hasta el momento en que se volvieron un riesgo para la estabilidad económica del país, pero eso no tiene nada que ver con la manera como la sociedad Colombiana ha reaccionado frente al delito. Justificar las acciones ilegales en los altos rendimientos ofrecidos por estas personas para “ayudar” al pueblo, atacar el sistema financiero legal porque ellos “también roban”, y exigir la liberación de los delincuentes, casi con la misma vehemencia que exigimos la liberación de los secuestrados, no tiene nada que ver con el gobierno y lo que haga o deje de hacer. Tiene que ver con nuestra propia escala de valores y nuestra visión de sociedad, o mejor, nuestra falta de visión de sociedad.

Es claro que muchas personas han perdido sus ahorros y hasta sus bienes en todo esto. El gobierno esta empeñado en lograr que todos los afectados por este episodio logren recuperar algo de lo que irresponsablemente apostaron en un sistema que prometía lo imposible, y aun así cientos de miles de personas cayeron en ello. La sociedad Colombiana tuvo una oportunidad de demostrar que el respeto por la legalidad, valor fundamental para que una sociedad funcione, es algo que hemos aprendido a reconocer y entender, pero la reacción frente a esta situación ha sido todo lo contrario. EL delito paga si favorece los intereses individuales y la ley es para los demás. Con ello nuestra sociedad se derrumba un poco más. Frente a esto no hay seguridad democrática, crecimiento económico o mejoramiento de vida que valga.

Solo cuando entendamos que la ley es para todos, cuando aceptemos nuestra responsabilidad como individuos y como sociedad y reconozcamos que el papel del estado es hacer cumplir la ley y proteger a los ciudadanos de este tipo de actos ilegales, vamos a dar un paso quizás más importante que acabar con la guerra y las FARC, que generar empleo o mejorar nuestra calidad de vida. Vamos a crecer como una nación que se basa en el elemento fundamental de una sociedad civilizada: el respeto por la ley y el orden.

Publicado en: El Tiempo, Mundo

18 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    PORejemplo 26 noviembre, 2008 a las 11:33

    Auscultar respecto a la condición moral de un pueblo en desarrollo, si que es cosa complicada y muchos libros se podrían escribir al respecto sin que alguno de ellos fuese solución, esta mentalidad es parte de un proceso cuya finiquitación ojalá y la disfruten las generaciones venideras; Los funcionarios estatales, en su mayoría son cuota burocrática motivada por compromisos políticos, por lo mismo su notoria ineptitud a la hora de responder por un control de funcionamiento de terceros, así sea esto su principal función ( siempre ha sido así ); Próximo escandalo deben de ser los casinos, que de casinos no tienen un carajo, son lavaderos del narcotráfico y escuela de ludópatas cuyos alumnos son estudiantes, pensionados, comerciantes, ejecutivos y otros que, al igual que en las pirámides son succionados por la ilusión del dinero fácil y terminan zarandeados por la cruda realidad que les muestra la estupidez.

  2. 2

    Patriota1 26 noviembre, 2008 a las 12:13

    Acertadísimo artículo. Solo faltó mencionar que quedan los “opositores” que buscan ahora explotar la frustración de la gente que perdió su dinero “ahorrado” y la oportunidad de seguir haciendo dinero fácil, y canalizarla en contra del gobierno que como usted dice, tardó en actuar pero a fin de cuentas lo hizo.

  3. 3

    dorispul 26 noviembre, 2008 a las 12:23

    Es una verguenza la cultura y la forma de conseguir el dinero a la q muchos de los ciudadanos colombianos han llegado. Que sociedad tan deteriorada en la que se encuentra sumida nuestra Nacion, y lo peor de todo es que aun asi y con todas las consecuencias la gente marcha pidiendo absolucion. Colombia ahora aparte de todo se ve ante el mundo como un pais sin valores y amante de la delicuencia de todo tipo.

  4. 4

    Jorkael 26 noviembre, 2008 a las 12:31

    Con algunas pequeñas variaciones, en general el comentario del columnista expresa el sentir de las personas que independientemente de nuestra condición social y económica, tienen o tenemos un fuerte arraigo por el respeto a las leyes y las instituciones; nada justifica a los que pretenden pasarse por la “galleta” la legalidad de las cosas. Los ladrones como ese tipo EMG abundan con cara de ovejas, hacen la marrulla, enamoran los clientes y he aquí los resultados, hasta piden su indulto. el estado no tiene para nada la culpa, son primero el ladrón ese porque él de antemano y conocimiento actuó con el único fín de enriquecerse ilícitamente y tratando de cubrirse de una falsa legalidad; debe aplicársele todo el peso de la ley y a las miles de personas que se dejaron embaucar que no sean hipócritas con ellos mismos para empezar porque cualquier persona sabe que algo que ofrezca tanta rentabilidad, no es legal, simple malicia indígena que fué hecha de lado a sabiendas y con fin de obtener dinero fácil, torcido, con engaños; los danmificados de este engaño deben pagar por su anuencia y no culpar al gobierno por su codicia personal porque si el estado es el que ha de pagar, inmediatamente quiere decir que los colombianos que pensamos recto, derecho debemos pagar por ellos con nuestro dinero bien habido. No es justo que colombianos también pobres, clase media y aún los ricos alcahetemos este comportamiento ilegítimo de los que aún sabiendo el riesgo, se metieron a delinquier de frente. Que machuquen y chupen los de no recto proceder que todo esto pueda que tenga que ver con nuestra cultura pero en ella no debe tener cavidad nada ilegal y menos en masa.

  5. 5

    OSCARAREST 26 noviembre, 2008 a las 12:53

    La abrupta intervención del gobierno para poner en coto a las pirámides y DMG , que tiene un esquema diferente, fué más para cuidar su imágen frente a un país que lo estaba ya mal calificando en el tema por no utilizar las herramientas jurídicas, suficientes aún sin las de los nuevos decretos; que propiamente para defender a los ahorradores. Los bienes que serán la garantía para la satisfacción de los ahorradores, serán algunos billetes y numerosos enseres. Es estúpida la liquidación de empresas formadas cuando la continuación de su objeto social era el más indicado para ser vendidas como empresas y no como enseres sin valor. La intervención en las quiebras para favorecer a los acreedores resulta más inteligente en el Código de Comercio que en la inteligencia gubernamental.

  6. 6

    nomeolvides 26 noviembre, 2008 a las 13:48

    Si empezando por que los gobernantes dan el mal ejemplo!

  7. 7

    Agrippa 26 noviembre, 2008 a las 16:24

    Mentalidad de dinero fácil, consecuencia o legado del narcotráfico. Los hechos están demostrando que somos un país abonado para el narcotráfico: tenemos la materia prima vegetal y humana por cantidades. No le echemos toda la culpa a los gringos por nuestra mala fama internacional.

  8. 8

    octavioaor 26 noviembre, 2008 a las 17:27

    Es un artículo serio,oportuno y real,yo sólo quiero agregar al respecto con un chiste:En qué se diferencian las Pirámides de Egipto de las Colombianas? Que las de Egipto se construyeron con camellos,y las Colombianas con “MARRANOS”.

  9. 9

    elmonotron 28 noviembre, 2008 a las 1:24

    jaj que buen chiste octavio… el problema de la doble moral es una de las cosas que más acabado tiene a este país, es muy probable que aquellos a quienes no les importó de donde venía el dinero con tal de poder meterselo al bolsillo, estaban de primeros en la fila en cuanta marcha se hizo por la paz, contra grupos que promueven el narcotráfico etc.

  10. 10

    simeone 28 noviembre, 2008 a las 7:25

    La falta de moral y de educación, se debe a que los gobernantes de este pais no se han preocupado por una verdadera educación del pueblo (menos mal yo alcancé a estudiar 2do de primaria), la educación en colombia aunque en la constitución dice que se debe impartir en forma gratuita, es el mejor de todos los negocios y si no se tiene plata no se puede estudiar. En cuanto a la crisis la formó el propio gobierno, DMG no es una piramide, ellos trabajan con multiniveles, una práctica de mercadeo comercial que surguió en los años 90 en los EEUU y allí es normal, trabajar las marcas y los productos de las marcas.DMG no ha robado a nadie. Es el gobierno quien ha hecho una mala intervención, es mas esa empresa tiene su documatación en orden, y con permiso de la superintendencia. Yo pienso que es envidia(y como los colombianos no podemos sufrir de eso?) él demostró que sí se puede pagar mayores rentabilidades que lo que los bancos pagan, eso les dolió mucho no? que un joven de estrato 1, hiciera cosas que ni los Ph de los Andes han logrado, mejor dicho que ni Rudolf Hommes, el gurú de los andes en económia, que solo nos puso a apretarnos el cinturón, aguantar hambre mientras ellos se quedan con los dineros! Ese error gravísimo del gobierno, le ha costado la estadía en el palacio de nariño a Uribe y parece tambien será el principio del fin de los neoliberales, acuerdese que ya no está Bush, sino Obama, que es un verdadero social demócrata, quien intervendrá por las clases medias y menos favorecidas, no por las altas opresoras! Es mejor que se agarren de la virgen del agarradero señores Neoliberales

  11. 11

    simeone 28 noviembre, 2008 a las 7:26

    La falta de moral y de educación, se debe a que los gobernantes de este pais no se han preocupado por una verdadera educación del pueblo (menos mal yo alcancé a estudiar 2do de primaria), la educación en colombia aunque en la constitución dice que se debe impartir en forma gratuita, es el mejor de todos los negocios y si no se tiene plata no se puede estudiar. En cuanto a la crisis la formó el propio gobierno, DMG no es una piramide, ellos trabajan con multiniveles, una práctica de mercadeo comercial que surguió en los años 90 en los EEUU y allí es normal, trabajar las marcas y los productos de las marcas.DMG no ha robado a nadie. Es el gobierno quien ha hecho una mala intervención, es mas esa empresa tiene su documatación en orden, y con permiso de la superintendencia. Yo pienso que es envidia(y como los colombianos no podemos sufrir de eso?) él demostró que sí se puede pagar mayores rentabilidades que lo que los bancos pagan, eso les dolió mucho no? que un joven de estrato 1, hiciera cosas que ni los Ph de los Andes han logrado, mejor dicho que ni Rudolf Hommes, el gurú de los andes en económia, que solo nos puso a apretarnos el cinturón, aguantar hambre mientras ellos se quedan con los dineros! Ese error gravísimo del gobierno, le ha costado la estadía en el palacio de nariño a Uribe y parece tambien será el principio del fin de los neoliberales, acuerdese que ya no está Bush, sino Obama, que es un verdadero social demócrata, quien intervendrá por las clases medias y menos favorecidas, no por las altas opresoras! Es mejor que se agarren de la virgen del agarradero señores Neoliberales

  12. 12

    simeone 28 noviembre, 2008 a las 7:32

    La falta de moral y de educación, se debe a que los gobernantes de este país no se han preocupado por una verdadera educación del pueblo colombiano (menos mal yo alcancé a estudiar 2do de primaria), aunque la constitución dice que se debe impartir de forma gratuita, es el mejor de todos los negocios y si no se tiene plata no se puede estudiar. En cuanto a la crisis la formó el propio gobierno, DMG no es una pirámide, ellos trabajan con multiniveles, una práctica de mercadeo comercial que surgió en los años 90 en los EEUU y allí es normal, trabajar las marcas y los productos de las marcas. DMG no ha robado a nadie es el gobierno quien ha hecho una mala intervención, es mas esa empresa tiene su documentación en orden, y con permiso de la superintendencia y con impuestos al día. Yo pienso que es envidia (y como los colombianos no podemos sufrir de eso? ) DMG demostró que sí se puede pagar mayores rentabilidades que lo que los bancos pagan, eso les dolió mucho no? que un joven de estrato 1, hiciera cosas que ni los Ph de los Andes han logrado, mejor dicho que ni Rudolf Hommes, el gurú de los andes en economía, que solo nos puso a apretarnos el cinturón, aguantar hambre mientras ellos se quedan con los dineros! Ese error gravísimo del gobierno, le ha costado la estadía en el palacio de Nariño a Uribe y parece también será el principio del fin de los neoliberales, acuérdese que ya no está Bush, sino Obama, que es un verdadero social demócrata, quien intervendrá por las clases medias y menos favorecidas, no por las altas opresoras! Es mejor que se agarren de la virgen del agarradero señores Neoliberales. Y su fin no solo es en Colombia es por todo el Globo. Se lo digo yo!

  13. 13

    simeone 28 noviembre, 2008 a las 7:35

    La falta de moral y de educación, se debe a que los gobernantes de este país no se han preocupado por una verdadera educación del pueblo colombiano (menos mal yo alcancé a estudiar 2do de primaria), aunque la constitución dice que se debe impartir de forma gratuita, es el mejor de todos los negocios y si no se tiene plata no se puede estudiar. En cuanto a la crisis la formó el propio gobierno, DMG no es una pirámide, ellos trabajan con multiniveles, una práctica de mercadeo comercial que surgió en los años 90 en los EEUU y allí es normal, trabajar las marcas y los productos de las marcas. DMG no ha robado a nadie es el gobierno quien ha hecho una mala intervención, es mas esa empresa tiene su documentación en orden, y con permiso de la superintendencia y con impuestos al día. Yo pienso que es envidia (y como los colombianos no podemos sufrir de eso? ) DMG demostró que sí se puede pagar mayores rentabilidades que lo que los bancos pagan, eso les dolió mucho no? que un joven de estrato 1, hiciera cosas que ni los Ph de los Andes han logrado, mejor dicho que ni Rudolf Hommes, el gurú de los andes en economía, que solo nos puso a apretarnos el cinturón, aguantar hambre mientras ellos se quedan con los dineros! Ese error gravísimo del gobierno, le ha costado la estadía en el palacio de Nariño a Uribe y parece también será el principio del fin de los neoliberales, acuérdese que ya no está Bush, sino Obama, que es un verdadero social demócrata, quien intervendrá por las clases medias y menos favorecidas, no por las altas opresoras! Es mejor que se agarren de la virgen del agarradero señores Neoliberales. Y su fin no solo es en Colombia es por todo el Globo. Se lo digo yo!

  14. 14

    simeone 28 noviembre, 2008 a las 8:34

    La falta de moral y de educación, se debe a que los gobernantes de este país no se han preocupado por una verdadera educación del pueblo colombiano (menos mal yo alcancé a estudiar 2do de primaria), aunque la constitución dice que se debe impartir de forma gratuita, es el mejor de todos los negocios y si no se tiene plata no se puede estudiar. En cuanto a la crisis la formó el propio gobierno, DMG no es una pirámide, ellos trabajan con multiniveles, una práctica de mercadeo comercial que surgió en los años 90 en los EEUU y allí es normal, trabajar las marcas y los productos de las marcas. DMG no ha robado a nadie es el gobierno quien ha hecho una mala intervención, es mas esa empresa tiene su documentación en orden, y con permiso de la superintendencia y con impuestos al día. Yo pienso que es envidia (y como los colombianos no podemos sufrir de eso? ) DMG demostró que sí se puede pagar mayores rentabilidades que lo que los bancos pagan, eso les dolió mucho no? que un joven de estrato 1, hiciera cosas que ni los Ph de los Andes han logrado, mejor dicho que ni Rudolf Hommes, el gurú de los andes en economía, que solo nos puso a apretarnos el cinturón, aguantar hambre mientras ellos se quedan con los dineros! Ese error gravísimo del gobierno, le ha costado la estadía en el palacio de Nariño a Uribe y parece también será el principio del fin de los neoliberales, acuérdese que ya no está Bush, sino Obama, que es un verdadero social demócrata, quien intervendrá por las clases medias y menos favorecidas, no por las altas opresoras! Es mejor que se agarren de la virgen del agarradero señores Neoliberales. Y su fin no solo es en Colombia es por todo el Globo. Se lo digo yo!

  15. 15

    ebetoy 29 noviembre, 2008 a las 12:32

    El señor QUILIAN GENARO DUQUE dueÑO DE LA EMPRESA EUROACCIONES E.U no contactó a ningún inversionista en ciudades como Ibagué, Armenia, Cúcuta, Pasto, entre otros, tal como lo expresaba en comunicados en cada sede, en donde decía que el dinero sería regresado. Lo curioso es que ningún medio de comunicación (prensa, radio y televisión), los cuales se caracterizan por su gran capacidad para investigar y ubicar telefónicamente a personajes como David Murcia y Carlos Suárez, lo ha contactado para exponer la situación de esta captadora. Tambien resulta interesante observar que ni la fiscalía, ni el DAS ni la policía, ni el mismo gobierno se han manifestado para exponer la situación ni seguimiento y captura de este individuo, para intentar abrir un juicio que permita el retorno del dinero a los inversionistas estafados. Pareciera que para el gobierno y para los entes de investigación, fiscalización y de justicia solo existe DMG y el señor DAVID MURCIA y el resto de estafadores que?

  16. 16

    dospina 1 diciembre, 2008 a las 0:22

    Más rápido se acaba la aguamasa que los marranos, y en este país, o lo que queda de él, habrá para rato.
    Durante décadas hemos escuchado el estribillo, ya deteriorado por su deacertado uso, de que “los buenos somos más”. Con todo respeto he de decir que LOS MALOS SON MÁS, y ahora que no vengan a decir que los ahorradores de las dichosas pirámides son incautos, eso sí no se lo cree nadie. Cómo, una persona medianamente inteligente, no sospecha de que de eso tan bueno no dan tanto. Además, como van las cosas, sabemos que hay personalidades de todos los niveles enredados en esta peligrosa maraña.
    Pero, como dice otro de los comentarios, la educación, tan abandonada en este país, está cobrando víctimas por doquier. Y es que en Estado en el que se crea que la educación es un gasto y no una inversión, el progreso está vetado. y así es mejor, porque es mejor manejar ignorantes que inteligentes. Claro que eso de saber trampear con tanto tino, de alguna manera, requiere de mucha inteligencia, o por lo menos, malicia indígena. El mal ya está hecho, el gobierno, como siempre, dando palos de ciego, hay tanta porquería rondándole que debería preocuparse por exterminar la podredumbre que hay en los tres poderes de este maltrecho país.
    …y lo que falta!, vamos a ver si esta vez dejan hablar a alguien, Murcia en este caso, para que señale a sus compinches de cuello blanco.
    Señores banqueros, pilas, ustedes también son culpables en esta debacle, preocúpense alguna vez por nosotros, no olviden que nuestro dinero es el que les da fortaleza a ustedes.

  17. 17

    farolero 3 diciembre, 2008 a las 9:27

    la gente del putumayo es demasiado ingenua. se dejaron embelesar con la riqueza de la coca y ahora con las de las pirámides. ¿cuando será que la gente madura en ideas?

  18. 18

    farolero 3 diciembre, 2008 a las 9:33

    simeon. ¿que le pasa que repitió cinco veces el mismo comentario? ¿está fuera de onda?