Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El tratamiento y la gestión de los mensajes en medio de la crisis por el coronavirus nos ha dejado ver que los gobiernos y los medios de comunicación (sin distinción ideológica) se están guiando más por el ‘Arte de la Guerra’ de Sun Tzu, que por la evidencia científica de una sociedad tecnológica y moderna. 

‘El Arte de la Guerra’ de Sun Tzu se escribió en el siglo V A.C, y sé que no faltará aquel que diga que este libro es un manual de gestión sobre una guerra que también es una crisis, que puede ser todo extrapolado al liderazgo. Y vale, cada quien puede interpretar lo que desee. 

Sin embargo, fue pensado como un manual de guerra. Y como una guerra es que están definiendo nuestros líderes a este momento de crisis sanitaria y de pandemia.

Una guerra de eufemismos

Si seguimos tirando de ese hilo encontraremos que el discurso guerrerista nos ha enseñado a deshumanizar lo invaluable, que es la vida humana. Así aprendimos que el daño colateral (concepto creado durante la guerra del Golfo Pérsico) es perfectamente asumible en medio de un conflicto, aunque se cuenten los muertos por cientos o miles. 

Y ese daño colateral también se ceba contra nuestra visión del mundo, que al final es la realidad que construimos. El odio y la polarización está siendo gestada desde el centro de los núcleos políticos y no está resultando, como en un par de décadas pasadas, de los outsiders. 

La sistematización de los discursos de odio está dejando una estela de víctimas colaterales, que no son más que aquellas que no se decantan entre el odio y el repudio, sino que quedan atrapadas en la maraña del miedo. Y el miedo es muy voluble, se moldea de forma muy impredecible. 

Y así, inevitablemente vamos cediendo el control (el que nos quede), de nuestra libertad. El otro día en dos cadenas de radio diferentes, Cadena Ser de España y Caracol Radio de Colombia escuché dos segmentos, en los que preguntaban a los oyente qué cosas buenas sacaban de la etapa de confinamiento. Las respuestas eran más o menos: “pasas más tiempo con la familia”, “hay menos tráfico en las calles”, “hay menos robos en las calles”, “tienes más tiempo para ti”, “aprendes cosas nuevas”.

¿Y dónde está el bienestar?

Si diseccionamos estas respuestas, resulta que son necesidades básicas que deberían estar en la mira de la generación de bienestar, como: concertar la vida y el trabajo, movilidad adecuada, seguridad, realización personal.

¿Estamos descubriendo esas necesidades en medio a la prohibición de nuestra movilidad, en la reducción de nuestras libertades? Esto por lo menos resulta sorprendente.

En su ensayo, La libertad de ser libres, Hannah Arendt escribe que solo los que están libres de la necesidad, pueden apreciar plenamente lo que es estar libres del miedo y solo esos encuentran condiciones de concebir la pasión por la libertad pública, que es una característica de la igualdad. 

Hasta qué punto los discursos de odio influyen en las decisiones sobre el estado de nuestra libertad. Qué daño colateral estaremos dispuestos a aceptar sobre lo que creemos como sociedad. 

Creo que al final de esta crisis sanitaria, cuando veamos que no hay un enemigo derrotado, pero sí millones de víctimas, empezaremos a recoger por pedazos la confianza que estamos perdiendo en las instituciones. 

Mientras tanto, esta crisis es otra oportunidad para el miedo y, si no somos conscientes de ello, es probable que nos enfermemos de odio, de egoísmo y de oscurantismo, y eso no se cura aplaudiendo por las tardes.

Un apéndice 

En Estados Unidos, Fox News está promoviendo que se ponga en marcha la iniciativa Pro-Choice para enfrentar la crisis. Es decir, que cada quien elija lo que quiere hacer y asuma su riesgo. A todas luces una irresponsabilidad que no distingue ideología. A ver si ponemos atención sobre los próximos discursos en otras latitudes. 

(Visited 320 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista al que le gustan los gráficos y los números. Ahora desde Madrid aprendiendo sobre comunicación para las empresas. Entre medias, descubriendo que la mejor ficción está en las páginas de fondo de los periódicos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar